viernes, 30 de abril de 2010

El Cristo de la Defensión en Octubre en el colegio

Parece que fue ayer cuando, apenas iniciado el curso, hace ya algo más que medio año, el Santísimo Cristo de la Defensión recibió albergue en el colegio. No pude entonces publicar un artículo por cuestiones ajenas a mi voluntad, pero quedó pendiente.

Hace unos meses me pidieron que describiera aquel día para el Anuario de la Hermandad. Publico ahora lo que se puede leer en él y añado las fotos que no pude mostrar en el mes de octubre:


"El colegio de la Compañía de María de Jerez de la Frontera y la Hermandad del Santísimo Cristo de la Defensión y María Santísima de la O volvieron a fundirse en los actos que con motivo de la Erección canónica de dicha Hermandad se celebraron el pasado mes de Octubre.

El colegio ya fue antaño sede de la Hermandad , en los años 1958 y 1971-1972, cuando las obras de reconstrucción del convento de los Padres Capuchinos Menores hicieron necesario cobijar la imagen del Santísimo Cristo de la Defensión en la capilla escolar. El pasado otoño la iglesia de la Compañía de María se gloriaba en volver a ser Su hogar durante un día entero.

La tarde del 22 de Octubre fue elegida para el traslado del Cristo desde el templo hasta el colegio. La calle palpitaba acelerada, con Hermanos de la Defensión y con padres, alumnos y profesores del colegio que esperaban impacientes repartidos en distintos puntos del recorrido para ver al Señor en su camino a la Compañía.

La procesión desfiló animada con la juventud uniformada del colegio. Los estudiantes estaban felices de participar en el solemne acto, especialmente los que son Hermanos, pues muchos son los alumnos del colegio que cada año entran a formar parte de la Hermandad. En nuestro colegio se forman buenas personas, con los valores cristianos y el amor al Señor y a la Virgen que nuestra fundadora Santa Juana de Lestonnac se preocupó tanto de transmitir y perpetuar, y que ahora sirven para sellar un entrañable y conmovedor pacto con esta Hermandad y el convento al que pertenece, una alianza que nos habla de unión entre los cristianos, de amor fraternal y construcción de la Iglesia del futuro.

Cuando el Cristo de la Defensión avanzó por el pasillo de nuestra coqueta capilla y se cruzó con la Niña María, la emoción de profesores y alumnos llegó al límite. Allí permaneció descansando Nuestro Señor hasta la mañana siguiente, cuando, tras una oración realizada por un alumna, en la que se Le rogaba que permaneciera con nosotros, un nutrido grupo de alumnos y profesores aupaba la figura del Señor en dirección a la calle Compañía de María, flanqueada toda ella por estudiantes de Primaria y Secundaria perfectamente uniformados y dispuestos ordenadamente, con el respeto que el encuentro con Cristo merece.

La procesión en la calle y en el interior del colegio estuvo en todo momento endulzada por los cantos de los alumnos dirigidos por el profesor don Carlos Martínez, que con acordes de guitarra completaba el acompañamiento musical.

En el patio del colegio los distintos cursos de Infantil, Primaria y Secundaria esperaban al Señor con oraciones en cada esquina del jardín. La primera de ellas fue realizada por los más pequeños de colegio, quienes, tras unas palabras de la directora que nos recordaron el vínculo que nos une a Capuchinos, conjuntamente conmovieron a todos con su singular ternura puesta al servicio del Padre:“Dios mío, papá/ cuánto te quiero/ tómame en tus brazos/¡y aúpame al cielo!”

Los portadores se turnaban, pues todos los alumnos mayores querían cargar al Señor y mostrar a nuestro Dios, en la forma de hombre moribundo y fatigado, iluminada la imponente imagen por los rayos de la luz matutina, cómo lo alababan y rezaban los estudiantes de la Compañía de María en cada rincón del patio.

La orquesta, formada por alumnos de Secundaria y dirigida por don Francisco Marín, profesor de música, desde el monumento situado en el centro del jardín, Le dedicó una pieza antes de su regreso a la capilla, donde, finalmente, se realizó una oración de acción de gracias.

No pudimos gozar mucho más tiempo de la permanencia del Señor en nuestra capilla, pues esa misma tarde del 23 de Octubre marchó de nuevo en procesión hacia su verdadera sede, la iglesia de los Padres Capuchinos Menores. Antes del traslado se realizó una Eucaristía, rebosante la capilla una vez más, de padres, alumnos, profesores, Hermanos, antiguos alumnos del colegio y otros allegados, que quisieron estar presentes para dar gracias al Señor por estos 50 años de vida de la Hermandad de la Defensión precisamente en el lugar donde comenzó a existir.

Finalizado el solemne acto, con la seriedad y devoción que han caracterizado a a la Hermandad de sus inicios, se trasladó de nuevo al Cristo a su hogar.

La experiencia fue inolvidable. Los lazos que unen el colegio Compañía de María, a la Hermandad y al convento, cada vez más robustecidos. Santa Juana de Lestonnac, feliz de esta unión, que es Iglesia."

Aquí tenéis un enlace donde podéis ver un mural con fotos del día anterior y posterior a la procesión.


No hay comentarios: