domingo, 21 de enero de 2018

Porque llegan los fríos de enero...

..Y el rey de los Cielos está por vestir.

Así hemos empezado el año, con frío polar aunque don Manuel me dice que ha habido años de más frío.

Enero es el mes en que alcanzamos el ecuador del curso. A final de mes, quedará para terminar el curso aproximadamente un periodo de tiempo de la misma duración que el que hemos recorrido juntos desde septiembre. Yo les digo a los niños que ya mismo estamos en la playa. Esto contrasta considerablemente con las bufandas, plumíferos, guantes, narices rojas, mucosidades, toses, adornos invernales en las clases, estornudos, deserción por gripe y ventilación dosificada en las clases, pues cuando el profesor entra en el aula se ve obligado a pedir a los niños que abran las ventanas para que entre aire fresco, ya que, aunque éstos se muestran reacios a permitir que el frío campee por la clase, prefieren el aire viciado, pero cálido.

Ya he dicho varias veces en el blog que Enero es el mes dedicado al dios Jano, el dios que tiene dos caras, el de las puertas, los principios y los finales. El mes de Jano es el mes "ianuarius", que en español pasó a llamarse "janeiro", "janero" y después, "enero". Los de latín recordarán que estudiamos en el primer tema las colinas de Roma, entre las cuales, el Janículo, dedicada a este dios.

En el colegio, el mes de Enero está caracterizado, además por el frío, más intenso que en las calles, por el día de la Paz, que se celebra el día 30. Este trimestre viene muy corto, ya mismo entregamos la preevaluación y el tiempo volará hasta Semana Santa. Carnaval, Cuaresma,... Es lo que nos toca en este momento del curso. ¡A abrigarse y a trabajar!

jueves, 18 de enero de 2018

Un caso de eponimia: "fucsia"


Un botánico alemán que vivió en el siglo XVI (1501-1566), Leonhard Fuchs, prestó su apellido para la formación de esta palabra: fucsia.

En memoria de este científico bautizó a este arbusto norteamericano el viajero Charles Plumier, que fue el que describió la planta por primera vez.

Un derivado de la palabra fucsia es fucsina, una sustancia usada como tinte, que tiene un color rojo oscuro, como la flor de la fucsia y que se llamó así por eso y por coincidir el nombre con el sustantivo alemán para designar a una zorra ("fuchs"), traducción del francés Renard, que fue la fábrica industrial que fabricó primero la fucsina, en Lión.

El procedimiento de formación de palabras consistente en dar a una realidad el nomrbe propio de una persona o lugar se llama eponimia. Otros casos de eponimia son: maratón (ciudad griega), América (por Américo Vespucio), la guillotina (por Joseph Ignace Guillotin), los hercios (por Heinrich Rudolf Hertz ) o el Alzheimer (por Alois Alzheimer).


Diversidad lingüística. El origen de nuestra lengua.



En 3º ESO hablamos de las lenguas peninsulares, de su extensión, origen, historia y evolución. En 4º ESO, estudiamos que todas ellas a excepción del vasco, cuyo origen se desconoce por ser una lengua aislada, no emparentada con ninguna otra lengua, todas proceden de un idioma denominado indoeuropeo, que se extendió por gran parte de Asia y de Europa unos milenios antes de Cristo.

Es interesante saber que el pueblo indoeuropeo, que habitaba las estepa central de Asia, al sur de lo que hoy es Rusia, comenzó a migrar hacia el este y hacia el oeste, extendiéndose su idioma en dos grandes ramas, la oriental y la occidental. Cada una de ellas comprende una serie de grupos de idiomas antiguos, la mayoría de los cuales evolucionaron hacia los idiomas que se hablan hoy día.

La rama occidental del indoeuropeo presenta, entre otros grupos, el itálico, al cual pertenece el latín y el osco-umbro (esta última ramificación se perdió). El latín vulgar hablado por los soldados y súbditos del imperio alejados de Roma, de la correcta gramática y pronunciación de la lengua, fue dando lugar a una serie de lenguas. Las lenguas que proceden del latín se denominan "romances" , "románicas", "latinas" o "neolatinas".

Los romanos llegaron a la península ibérica en el 218 a.C. y conquistaron todo el territorio peninsular a excepción de una franja en la cornisa cantábrica, donde siguió hablándose el idioma prerromano. El vasco es, pues la única lengua peninsular que no procede del latín. Son lenguas romances: el castellano o español, el gallego, el portugués, el catalán (y su variedad, el valenciano), el astur-leonés, el aranés, el francés, el italiano, el provenzal, el rumano, el retorromano y el sardo.

De Wikipedia tomo la siguiente información sobre cognados, palabras en diferentes idiomas con la misma raíz:

Noche (español), night (inglés), nuit (francés), Nacht (alemán), nacht (neerlandés), nat (danés), noc (checo, polaco y eslovaco), noch (ruso), noć (croata), noć (serbio), nox (latín), nakti-(sánscrito), natë (albanés), nos (galés), nueche (asturiano), nueit (aragonés), noite (gallego y portugués), notte (italiano), nit (catalán / valenciano), noapte (rumano), nótt (islandés), νύχτα níjta (griego moderno) y naktis (lituano). Τodos ellos signfican ‘noche’ y tienen una similitud fonética evidente; esto se debe a que todos derivan del proto-indoeuropeo *nekwt- ‘noche’.

Aquí tenéis el cuadro que hemos visto en clase, para quien guste de releer esta curiosidad.


Las lenguas indoeuropeas
Rama oriental
Grupo
Lenguas antiguas
Lenguas modernas
Indo-iranio
India: védico, sanscrito.
Neo indio, nepalí, bengalí y dialectos.
Irán: persa antiguo, avéstico.
Urdú, persa y pashto.
Armenio
Armenio antiguo.
Armenio moderno.
Eslavo
Antiguo eslavo.
Ruso, polaco, checo, ucraniano, búlgaro, serbocroata, esloveno, eslovaco.
Báltico
Antiguo Báltico.
Lituano, letón.
Rama occidental
Grupo
Lenguas antiguas
Lenguas modernas
Griego
Griego antiguo.
Griego moderno.
Itálico
Latín
Lenguas romances: castellano, catalán, gallego, valenciano, francés, italiano, portugués, provenzal, retorromano, rumano y sardo.
Osco-umbro
---
Germánico
Gótico
Alemán, holandés, inglés, sueco, danés, noruego, islandés.
Celta
Celta
Irlandés, escocés, galés, bretón.
Anatolio
Hetita
-----
Tocario
Tocario
----

...Pero también somos de los Siglos de Oro

En 4º ESO lucen los murales del Siglo XIX, pero no son las únicas aulas del colegio que muestran las identidades de personajes históricos de los alumnos, puesto que en 3º ESO "A" una alumna encantadora y primorosa, ha realizado este precioso mural, con lacre y lazo incluido, en que podemos ver a personajes como Garcilaso de la Vega, cuya poesía, por cierto, estamos leyendo en clase; Rafael Sanzio, el pintor renacentista; y Mary I de Inglaterra, entre otras. Aún faltan algunas imágenes que invito a los niños a traer cuanto antes, para no retrasar más el trabajo de su compañera.
Como algunos personajes no tienen retratos o al menos, no se encuentran fácilmente en internet, han tomado la imagen de otras personas de aquella época, lo cual pasaremos a señalar en el mural para que no haya confusiones.
¡Gracias!

Laura, mi amor

En 3º ESO hemos estudiado la importancia que tuvo la figura de Petrarca en el humanismo renacentista.

Su nombre era Francesco Petrarca. Fue poeta lírico y humanista italiano cuya obra dio lugar a una corriente literaria muy extendida en el Renacimiento. Petrarca intentó unir la tradición grecolatina con las ideas del cristianismo.

Su padre era notario y él estudió Derecho, y en la Universidad de Bolonia, en Italia, comenzó a sentir predilección por la literatura, afición que irritaba a su padre y por lo que se dice que el notario echó al fuego los libros de su hijo. Tras la muerte de su padre, realizó los votos menores.


Al igual que se habla del amor que Dante Alighieri sintió por Beatrice, es sabido que Petrarca sintió gran afecto hacia una dama llamada Laura, que puede que fuera un antepasado del marqués de Sade.

Escribió, entre otras obras, un espectacular poema llamado "Africa", sobre las segunda guerra púnica, con el que consiguió que se le nombrara "poeta laureado".