sábado, 15 de mayo de 2010

Nuestros alumnos se han confirmado

Por fin llegó el 11 de Mayo, día en la que un gran grupo de alumnos se confirmaron en la capilla del colegio, oficiada la Eucaristía por nuestro obispo don José Mazuelos, ayudado en el altar por el padre Alexis, don Francisco Párraga, don Diego, del Seminario (los seminaristas estaban en Fátima, con el Santo Padre), y varios monaguillos, alumnos del colegio que parecían haber nacido para eso, de bien que lo hicieron.
La Confirmación resultó muy bonita, los ensayos cundieron; el departamento de Pastoral, digno, una vez más de felicitación; la búsqueda de perfección y trabajo incansable de la señorita Elena, manifiesto en todo momento; el coro y el director del mismo, fantástico; el himno de Santa Juana de Lestonnac, cantado por los confirmados al final del acto, emocionante, dio otra nota de personalidad a la celebración...todo lo que se espera siempre del colegio que tenemos. Calidad y corazón puestos al servicio de Dios y la Virgen. Santa Juana nos observa y ayuda y siempre acompañará a estas niños, que, como bien expresaron en un pliego-sorpresa que regalaron a don Carlos M.,  estarán siempre cerca de nosotros y guardarán en su corazón lo aprendido aquí. Lograron los alumnos emocionar a don Carlos, a quien dirigieron  unas palabras preciosas, con las que le agradecían todo lo que habían aprendido de él y los buenos momentos que habían pasado con este profesor tan divertido y práctico. Además, le obsequiaron con una foto de grupo en un bonito marco de plata, placa incluida. Don José Andrés, profesor y catequista, recibió un elegante bolígrafo de manos de los recién confirmados.
Después de la ceremonia, los niños, acompañados de familiares, amigos, profesores y ministros de la Iglesia, compartieron un aperitivo en el Patio Árabe.
Prometen estos alumnos escribir cada uno un artículo en el Alumnario en el que expresen sus sentimientos en aquel momento en el que confirmaron su fé, las razones que le movieron a hacerlo y, en fin, todo lo que les apetezca contarnos, acompañando el texto de una foto para que veamos lo guapos que iban todos.
Estos días en el pasillo que conduce al patio del Ave María se ha decorado el mural con fotos de las niñas en su Bautismo y Primera Comunión que han conseguido arrancarnos una sonrisa de ternura, al ver cuánto han cambiado (algunas no tanto), y cómo de arraigadas siguen al cristianismo.
Yo he cogido ideas para el traje de Primera Comunión de mi hija, aunque todavía quedan unos añitos...

No hay comentarios: