miércoles, 28 de diciembre de 2011

"Mapping" de Sevilla


Si tenéis tiempo libre estas vacaciones y os apetece ir  a Sevilla, está preciosa en esta época, muy ambientada y en la fachada trasera del Ayuntamiento podéis ver este espectáculo, que se repite varias veces al día (creo que a las siete y media y a las nueve hay sesión, aunque hay que estar un poco antes porque la plaza se llena).
¡Que os divirtáis! Y saludos a doña Inmaculada, la madre de Nacho, de 2º EP, a quien saludé ayer mientras visitábamos belenes. Enhorabuena por el ambiente que se vive en tu ciudad. Nos lo pasamos muy bien.
¡Seguid disfrutando!

lunes, 26 de diciembre de 2011

Elena y su beca


Elena Martín, exalumna del colegio, ha sido seleccionada entre muchísimas personas para recibir una beca para asistir a una serie de conferencias en países europeos durante un mes.
Se ha elegido como candidata (la única alumna) en su colegio, por sus méritos, currículum y forma de ser, de lo cual nos sentimos muy orgullosos todos los que la conocemos.
Para ayudarla a conseguir votos sólo hay que pinchar en este enlace:  http://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=286207111426233&id=256056814436402  y decir que os gusta. Os animo a  hacerlo antes del día 10 de enero y a difundir el vídeo mientras disfrutamos de las vacaciones.
Gracias por al atención, votad y difundid el enlace, por favor...
Otra cosa: también podéis comentar en la página del vídeo, aunque lo principal es votar que os ha gustado.

viernes, 23 de diciembre de 2011

¡Feliz Navidad y próspero año nuevo!

Volvemos en enero, si Dios quiere.
¡Felices fiestas!

El hacha del leñador

Hay un cuento de Jorge Bucay que me encanta, cuyo título es "El leñador tenaz" y que refiero a continuación:

"Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una maderera. El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún, así que el leñador se propuso hacer un buen papel.

El primer día se presentó al capataz, que le dio un hacha y le asignó una zona del bosque.

El hombre, entusiasmado, salió al bosque a talar.

En un solo día cortó dieciocho árboles.

-Te felicito -le dijo el capataz-. Sigue así.

Animado por las palabras del capataz, el leñador se decidió a mejorar su propio trabajo al día siguiente. Así que esa noche se acostó bien temprano.

A la mañana siguiente, se levantó antes que nadie y se fue al bosque.

A pesar de todo su empeño, no consiguió cortar más de quince árboles.

«Debo estar cansado», pensó. Y decidió acostarse con la puesta de sol.

Al amanecer, se levantó decidido a batir su marca de dieciocho árboles. Sin embargo, ese día no llegó ni a la mitad.

Al día siguiente fueron siete, luego cinco, y el último día estuvo toda la tarde tratando de talar su segundo árbol.

Inquieto por lo que diría el capataz, el leñador fue a contarle lo que le estaba pasando y a jurarle y perjurarle que se estaba esforzando hasta los límites del desfallecimiento.

El capataz le preguntó: «¿Cuándo afilaste tu hacha por última vez?».

-¿Afilar? No he tenido tiempo para afilar: he estado demasiado ocupado talando árboles."


Hay veces en que tenemos que parar para descansar y de esa manera procurar así un mayor rendimiento posterior.

Esto hicimos ayer en la Compañía de María: las notas estaban puestas y se entregarían a los padres por la tarde, los alumnos estaban tensos o satisfechos, pero todos cansados, como los profesores. A segunda hora visitamos el belén de Infantil y a tercera hora, éste era el ambiente que se vivía en 4º C, con don Carlos, buen maestro de "juergas" que anima en todo momento a nuestros alumnos.

Cuando llegué a la clase estaban cantando villancicos. Avisé a los músicos de 4º, los guitarristas Curro, Fran y a Chema, que venían del coro, para que nos acompañaran y tocaron "Entre dos aguas", de  Paco de Lucía (esta vez con guitarras buenas). De este modo, fuimos virando al palo flamenco, que se estableció definitivamente con las bulerías y las sevillanas que tocaron los músicos y bailaron nuestras alumnas de "C" con don Carlos Martínez.

Estos ratitos son necesarios, sirven para aliviar tensiones, para convivir y pasarlo bien juntos y para que los niños asocien el colegio y a sus profesores con momentos distendidos, alegres, animados, que fomenten las ganas de ir a clase, aunque, claro está, no todas las clases van a ser como ésta, que fue excepcional por encontrarnos al final del trimestre y con una mañana de belenes y música.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Nuestro belén viviente entre los más bonitos de Jerez


Al menos, esto es lo que escuchaba mientras me camuflaba entre los visitantes, que se decían unos a otros que no habían visto nada igual nunca y que aquello era "impropio". Esta tarde me he enterado de que que no sólo 

vinieron padres, madres y abuelos de niños del colegio, sino hasta ciudadanas que, en su camino a la plaza o lugares de sus quehaceres matutinos, impresionadas por la muchedumbre que entraba en el colegio se quedaban en la calle a hacer cola para entrar a ver la curiosidad. La cola, a lo largo de toda la calle Compañía de María doblaba la esquina de la calle Zaragoza.



Verdaderamente, el espectáculo merecía la pena. Los decorados estaban cuidadísimos. Para eso nuestra directora, junto a algunos alumnos voluntariosos y serviciales que se ofrecieron para ayudar este miércoles por la tarde, pasaron varias horas de ayer y de esta mañana trabajando en los distintos escenarios: el recibidor, el patio árabe y la capilla.


El recibidor acogía al campo y los pastores, un riachuelo, ovejas, etc. y son los niños de 1º de Infantil los que ocupaban este sitio. Algunos lloraban (apenas han aterrizado en la etapa escolar de sus vidas y tienen que ir aprendiendo a tener paciencia y 
a saber estar) y otros se lo pasaron estupendamente. Todos estaban encantados, eso sí, de verse disfrazados como participantes en una actividad cuya finalidad y sentido no sé yo si tenían o no muy claro, pero pienso que  es importante que se vayan familiarizando con nuestra historia sagrada y esto han de hacerlo mediante este tipo de actividad.


El segundo grupo era el mercado, ubicado en el patio árabe, lugar que se convertía en un sitio donde poder comprar objetos de madera, pues carpinteros había (uno de ellos con el equipo entero de Mani manitas); también verduras que las graciosas hebreas ofrecían a los visitantes; 
especias, laurel, huevos,...Mi tocaya Diana estaba orgullosísima de haber llevado dos huevos, uno de los cuales, decidimos que era de pollo y otro de gallina. También había artesanos del barro que machacaban literalmente y con saña la plasta de arcilla que quizás modelaban, quizás destrozaban. No faltaban los panaderos, algunos de los cuales luchaban inútilmente por librarse de la pegajosa masa de harina que cubría sus manitas. En todo momento fueron atendidos por sus profesoras y por las niñas mayores, las de 4º ESO. Vendedores de frutos secos, copistas y fruteros completaban el cuadro costumbrista.


El recorrido terminaba en la capilla, donde los de cinco años formaban la escena del portal: a los lados del mismo, una preciosa angelita y una espigadísima estrella de oriente. San José y la Virgen sentados juntos y sosteniendo a su Hijo, un muñeco pelón; y, por último, la mula y el buey, que disfrutaron haciendo batallitas de paja. Los Reyes Magos y sus pajes estaban de lo más entretenidos y los pastores, sentados sobre grandes alfombras, pues el mármol de la capilla es frío (como todos los mármoles), acabaron con las cestas de gorro después de las dos horas que pacientemente soportaron flashes y  gritos de admiración y elogio.


Por último, nuestra orquesta, fabulosa, guiada por su director, don Francisco, que derrochó talento junto a nuestros alumnos, que tocaban una gran variedad de instrumentos. De verdad que como profesora estaba henchida de orgullo mientras compartía el espacio del coro con ellos, escuchándolos tocar el Tamborilero, Noche de Paz y Adeste Fideles (que, por cierto, hemos traducido en la asignatura de latín, como otros años).


Felicidades a las profesoras de Infantil, a los padres, que han vestido a los niños maravillosamente, a los alumnos, modelos de comportamiento y a los promotores de este evento anual que da cita a un número cada vez mayor de jerezanos. Hay muchos belenes, pero créanme, como éste, ninguno.



























La fiesta de Navidad en Primaria

Ayer, día 21 de Diciembre tuvo lugar la tradicional fiesta de Navidad de los alumnos de Primaria, consistente en representaciones teatrales y villancicos en español e inglés. El gimnasio estaba lleno de padres que miraban orgullosos a 
sus hijos, vestidos de pastores, de ovejas, de Reyes Magos, Ángeles, etc. 
Comenzó la representación con una recreación precisamente y perdón por la redundancia, de la Creación. El alumno Curro hizo el papel de Dios y a medida que avanzaba la obra iban apareciendo los astros, las plantas, los frutos, los animales y el Hombre, Adán, que, tapaba sus vergüencillas con una hoja de parra y a quien Dios le proporcionó una esposa, Eva. Después del Génesis y la Expulsión del paraíso, el Nacimiento del Niño Dios, con la visita de la Virgen a su prima Isabel, la Visitación del Ángel  a San José para anunciarle el Nacimiento de su Hijo,...
En fin, un repaso de las Sagradas Escrituras estupendo que los niños han hecho gracias a sus profesores, esos pacientes seres que han preparado el teatro luchando contra cualquier inconveniente.
Después, los niños cantaron villancicos en inglés y español siguiendo las coreografías que habían aprendido con sus profesoras y que tanto hicieron disfrutar a sus padres,  abuelos y al resto de los compañeros.
Felicidades a los alumnos por lo bien que lo hicieron, a los profesores por su trabajo y a los padres por esos maravillosos disfraces, con cuyos colores alegraron la mañana de ayer.


Christmas stocking

Los calcetines en la chimenea...

miércoles, 21 de diciembre de 2011

En Estrasburgo, en el Parlamento y en el periódico

Imagino que recordaréis que nos presentamos al concurso de Euroscola y que ganamos en las dos versiones, la inglesa y la española. Sabéis que ganamos un viaje al Parlamento europeo y allí que han ido don Jesús, la señorita Angelita y don Carlos con un grupo de alumnos del curso pasado en su mayoría.
Esta mañana leíamos la noticia en la sala de profesores. ¡Gracias, don Jesús!:


Son veinte alumnos del colegio Compañía de María, acompañados por tres profesores, los que acaban de llegar de un viaje a la localidad francesa de Estrasburgo, sede del Parlamento Europeo, donde han participado en una jornada sobre voluntariado a la que han asistido unos 480 estudiantes de veinte países europeos. Esta jornada era el premio del concurso Euroescola 2011, convocado por la oficina del Parlamento Europeo. El grupo de la Compañía de María ganó en España la versión inglesa del concurso, un certamen en el que han tenido que superar distintas pruebas, trabajar y poner en juego sus conocimientos sobre asuntos fundamentalmente relacionados con la Unión Europea.
El encargado de hacer la presentación por parte de España fue el alumno Pedro Sierra, elegido fundamentalmente por su nivel de inglés. “Aquello imponía bastante respeto -dice- por la forma del Parlamento, que es un anfiteatro, lleno de jóvenes de toda Europa escuchándote”. Salieron de Jerez el pasado miércoles día 14 a las diez de la mañana en un vuelo a Madrid. De allí volaron hasta París, donde pasaron la tarde y aprovecharon para conocer un poco la ciudad. El jueves a primera hora de la mañana cogieron un autobús hasta Estrasburgo, lo que les supuso siete horas de viaje y llegaron a las cuatro y media de la tarde, por lo que aprovecharon también para visitar la ciudad.
El viernes 16 era la jornada parlamentaria, que se desarrolló desde las ocho y media de la mañana hasta las seis de la tarde. “Llegamos a las ocho y media de la mañana -cuenta Pedro- y un ujier que nos atendió nos puso las acreditaciones donde se indicaba el nombre de cada uno y el grupo al que estábamos asignado para debatir un tema. Luego nos llevaron al comedor para desayunar con los jóvenes de todos los demás países”. Para Pedro, junto a la presentación que tuvo que hacer, “esa entrada en la cafetería fue uno de los momentos más impactantes, ver a chavales de tantas nacionalidades bajo un mismo techo y como lo más normal del mundo”.
Posteriormente pasaron al hemiciclo, donde les explicaron los orígenes de la Unión Europea, el Parlamento, qué es lo que hacen., los diferentes estamentos de la UE... “Ninguno de los que estábamos allí podíamos hablar en nuestra lengua materna -explica Pedro- y los cascos sólo traducían en inglés, francés o alemán”. A esta charla siguió una hora para hacer preguntas, a lo que siguió la presentación por parte de cada país: el colegio y la ciudad a la que pertenecían, por qué estaban allí y lo que esperaban de esta jornada. Posteriormente hubo una sesión de preguntas a un grupo de funcionarios del Parlamento europeo “y por las caras que ponían se notaba que los poníamos en un aprieto, como cuando les preguntaron que el dinero que se empleaba en viajar a Bruselas, 2.000 millones de euros al año, por qué no se utilizaba para otra cosa. Algunas de las respuestas fueron un poco evasivas”.
Como anécdota, Pedro Cuenta que “cuando preguntaron por la posible integración de Turquía, dijeron que estaban negociando, pero a mí unas chavalas chipriotas y otras griegas me dijeron que estaban en contra por los litigios que tienen entre ellos. Ese día nos vino bien para saber qué piensa gente de otros países”. Esta parte duró hasta la una menos cuarto, hora a la que se hizo una parada para la comida: macarrones y pollo. “Allí se mezcló mucho la gente -explica Pedro-. Normalmente se hablaba en inglés, aunque la mayor parte del tiempo la gente hablaba en su lengua materna. Había gente que sabía hablar cinco idiomas.
Después de la comida los dividieron en grupos de cuatro personas de distintos países y les repartieron un cuestionario con preguntas como ¿donde se celebra el próximo Mundial de Fútbol? ¿cuántos países tienen el euro? ¿Cuál es el lema de la UE? ¿Cuántos países de la UE tienen el color azul en su bandera? Cada grupo, preguntándole a los demás, tenía que acertar el mayor número de respuestas posible. Después de esto, estuvieron debatiendo sobre varios temas que ya llevaban preparados desde España, temas como el voluntariado, las comunicaciones, el futuro de la UE, el desarrollo sostenible y los derechos humanos. Cada grupo llevaba una exposición sobre estos temas en inglés. Pedro por ejemplo llevaba el futuro de la UE y tras la puesta en común en grupos de doce, se sacaron una serie de conclusiones. Dos ponentes expusieron las principales y se votaron las que habían gustado más. El acto de clausura consistió en la presentación de todas las banderas de la UE en el hemiciclo y por la tarde pudieron aprovechar para conocer algo más de Estrasburgo, ya que a la mañana siguiente emprendían el viaje de regreso a Jerez, donde llegaron el sábado. 
De esta experiencia, Pedro se queda “con la gente que he conocido allí”. De hecho, permanece en contacto con dos griegas y una chipriota  e insiste en que “ha sido una experiencia irrepetible. Julia Armario, otra de las alumnas participantes también ha vuelto con la impresión “de haber hecho algo importante” y Elena Martín reconoce que “aunque la política no me llama mucho, esto me ha servido para conocer mucho más la UE”. Estos estudiantes en realidad son ya antiguos alumnos de la Compañía de María, porque ya se encuentran en Bachillerato. Uno de los profesores que  fueron, Jesús Isla señala que “para nosotros fue un orgullo verlos allí, como europarlamentarios y defendiendo temas en inglés”. Con él estuvieron también los profesores Carlos Martínez  y Ángeles Martínez y otra coordinadora fue Diana Cantos, que no viajó a Estrasburgo. 

Tarjetas de Navidad

Aquí las llamamos "Chistmas", mejor dicho, "crismas", como se suele decir, o incluso escribir a veces (tendría delito que mis alumnos lo escribieran así, pero no sería la primera vez).
Es una tradición inglesa del siglo XIX que aún está en vigencia. Consultad esta página.
Cada año , además, en el colegio, todos los alumnos de 4º y sus profesoras de inglés participan en un intercambio de tarjetas de Navidad que ya hemos referido en el blog.
Por cierto, que ya hay que traerlas para decorar la clase hoy o mañana, como muy tarde.