viernes, 14 de mayo de 2010

Celebración del día de Santa Juana de Lestonnac

Mucho frío  en la gruta, un vientecito del norte con el que no contábamos para celebrar nuestra festividad de Santa Juana de Lestonnac. No obstante, en este enclave tan natural y único, con casi todos los alumnos y profesores del colegio, la Eucaristía resultó preciosa, a la vez que emotiva, pues hasta el padre Alexis, que celebraba la Misa, lloró de emoción, debido a la rotunda aceptación de la Comunión, lo cual le llevó a pensar que los alumnos de la Compañía de María saben bien dónde alimentarse espiritualmente.

Las campanas tocaban a las nueve de la mañana, gracias a nuestro sin par seminarista don Javier (nótese que digo "sin par", ya sabrán por qué los demás seminaristas, que, a propósito, llegaron ayer del viaje a Fátima para ver al Santo Padre). Con albas a un lado del altar permanecieron el sin par seminarista don Javier (dicho con intención, de nuevo), don Antonio Luis, don Pedro y don Iván, al cual agradeció el Padre Alexis que hubiera sostenido durante la celebración la pesada cruz, pues, la misión de cada uno de nosotros es llevar nuestra cruz, como continuó diciendo nuestro queridísimo capellán, al que no se le escapa una situación propicia  para la metáfora en la que pueda hacer uso de ese lenguaje literario, poético, que tanto llega a la gente, el mismo que Jesús usaba en sus parábolas. ¡Y llevaba hábito! Como cuando hace el Camino de su alma, el padre Alexis venía con su hábito puesto. Vamos, que si fuera yo más folclórica le gritaba tres "olés", como a la Virgen del Rocío.

Don Ignacio concelebró con nuestro Padre. A gradecemos también su presencia en la Eucaristía, ya que la semana la habrá tenido "movidita", porque ayer volvió del viaje a Fátima (y, lo que todavía cansa más, acompañado de los seminaristas, los mismos que no quisieron comprometerse a tocar la campana porque vendrían cansados del viaje-excepto don Javier, que es una joya, pues, aunque no se comprometió, allí estuvo repicando-); sigo con don Ignacio y sus ocupaciones: hoy, Santa Juana y, además, a nuestro Rector del Seminario (aquí, como véis, todos los curas son nuestros) lo nombran Canónigo Magistral mañana, luego, sumémosle a todo lo anterior los ensayos de hoy para la ceremonia, que no me la pierdo por nada del mundo. Iremos a coger sitio tempranito. Don Francisco Párraga asistió en la Misa.

Sacamos la banderas y ciriales para la ocasión, y hasta un cuadro de Santa Juana, y allí se pusieron, a ambos lados del altar, delicadamente adornado con hojas el pedestal dorado del Cirio Pascual. No faltaron personalidades en la Eucaristía , como doña María José García Pelayo, antigua alumna del colegio, que nos visitó en el mes de febrero para dar una interesante charla a los niños, de la que dejé constancia en el blog en su momento.

Presentes estuvieron también los directores de los colegios de Hellín, Albacete y Madrid. Nos une nuestra Santa Madre, Juana de Lestonnac, como recordó el padre Alexis, en una Homilía que comenzó identificando los rasgos propios de cada una de estas ciudades (Madrid fue omitida en este momento y mencionada después, cuando el capellán bromeó, queriendo atribuir el despiste a su afición al Barça): de Hellín destacó los 25.000 tambores que suenan el Jueves Santo, de Albacete, los cuchillos...todo esto para explicar que debemos la existencia de cada uno de estos colegios a la Fundadora. A pesar de la marcha de las religiosas, Santa Juana nos ha mantenido en pie y unidos, y estamos seguros de que ha intervenido para que sea el Grupo Alfa el que ejerza la propiedad en el colegio, don Fabián y doña Estrella, los cuales, conscientes de la importancia del legado de Santa Juana de Lestonnac, nos han permitido siempre continuar con Su culto y tradiciones, favoreciéndolas e incluso haciéndolas propias.
Dios los bendiga por colaborar así en el plan que Dios inspiró a Santa Juana de Lestonac, en cuyo día han estado presentes en la Misa.

Hubo antiguos alumnos, aunque muchos de ellos faltaron porque, según me contaron en Feria, tenían un examen programado para hoy. Se vio en el Patio Árabe a las primeras personas contemplando la exposición de fotos de la historia del colegio, muchas de las cuales imagino que serán antiguas alumnas también.

Tras la Eucaristía se entregaron los premios al mejor compañero de cada clase y se procedió a leer el acta de la reunión que tuvo lugar el 12 de mayo para deliberar quién sería el alumno que ganara el premio "Patricia Bazán", instituido el año pasado en memoria de una alumna que nos marcó profundamente a todos y con el que se premia la trayectoria personal y académica de un alumno modélico del colegio. Para la concesión de tan importante premio estuvieron presentes los padres de la alumna Patricia Bazán, hermana de María, que está ahora en 4º ESO A y el Padre Alexis salió del sitio que se había buscado entre las niñas del coro (que nos hizo entrar en calor con las canciones y femeninas voces suscitadoras de la máxima emoción) e invitó a los padres de Patricia a decir unas palabras, que fueron conmovedoras, en tanto que mostraron lo que suponía para ellos la existencia de este galardón que se perpetuará en el colegio. En 4º ESO los mejores compañeros han sido Julia , Nayra e Inmaculada y la ganadora del premio Patricia Bazán fue la primera de las mencionadas anteriormente, que lloró muchísimo cuando se dio cuenta de la trascendencia del hecho. Fabiola obtuvo una mención especial en el concurso, de forma que ambas recibieron regalo: Julia, un ordenador protátil y Fabiola, un marco de fotos digital para que siempre recuerde los años que ha pasado en el colegio.

Don Carlos empujó una carretilla que habían pergeñado lo más adecuadamente posible para la ocasión, como dijo bromeando, en la que transportaba, cubierta por la bandera de Europa, que tiene mucho de mariana, según explicaba, una placa de piedra conmemorativa de los trabajos de rehabilitación de la gruta, en la que se nombraba al alumnado que había contribuido a ello y a la señorita Elena, gracias a la cual surgió y se realizó la idea que un día forjó su cabeza siempre pensante, iluminada por la llama que nunca se apaga, la misma que Dios encendió en Santa Juana de Lestonnac y por la que aún seguimos aquí, enseñando a generaciones de niños que salen del colegio con las "cabezas bien hechas".

Todavía dio más de sí el día, pues una vez salimos de la gruta, nos dirigimos todos a la zona de la puerta verde de Infantil, donde, en el muro, esperaba un azulejo con la imagen de Santa Juana de Lestonnac para ser inaugurado, junto con los que definen las líneas pedagógicas de Santa Juana. La señorita Genoveva, antigua directora, retiró con firmeza la tela roja adamascada que cubría el azulejo y la imagen de la Fundadora se hizo visible para todos y fue  rociada por el padre Alexis. Seguidamente, los presentes fuimos bendecidos por el sacerdote de una forma muy suya.

Éste ha sido el día de Santa Juana de Lestonnac, una fecha para recordar especialmente a nuestra santa, a quien tenemos presente a diario, el olor de Santa Juana caracterizando al colegio, según el padre Alexis, el cual nos ha invitado a los profesores a ser "ambientadores". Perpetuemos así Su proyecto los colegios de Jerez, Hellín, Albacete y Madrid, y Dios ayude a las religiosas de la Compañía de María para continuar fielmente la labor que Santa Juana les encomendó.
Así sea.

No hay comentarios: