miércoles, 30 de noviembre de 2011

Oración simple: sintagma nominal.

El sintagma nominal puede estar constituido por distintos tipos de elementos: un pronombre, un sustantivo acompañado por un determinante, o a la vez por un determinante y un adjetivo, o por una aposición que complete su significado, explicando algo sobre la realidad que el sustantivo refiere o especificándola; un nombre puede estar acompañado por una proposición subordinada relativa que también forme parte del sintagma, etc.


Esta diversidad de constituyentes multiplica la oferta expresiva de una lengua. Podemos decir lo mismo de muchas formas diferentes, y esto merece la pena ser estudiado para poder expresarnos mejor y también para comprender mejor las oraciones largas formadas por multitud de sintagmas en nuestro idioma y en otros.


Éstas son oraciones de refuerzo. Deberíais comprobar si sabéis las categorías verbales (nombre, verbo, adverbio...) y si sabéis agrupar las palabras por sintagmas en torno a un núcleo (no sólo sintagmas nominales; hay sintagmas adjetivales, adverbiales, etc.).

Insectos palo



Esta niña de 5º de Primaria que sostiene un tarro en la mano es Cristina, la dueña de la mascota de su clase: el insecto palo. Nos dio Cristina que los insectos que trae a clase de vez en cuando (separados del resto del mundo, claro está, por este material plástico), pertenecen a su tío, que los cuida en una especie de terrario.

EL otro día en la clase de 4º B al explicar la diferencia entre palabras polisémicas y homónimas recurrí a la etimología y aclaré que la raíz griega "sem-" significa "significado", "señal", "signo"... No muchos sabían qué es el aposematismo y su antónimo, la cripsis (propiedad del insecto protagonista de nuestra entrada).
Os doy este enlace a una entrada antigua de mi blog, para que os quede más claro.


La cachipolla

Hoy en 4º B hemos intensificado el estudio del léxico a la vista del próximo examen. Cuando leímos en el libro la palabra "efímero" explique´a los niños una curiosidad para que fijaran la palabra en su vocabulario: la cachipolla es un insecto que dura un día...su vida es efímera ¿Quién se cree ustedes que sabía qué era la cachipolla? No podía ser otro que Íñigo (también podría haber sido Alejandro, el rey de Guadalcacín, pero su majestad ya había contestado otras preguntas perfectamente y ésta se la dejó a su compañero del "eje del mal").
Íñigo comentó que durante su estancia en un camping (extranjerismo polémico) había visto un ejemplar de ese insecto volando muy bajo y describió cómo era. ¡Qué listo es este niño y qué cultura tiene! Y no lo digo sólo porque sepa lo que es una cachipolla, sino por sus brillantes intervenciones en clase.
Por lo visto-imagino que por eso tengo asociadas en la mente las dos palabras-, a la cachipolla también se le llama "efímero" debido a la corta duración de su vida (un día).
Me ha hecho gracia que en internet hubiera una persona que preguntara si la cahipolla era un buen animal de compañía y más divertida aún me pareció la siguiente respuesta de una persona bastante cabal:

La cachipolla tiene muchas ventajas sobre otros animales de compañía, es pequeñita, simpática y apenas tiene mantenimiento, con un poco de agua está feliz de por vida, lo cual no es mucho ya que suelen vivir un dia de media (Puede ser un inconveniente si le coges cariño, pero quien soy yo para juzgar una relación tan bonita por el tiempo que dure).


Intensa ha sido hoy nuestro estudio del léxico, pero mucho más intensa debe de ser la vida de una cachipolla. Concluyo: no me gustaría nada ser una cachipolla. No me podría despedir de vosotros hasta mañana...

Préstamos



Hemos visto que es una forma de ampliación del léxico, por lo que me pareció pertinente publicar esta entrada en la que os planteo lo siguiente: ¿qué actitud debemos mantener con respecto a ellos? Si existe otra forma en la lengua de mencionar el concepto que transmiten ¿debemos utilizar la voz castellana? ¿Y si la traducción de la palabra es demasiado compleja y suena demasiado farragoso? Cuando aceptamos un préstamo en nuestra lengua, ¿cómo acogerlo? ¿Debemos hacer transformaciones a la palabra y "castellanizarla"?¿La dejamos tal cual la conocíamos? Don Miguel Ángel Román , de cuya página he copiado lo que sigue, nos expone su interesante opinión con esta claridad.


Antes de pegar el artículo, os diré que penséis en un momento en la sobreabundancia de extranjerismos en nuestros discursos:"está missing" (perdida/o, desaparecida/o);"hubo un boom en la economía"(explosión),"ok" (vale),"copyright"(derechos reservados) ,"chic" (elegante), "cowboy"(vaquero),"broadcasting" (radiodifusión), "casting"(selección),"fashion"(moda), "se ha comprado un jeep" (todo terreno),"eso es un handicap" (desventaja), "catering" (suministro), "marketing" (técnica de compraventa), "playboy" (conquistador),"pub" (bar);"short" (pantalón corto); "spray" (pulverizador); "stress" (tensión);"trailer" (remolque);"email" (correo electrónico), "schock" (traumatismo)... ¿Vosotros pensáis que deberíamos moderar el uso de extranjerismos o préstamos?


Gerundios sin -g

En castellano, la forma sustantivada del verbo es casi exclusivamente el infinitivo, mientras que el gerundio es un adverbio. Sin embargo, en idioma inglés el gerundio es mucho más versátil, y aunque también puede funcionar como adverbio, es propiamente un sustantivo, e incluso un adjetivo (running shoesflowering plant); además, esta destreza le confiere un abanico semiológico mayor que en nuestro idioma, produciendo formas aparentemente verbales que en castellano no lo son (standing, en pie; smiling, sonriente; feeling, sentimiento; meaning, significado).
De esta forma, el inglés es capaz de transformar la acción en el objeto con una envidiable simpleza gramatical. Consideren, frente a esto, que en español no siempre coinciden, aunque a cambio podamos elegir entre el infinitivo y el substantivo de su acción y efecto: leer/lectura, conducir/conducción, etcétera.
Y digo yo que será esta simplicidad de formas la que hace que el concepto que porta este sustantivo-gerundio inglés sea fácil de asimilar en otros idiomas que se encuentran en la encrucijada entre acoger al anglicismo o traducirlo, con frecuencia en una larga e incómoda perífrasis.
Consideren, por ejemplo, tener que traducir “holding”, “catering” o “piercing” a un vocablo único e inequívoco. Con esta artimaña semántica el préstamo lingüístico se hace difícilmente rechazable.
La Academia, fiel a su estilo, acepta a regañadientes esta avalancha de sustantivos foráneos, pero… propone que a TODAS estas voces, en la escritura castellana, se les ampute la –g final, así como dejar en una las dobles consonantes y resto de transliteración fonética a la grafía tradicional de nuestro idioma.
Y a un servidor de ustedes, estas recomendaciones le dejan el estómago dividido en dos: la parte que atiende al corazón y la que rige el cerebro.
Pues, por el lado de lo cardiaco, uno entiende que los usos históricos del lenguaje exijan a los extranjerismos alguna norma de naturalización como se espera de cualquier inmigrante que desee integrarse en la comunidad a la que llega. El hispanohablante es muy reacio a articular consonantes oclusivas al final de la palabra, y las que hay son residuos etimológicos que el habla común desprecia con altanería: reloj se dice reló, Madrid es madrío incluso madriz, chalet se ha hecho chalé (incluso escrito), y a Internet, claro, la decimosinterné. Así que ciertamente esa –g terminal del gerundio anglo tiene pocas probabilidades de sobrevivir en lo fonético.
De hecho, algunos términos ya colonizaron el español con naturalidad desprendiéndose de ella, como esmoquin (de smoking, fumar, pues era una prenda que se utilizaba para tomar el olor a tabaco y luego quitársela) o mitin (de meeting, encuentro, reunión). (Algunos autores incluyen en esta relación a “budín” o “pudín”, de pudding, dulce tradicional navideño, pero yo rechazo esa etimología y creo que la voz castellana proviene del francésboudin, una especie de salchicha).
Sin embargo, en tales casos el motor de cambio no fue tanto la prescripción académica como la natural evolución en boca y pluma de los usuarios pues, al fin y al cabo, prácticamente todo el léxico ha seguido ese protocolo, proviniera del latín, árabe, inglés o malayo.
Pero, en el bando encefálico, me temo que es una recomendación complicada de seguir, al menos hasta sus últimas consecuencias. La mayor parte de esos vocablos sufijados con –ing pertenecen, de momento, a jergas profesionales: dumping, holding, hosting, mailing, casting, training, rafting, travelling, handling, peeling, shopping, leasing, overbooking, … y, aunque ocasionalmente hacen alguna incursión fuera de su recinto, no hacen demasiada mella en el habla cotidiana.
Pero si hay algo más impermeable a la gramática convencional que las jergas profesionales son las jergas sociales, donde la palabra penetra envuelta en un halo cultural que la hace sagrada y aquel miembro de la tribu que intente profanarla es inmediatamente ridiculizado por el resto de los adeptos.
Pero, además, tampoco estoy muy seguro de que sea factible ni positivo en todos los casos. En ocasiones porque el vocablo no proviene realmente de un idioma concreto, sino de un cierto idioma global, caso de los toponímicos pero también tsunami, huracán (hace cinco siglos ya), samurái, radar, internet, etcétera. Y en otros casos porque la palabra es reciente y tal vez no dure lo suficiente como para que merezca la pena que la comunidad de hablantes haga el esfuerzo de vestirla como

Dios
 la Real Academia manda.
Permítanme, en este tema del gerundio inglés, exponer un par de ejemplos de cada caso:
· Campin, plural cámpines, es la recomendación de la Real Academia para el recinto destinado a albergar campistas, ya sean de tienda, remolque o vehículo. No cuesta nada, es cierto, retirar esa “-g”; sin embargo, un cámping suele ser un lugar donde se establecen turistas de muy distinta procedencia idiomática y, por eso mismo, la denominación se ha universalizado, al igual que sucede con “hotel” (palabra de origen francés, su equivalente castellano tradicional sería ‘posada’) o “taxi”: prácticamente en cualquier lugar en que usted se encuentre, cualquiera que sea el idioma o alfabeto local, estos negocios estarán identificados con estos caracteres. ¿Vamos entonces ahora los hispanohablantes a romper esta uniformidad basándonos en una chauvinista defensa de nuestro idioma?
Manuel Seco, reputado académico y muy serio con estas cosas, en su día proponía y escribía “cámping”, así, con tilde, para cumplir escrupulosamente con la norma de palabra llana terminada en consonante no ene ni ese; y aceptaba, qué remedio, el plural irregular “cámpings”. No me parece mala opción.
Como alternativa al anglicismo se han propuesto “acampada” o “campamento”. Sin embargo, el hispanohablante diferencia claramente el negocio turístico regulado y organizado con sus recursos y servicios, de la implantación espontánea de tiendas de campaña en territorio libre, y aun matiza como “acampada” cuando es de naturaleza civil y “campamento” cuando lo es militar.
Lo que ya no me parece tan lógico es tener que usar dos palabras: “hacer cámping”, cuando existe el castellano “acampar” (la afición a esta actividad, en cualquier caso, sería “campismo”), como tampoco veo necesario construir la locución adjetival “de cámping” donde perfectamente puede emplearse “de campaña” (botas de campaña, cocina de campaña, tienda de campaña, …).
· Parquin. El espacio reservado al estacionamiento de vehículos, a criterio de la RAE, debe escribirse sin la –g ya citada, pero además, ya puestos, sustituyendo la “k” por el dígrafo “qu”. Martínez de Sousa (Diccionario de usos y dudas, Vox, 2001) considera que esa españolización “no sería un acierto, sino todo lo contrario”. Coincido.
Al igual que en el anterior caso, la palabra goza de un uso mundial bien asentado, siempre en su escritura original. Es pues poco probable que los establecimientos de este ramo acaten la recomendación: imagínense que los viajeros tuvieran ahora que ir buscando un letrero escrito al uso gráfico de cada idioma (parchin, paarkieng, bahrqim, barging, …) para encontrar dónde dejar su automóvil a salvo de multas antes de pasear por el centro urbano. Y, por otro lado, la propia Ortografía oficialista de 2010 acepta el uso de la “k” cuando así esté en la lengua de origen.
Personalmente creo que la solución más elegante es la de emplear “estacionamiento” o “aparcamiento” en la narrativa y reservar “parking” (o párking), tal cual, para el uso comercial. Aunque reconozco que es poco probable que suceda, pues sería vivir una realidad y escribir otra distinta.
· Pirsin. Tal es la grafía que la Real sugiere para la práctica de taladrarse los tegumentos para insertarse una anilla metálica, o sea, el piercing. La palabra, ciertamente, tiene mala traducción, no creo que “punzamiento” o cosas así puedan tener éxito. Resulta curioso que una costumbre que nuestra especie viene luciendo desde que habitaba cavernas no hubiera recibido denominación en castellano, pero tal parece el caso.
Aquí, lo inadecuado de la recomendación es más bien una sensación de brindis al sol, porque tengo para mí que el estrato social donde más se maneja el término no es especialmente sumiso a los dictados académicos. Desde luego no veo yo a quienes ejecutan esta cirugía menor poniendo en sus escaparates un letrero donde anuncie: “Se hacen pírsines”. Sinceramente lo veo poco probable. Y por otro lado, si bien el término es ya de uso común, tampoco es que esté todo el día en boca de todos; al final podría resultar que en unos años se pasara de moda y la recomendación académica se quedara para vestir santos.
(...).
Y por otro lado, como dije, el idioma tiene sus propios e inexorables mecanismos para acoger o rechazar, y si estas palabras han de quedarse entre nosotros ya perderán ellas solitas la –g o lo que tengan que perder.

Estadísticas



El vídeo es genial. Una materia que puede ser aburrida para muchos, como la estadística, explicada de esta forma resulta entretenidísima. Este señor durante cuatro minutos habla del nivel de salud en doscientos países a lo largo de doscientos años y la relación de ésta con los ingresos económicos.
Me gustaría que vierais el vídeo y me dijerais lo que pensais. Si alguien además, quiere extraer alguna conclusión sobre los datos de los países, sea bienvenido su comentario.
Menciona la salud española durante un momento...¿qué dice con respecto a este tema?

martes, 29 de noviembre de 2011

Simulacro de incendio


Habíamos explicado en clase qué hacer en caso de incendio, cómo tenían que desalojar los niños la clase y bajar las escalera para que no se produjeran atascos y para dejar subir a los bomberos. Varias personas habían sido nombradas para cerrar las ventanas y dejar las persianas abiertas; dos más habían sido designados para ir a la cabeza de la fila, guiando al grupo. También se nombró al alumno que llevaría la señal de STOP para detener el tráfico de forma que los alumnos pudieran llegar con facilidad a la plaza de San Andrés, unos y a la plaza de toros, otros. Contamos a los alumnos varias veces para ver si habían salido todos del coelgio.
En definitiva, hicimos todo estupendamente, según nos han comentado las personas que trabajan en protección civil, que observaban y anotaban el tiempo que nos tomaba salir. Después comprobaron que habíamos seguido el protocolo visitando cada aula para ver el estado en que se encontraban.


Como anécdota tenemos que decir que mis alumnos de 4º A estaban haciendo un examen de religión en el momento en que la señorita Maripaz informaba del fuego por megafonía. Juan y Paloma se quejaban de su suerte, pues decían que lo habían entregado ya cuando sonó la alarma, así que no les valía la picardía de decirse las respuestas unos a otros para, a la vuelta a la clase, continuar escribiendo... Por cierto, curiosa actitud la de Paloma en la fotografía.No sé qué estaría haciendo. Varias miradas se dirigen a ella.
En 4º A habíamos hecho en tutoría un simulacro del simulacro, como decía Marta Sambruno, pues, después de explicar las instrucciones, fingí que había un fuego y que la salida que teníamos que utilizar era la del pasillo del Carmen hacia la puerta de la calle Zaragoza y, en un segundo simulacro del simulacro, la de la calle Compañía de María.


Felicidades a las señoritas Magdalena y Esther a cargo de todo esto, que supone un trabajo tremendo de coordinación de profesores, niños y servicios públicos, de redacción de documentos informativos, esfuerzo mental encaminado a buscar salidas para el incendio evitando la aglomeración, etc.

Ana recita de nuevo

Ana, nuestra actriz de 4º C, ha aprendido este precioso poema de Bécquer, el cual nos recita así de bien.
Todos los alumnos están invitados a realizar este tipo de ejercicios en clase, de declamación o de representación teatral, según los gustos de cada uno. Por supuesto, todo esto será tenido en cuenta en la nota de la asignatura. Ana muestra mucho interés por la lengua y la literatura: está atenta en clase permanentemente, busca las palabras  de significado dudoso en el diccionario, lee el blog a diario, comenta en él, recita en clase, estudia, hace la tarea... Cuando un alumno se interesa por una asignatura la profesora lo nota, lo agradece. Este año tenemos muchos alumnos responsables y preocupados por aprender, de lo cual me alegro. Felicito a todos por ser como son y a Ana en concreto, por todo lo dicho ya.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Hicimos la "fotosíntesis"

Según la señorita Mariola, es lo que estaba haciendo con su tutoría mientras les daba clase en el rinconcito de sol que nos proporcionó tanto calor en poco tiempo, que tuvimos que trasladarnos a la zona contigua de sombra.
Fotosíntesis viene de "foto", que significa luz y de "síntesis". Concretamente, según el DRAE, es el proceso metabólico específico de ciertas células de los organismos autótrofos, por el que se sintetizan sustancias orgánicas a partir de otras inorgánicas, utilizando la energía luminosa."Fotofobia"(fobia a la luz), "fotograma", "fotografía", "fotosensible", "fotosensibilidad", "fotomatón", "fotometría" o "fotómetro" son otros compuestos a partir del lexema griego.El número de diez alumnos con que cuento en 4ºC favorece que podamos dar clase en el espacio exterior, sintetizando la vitamina D, tan buena para mantener altos los niveles de calcio de nuestro organismo y también posibilita que las clases sean efectivas en el aire libre, puesto que podemos formar un círculo pequeño en el que mi voz alcance bien a todos.
Ha sido una clase bien aprovechada, agradable y sana. Otro día podemos irnos a la gruta y utilizar los troncos de árboles como asientos. Y así haremos el proceso de fotosíntesis junto a nuestras hermanas las plantas.
¿Qué elemento de la comunicación hemos cambiado esta vez?

Creación y ampliación del léxico

Ya hemos visto los distintos mecanismos de ampliación del léxico castellano.
Sabemos que la mayoría de palabras de nuestra lengua son de origen latino, ya que el castellano es una lengua romance...¿alguien me puede decir qué otras lenguas romances hay?
Las palabras que nos han llegado del latí, habiendo experimentado una evolución considerable se llaman "palabras patrimoniales". Los cultismos son palabras que proceden del latín sin haber experimentado los cambios esperables en su evolución. Al conjunto de palabra patrimonial y cultismo lo llamamos doblete. No siempre, a pesar de la denominación, el cultismo se emplea e un registro formal y la palabra patrimonial al contrario."Fastidium" dio "fastidio" y "hastío". Ene ste caso la palabra patrimonial pertenece a u registro más culto que el cultismo. Otros dobletes son "cálido y "caldo" (proceden de "calidum"); "soliario y "soltero" (de "solitarius"); "colocar" y "colgar" (de "colocare"); "obrar" y "operar" (de "operare"); "plaga" y "llaga" ("plagam"); "llave" y "clave (de "clavem"); "forma" y "horma" (de "forma").


Otras palabras del castellano proceden de lenguas extranjeras: muchas de ellas proceden de lenguas que se hablan en os países donde suceden las innovaciones tecnológicas. Por ejemplo, las palabras "cederrón" (promete que existe) viene del inglés CD-ROM. Otras son "modem", "champú", pijama (del inglés, aunque procede originalmente del indio, donde significa "dos piernas") y otras que hemos visto en clase. Estas palabras que proceden de otras lenguas se llaman préstamos o extranjerismos (anglicismos-que no anglicanismos: lusismos, galicismos, catalanismos, italianismos, helenismos, etc.).


Un procedimiento de formación de palabras muy frecuente es la derivación. Sufijos derivativos son:


Sufijos aumentativos: -ón (paredón); -azo (golpazo); -ota (chicota);
Sufijos despectivos: -ucho (pajarucho); -aco (libraco); -astro (poetastro); -acho (vulgacho); -ajo (latinajo); -orrio (villorrio); -ucho (paliducho).
Sufijos diminutivos-ito (ratoncito); -ico; -illo (pasillo); -ín (pequeñín); -uelo (bellacuelo); -uco.
Hay muchos sufijos más y teneis en el blog muchos sufijos clásicos para estudiar. También en la derivación se usa la prefijación (im-posible; para-farmacia, etc.).

La derivación en caso de raíces cultas se confunde con la composición. De hecho no está claro que  las raíces cultas formen un compuesto o una palabra derivada. La composición es la unión de palabras en una sola: "pintamonas", "donjuán","matasanos", "picapleitos", etc.

También está la parasíntesis, es decir, formación de palabras con prefijo o sufijo sin ser derivadas o unión de lexemas a los que se añade un sufjo ("quinceañero", "aterrrizar", "envejecer"...).

La invención léxica se da mucho en esta Andalucía: yo misma me inventé la palabra "zumero", como os dije en clase, que, aunque no está oficialmente reconocida, nos ha servido para referirnos al exprimidor durante años en mi casa (hasta que me llevé el chasco del que os hablé); una vez para referirme a una persona muy pesada que no paraba de molestar dije que era un "pin pin", que es una expresión que para mí reflejó en ese momento lo molesto de la situación; "enmimismada" o "cotil" también son ejemplos de invención léxica. Hay quien piensa que se "enriza" el pelo en vez de rizárselo..Mucha gente de campo llama "calistros" a los eucaliptos. La primera vez que lo escuché me lo tuvo que traducir alguien.

La deformación fonética también se da mucho por estos lares: ¿quién no ha escuchado nunca "políngamo", "políngono" o "políngamo" para referirse a la zona del barrio o polígono de San Benito? "Almóndiga", aceptada por la RAE (increíble)..."Inritación" ¿No habéis escuchado nunca leer al epístula de San Pablo en una boda diciendo "el amor no se inrita, no lleva cuentas del mal..."."Interperie", que dicen muchos, cuando es "intemperie" (de "tempus,-oris", tiempo en latín)."Preveer" es inentado (es una mezcla de "prever" y "proveer"). Pedí una vez un paquete de  "Lucky Strike"  en una confitería (yo no fumo ni he fumad en mi vida) y la señora que la regentaba no me entenió, hasta que sacó la conclusión de que lo que le pedía era el tabaco que ella llamaba "luquitriqui", palabra harto deformada fonéticamente.

Hay palabras que se crean por asociación de significados: palabras que se parecen fonéticamente y con la que el hablante las relaciona semánticamente de forma incorrecta. "Andalias" por "sandalias"."Destornillarse" de risa está mal usado, pues es "desternillarse". Mucha gente piensa en "tornillo" y no en "ternilla". Mucha gente aquí dicen "mondarina" en vez de "mandarina" porque asocian la palabra con el verbo "mondar" (quitar la piel).

Tenorio", "lazarillo", "celestina", "quijote", "quevedos" (gafas que se usaban en aquella época y ueron usadas por el escritor) son eponimias, palabras que se han formado a partir de nombres propios.

 Por otra parte, las "onomatopeyas" también son palabras que se introducen en el idioma, pero éstas proceden del ruido o sonido con el que se relaciona el referente al que nombran: "quiquiriquí" (en inglés Cock a doodle doo), guau" (en inglés, frecuentemente "woof, woof"), "gluglú", "runrún", "ring" y otras.

Sobre los truncamientos  o acortamientos ya hemos hablado en el blog también.

La abreviaturas, siglas y acrónimos creo que ya las estáis estudiando. No sé si en el documento de siglas se me ha "colado" algún acrónimo. Si es así, sabed diferenciarlos, por favor (el acrónimo se lee secuencialmente -ovni- y la abreviatura no es una palabra propiamente dicha, sino el acortamiento de la representación gráfica de la misma). A partir de ahora no me gustaría que mientras estuvierais leyendo un texto y encontrarais la abreviatura "v." no sepáis decir "videat" o "véase" (no se dice "uve"). Así también con el resto de las abreviaturas más frecuentes, que debéis saber ya.

Creo que no se me olvida ningún mecanismo de creación de palabras o ampliación del conjunto de las de una lengua. Me gustaría que me enviarais un ejemplo más de palabra creada por cada procedimiento de os que he explicado. Agradecería que no fueran ejemplos escritos aquí o dichos en clase.

Rasgos suprasegmentales



El volumen de la voz y el tono son rasgos suprasegmentales. Esta niña se encuentra incapaz de entonar bien, lo cual la desespera totalmente. Esto puede ocurrir cuando hablamos también.  Se percibe, por ejemplo, temblor en la voz cuando estamos nerviosos. Comunicamos, pues, nuestro estado de ánimo frecuentemente, a veces de forma involuntaria, cuando producimos mensajes orales.


La intensidad de los sonidos que producimos, en el caso de una conversación, lingüísticos, también muestra nuestro interior: a veces hablamos con una intensidad exigua, debido, por ejemplo a la tristeza o cansancio (no tenemos energía para producir un mensaje con intensidad). Otras veces, pronunciamos el mensaje con mucha intensidad, con energía muscular, y se puede deber a que estamos enfadados, por ejemplo.


El ritmo del discurso es importante. No debemos hablar ni muy rápido ni muy lento. Yo suelo hablar muy rápido, soy consciente de que tengo que moderar la velocidad con la que hablo. Explico las razones: a veces, como sucede en clase, quiero decir muchas cosas y sé que tengo un tiempo finito; otras veces... ojalá tuviera más tiempo para relajarme mientras hablo, para contar anécdotas tranquilamente, las cuales contribuyen, creo, a la fijación de contenidos. Las cuento, contarlas las cuento, pero a la velocidad del rayo. Otras veces es porque no quiero retener durante mucho tiempo a mi interlocutor, porque pienso que lo puedo estar molestando o sustrayéndolo de otra cosa que tenga interés en hacer Hablo entonces rápido para entretenerlo el menor tiempo posible...Después de pensar un poco en la razón que me mueve a hablar como Silvia Jato, la antigua presentadora de Pasapalabra, he llegado a esta conclusión que he expuesto: me hace falta tiempo para no tener que concentrar las palabras en un minuto como si fueran sardinas en banasta, que las pobres se atropellan y no pueden ni respirar, no tienen espacio alrededor, están separadas por la mínima unidad de tiempo que se necesita para ser comprendidas. Hago propósito una vez más de hablar más despacio y de escribir más despacio también porque mi caligrafía es horrible, y una mala letra puede influir negativamente en el acto comunicativo. Si no os lo creéis ved el siguiente fragmento de una película de Woody Allen.



Este vídeo es una parodia, pero algo parecido ocurrió en Estados Unidos este año, cuando un ladrón no pudo robar un banco por su mala caligrafía: aquí.


Por lo visto también Beethoven tenía una caligrafía horrible (esto, si tenemos en cuenta la etimología de la palabra,es  un oxímoron, puesto que "caligrafía" viene de "kalos", que significa "bello" y grafía" , escribir). Dicen que la "Para Elisa" era en realidad "Para Teresa" (las dos están en 4º B ahora que caigo). Puede que los copistas malinterpretaran su letra.


Según he leído, siete mil personas mueren en Estados Unidos por la mala caligrafía de los médicos. Muchos de esos errores provienen de abreviaciones, mala dosificación y letra ilegible en los registros de indicación medica. Son aproximadamente 3.2 millones de prescripciones mal hechas anualmenten en EEUU, ante lo cual se va a intentar que estos registros sean electrónicos.

Volviendo a los rasgos suprasegmentales, que me voy por las ramas, como el tono, la intensidad, el ritmo y la duración, hemos de intentar siempre que nuestros mensajes estén producidos con armonía, hacerlos agradables de oír (me refiero, de momento, al aspecto fónico), que tengan un ritmo e intensidad adecuados.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Fotografías de Alejandro Muñoz Pazos

El antiguo alumno, Alejandro Muñoz, que sigue muy unido al colegio, vino, como otros antiguos alumnos, y, como muchos de ellos, nos ayudó, pues hizo un reportaje de fotografías.
Se agradece que los antiguos alumnos vuelvan al colegio este día, siempre que muestren el debido respeto a su colegio y colaboren con el clima de recogimiento de la procesión.
Alejandro, además de esto, ha realizado un magnífico reportaje de fotografías, algunas de las cuales amablemente me ha envidado y permitido que publique.
¡Muchas gracias, Alejandro!






























Odio los truncamientos

Puede que me esté volviendo un poco intransigente con la edad. Cada vez me parezco más al pitufo gruñón. Hoy voy a criticar los truncamientos, que es la tendencia a acortar una palabra reduciendo el número de sílabas.

No me gusta escuchar este tipo de conversación: "El mayor está en el cole y el pequeño, en la guarde. El profe de cono dice que Juan es muy inteligente pero la seño del peque dice que es tremendo. Hoy tiene un cumple; esperemos que no coma muchas chuches. De cena le daré un bocata y listo. Me viene perfe lo del cumple porque así me dará tiempo de ir a la pelu...cambiando de tema...¿viste la peli del finde ?  Era mi prefe, pero yo no pude, porque fui a la  pisci para que el chiqui nadara"

Hay alguno truncamientos, como "moto" , "kilo" o "foto" que están ya muy lexicalizados, a pesar de lo cual es bueno que os acostumbréis a usar la palabra original en los contextos formales.  Obviamente, no vais a utilizar "cinematógrafo" en vez de "cine", pues es pedante. Debéis tener ya a esta edad capacidad de juicio suficiente para diferenciar unos usos de otros.

"Chuli",  "compi", "chiqui", "cari", "depre",  "crono", "poli", "presi", "saxo", "combi", "frigo",  "hiper", "insti", "lesbi, "prime", "Compa"... que cada uno haga lo que quiera, pero yo os aconsejo que os acostumbréis a ir apartando estos truncamientos de vuestra forma de hablar, que se verá más madura tras despojaros de estas lástimas. Igualmente, ya cn vuestra edad hay que ir pensando en sustituir "guay" por palabras de otro nivelito.

¡"Porfa"!

PD: ¿hay algún otro truncamiento que estéis acostumbrados a usar u oír en vuestro grupo de amigos?¿Por qué palabras se podrían sustituir de forma que tampoco resultara artificial el mensaje?

sábado, 26 de noviembre de 2011

¡Marta Mateos!

Me encanta saludar a esta antigua alumna que ya cursa segundo de carrera... Estas jóvenes la hacen a una sentirse muy muy mayor...
Pero, Marta...¿hace cuánto tiempo te di clases? Por lo menos cuatro o cinco años...
Te mando un abrazo y te ruego que me envíes un correo electrónico (foto incluida, porque en ésta te salen los ojos algo separados), en el que nos cuentes cómo te va...Educación social... En mis tiempos esto no existía... ¿Qué salida profesional tiene?
Encantada de tenerte como seguidora en el blog...¡A ver si te vemos en persona por aquí un día de éstos!
Besos.

Elemento de la comunicación: el código

Los mensajes pueden estar cifrados en uno  otro código. Cuando tenemos algo en mente y queremos transmitirlo podemos valernos de un dibujo, de un gesto, de una palabra, o de cualquier tipo de mensaje de una extensión que se apropiada para la situación, receptor, etc.

La lengua es un código: el inglés es un código; el castellano, otro; el catalán, otro, parecido al castellano; el vascuence, otro código, muy diferente a nuestra lengua, porque las provincias vascuences no fueron civilizadas por los romanos cuando conquistaron la península, así que prosiguieron con su lengua y costumbres, que eran prerromanas. Al codificar un mensaje, incuso en una misma lengua, se puede hacer de forma muy distinta según quién se a el hablante, según el momento de transmisión del mensaje, etc.

Y es que hay muchísimas formas de decir una misma cosa. En cada una de estas ocasiones estamos codificando el mensaje de una u otra forma, pues los signos que empleamos, aunque pertenezcan a un mismo código, que es nuestra lengua, varían de una a otra emisión. La elección de una u otra forma de codificación puede decir mucho del emisor, de la situación emocional que tenga en ese momento, de la situación socioeconómica, etc.

La expresión oral y escrita es carta de presentación. No podemos ser "burrihablantes". Las incorrecciones que cometemos en cualquier plano de la lengua han de  ser corregidas, nuestra capacidad de expresión tiene que superar obstáculos como el nerviosismo o la timidez. Para esto están las clases de lengua. Para esto todas las semanas exponéis delante de la clase el artículo o noticia que habéis leído y resumido. Tendréis que hablar en público muchas veces en vuestra vida, en vuestro trabajo, o en cualquier otra situación que se presente. Hay personas que tienen más facilidad que otras, eso es incuestionable, pero la retórica, como otras tantas disciplinas, se puede mejorar con el trabajo, con el interés, con el aprendizaje de palabras, con la práctica de hablar en público, con el conocimiento que nos brinda la sintaxis de diferentes formas de estructurar las palabras que emitimos, con el cuidado en la entonación y en la pronunciación de los sonidos lingüísticos.

El código es un elemento de la comunicación más importante que lo que podéis haber pensado.

Una curiosidad, ya que estamos hablando del código como elemento comunicativo: el otro día llegó un mensaje de correo electrónico a mi bandeja de entrada en el que se leía el siguiente mensaje codificado, precedido de un texto en el que se decía que aquella persona que no pudiera entender el mensaje después de vencer las dificultades de las primeras líneas, tenía más propensión a padecer alzheimer.

Me gustaría que, auspicios aparte, me comentarais algo sobre el siguiente mensaje desde el punto de vista del código (ahondando en vuestro comentario cuando habléis del idioma ¿eh?)


C13R70

 D14

 D3

 V3R4N0

 3574B4

3N

 L4

 PL4Y4

 0853RV4ND0

A D05 CH1C45

8R1NC4ND0 3N 14 4R3N4,

 357484N 7R484J484ND0 MUCH0

 C0N57RUY3ND0 UN C4571LL0

 D3 4R3N4 C0N 70RR35,

 P454D1Z05 0CUL705 Y PU3N735.

 CU4ND0 357484N 4C484ND0

 V1N0 UN4 0L4 D357RUY3ND0

 70D0 R3DUC13ND0 3L C4571LL0

 4 UN M0N70N D3 4R3N4 Y 35PUM4.

 P3N53 9U3 D35PU35 DE 74N70 35FU3RZ0 L45 CH1C45

 C0M3NZ4R14N 4 L10R4R, P3R0 3N V3Z D3 350, C0RR13R0N

 P0R L4 P14Y4 R13ND0 Y JU64ND0 Y C0M3NZ4R0N 4 C0N57RU1R

 07R0 C4571LL0; C0MPR3ND1 9U3 H4814 4PR3ND1D0 UN4

 6R4N L3CC10N; 64574M05 MUCH0 713MP0 D3 NU357R4 V1D4

 C0N57RUY3ND0 4L6UN4 C054 P3R0 CU4ND0 M45 74RD3 UN4

 0L4 LL364 4 D357RU1R 70D0, S010 P3RM4N3C3 L4 4M1574D,

 3L 4M0R Y 3L C4R1Ñ0, Y L45 M4N05 D3 49U3LL05 9U3 50N

 C4P4C35 D3 H4C3RN05 50NRR31R.

viernes, 25 de noviembre de 2011

When did you last...?

Una excusa más para hablar soltarse en la comunicación de mensajes en inglés. El otro día jugamos a un juego que consistía en que cada niño tenía que averiguar quién fue el último alumno de su clase en hacer algo, una acción que se le daba escrita en una tarjeta.

Uno tenía que averiguar quién fue la última persona que tomó helado; otro, quién fue  la última persona que bailó; otro, quién fue la úlitma persona e ir a la peluquería o al peluquero, etc. Con tal objeto, cada uno tenía que preguntar a todos sus compañeros cuándo fue la última vez que él o ella había hecho algo (la acción que tenían en su carta).
La fórmula que tenían que emplear para realizar el juego era: "When did you last...?"  Se crearon situaciones como éstas:


Y acabó...



Pepito, a merry little mouse in Sherryland X

Part X

jueves, 24 de noviembre de 2011

Words Unit 3



Recitación de Ana

En 4º C Ana me ha sorprendido ofreciéndose a declamar los versos de la Canción del Pirata, de don José de Espronceda. Es una actividad que los niños pueden hacer en clase cada vez que me lo pidan, aunque en este trimestre Ana ha sido la única que de momento ha querido hacerlo voluntariamente. Igualmente, también estoy dispuesta a ver representar alguna escena de teatro. Animo a Miriam, por ejemplo,  quien sé que tiene una habilidad especial.
Al final del segundo vídeo podemos escuchar los aplausos "encendidos" (influjo de Parque léxico) de los compañeros de 4º C y el gesto de Laura que remata el vídeo, acto de comunicación no verbal que nos hizo reír .


miércoles, 23 de noviembre de 2011

Las monjas Clarisas de Madre de Dios

He recibido el siguiente correo:

Estas Navidades seguro que compráis dulces en algún supermercado, pues bien:

Las hermanas Clarisas de Madre de Dios (Jerez) lo están pasando mal porque las ventas de los dulces que hacen han bajado muchísimo. Si vais a comer dulces hacerlo acompañados con una buena obra.


Os informo de lo que venden:

Mazapanes de almendra con forma de frutitas, caja de 1/2 Kilo a 11 €

Bolitas de coco, caja de 1/2 Kilo a 4,5 €

Pastitas de Te, caja de 1/2 Kilo a 4,5 €

Yemas, caja de 9 unidades a 4,5 €.

Os animo a ayudarlas, pobrecitas, y aprovecho para decir que el texto presenta una incorrección lingüística...¿cuál?

Abreviaciones



Nos situamos en el plano léxico del lenguaje, el que tiene por unidades las palabras y es estudiado por la lexicografía. Al estudio de la forma de las palabras lo llamamos morfología. La forma de las palabras depende directamente de la manera en la que se han creado:

La gran mayoría de las palabras castellanas proceden del latín. Hay muchas de nuestras voces, sin embargo, que vienen de idiomas extranjeros, a las que se llaman préstamos (arabismos, galleguismos, galicismos, anglicismos, lusismos, indigenismos americanos, etc.). Una forma de ampliar el léxico es, pues, acoger palabras de procedencia extranjera. Otra forma de ampliar el léxcio de una lengua es la derivación, es decir, formar nuevas palabras a partir de lexemas a los que añadimos prefijos y/o sufijos. Existe también la parasíntesis y la composición (la palabra "hidalgo", que señaló Lucas, viene de "hijo de algo", o sea, que está formada por composición, mientras la palabra "silencioso" procede de "silencio", palabra que se ha derivado, es decir, se le ha sumado un sufijo derivativo. Un ejemplo de formación de palabras por parasíntesis es  "aterrizar", que se ha formado con un sufijo y prefijo a la vez.
Además hay otras maneras de aumentar el léxico de una lengua, que consiste en las abreviaciones , como las siglas, abreviaturas y truncamientos y también la creación de palabras por etimología popular, eponimia, deformación fónica, etc. 
OS dejo una lista de abreviaturas y de siglas. Los contenidos mínimos están en negrita. En el próximo examen habrá algunas en negrita y otras que no serán contenidos mínimos, de forma que si alguien estudia sólo aquellas en negrita, tendrá garantizada una nota suficiente  en ese ejercicio del examen, lo cual no es óbice para que aquellos que quieran más  nota se interesen por el resto de los ejemplos que os doy aquí.

Me gustaría que entendierais e qué punto del estudio del lenguaje estamos, en qué nivel nos situamos: estudio de las palabras, planos morfológico y léxico. La mayoría de las palabras de nuestro idioma vienen del latín, ya que el castellano es un idioma romance, pero se han ido creando más palabras a lo largo del tiempo y aún se crean mediante diferentes procedimientos: préstamos, composición, derivación, parasíntesis, eponimia, deformación fonética, etimología popular y abreviaciones (truncamientos, abreviaturas y siglas).

Monemas por segunda vez


Os doy de nuevo el enlace a los monemas que entran en el examen.

Pepito, a little merry mouse in Sherryland IX

There was a mistake: this is Part IX.
I´m sorry, girls.

La comunicación: el canal de transmisión.

Abordamos en esta segunda parte del trimestre el estudio de la lengua, que no de la gramática, pues la gramática es una de las partes de las que se compone el estudio de la lengua, pero no todo es gramática, ni mucho menos.


El estudio de la lengua se aborda desde distintos puntos de vista, según la parte que estemos estudiando. Ya os lo comparé con el cuerpo humano, que es objeto de estudio: el traumatólogo estudia los huesos, el neumólogo estudia el aparato respiratorio, el cardiólogo estudia el corazón, el dermatólogo estudia la piel, etc. Estas disciplinas y otras son compatibles y complementarias en este estudio del cuerpo humano. Así, la lengua es considerada también objeto de estudio y hay varias disciplinas que llevan a cabo este estudio: la fonética y la fonología estudian los fonemas y sonidos, la parte más básica de una lengua; la lexicografía y la morfología estudian el léxico (las palabras) y los monemas (piezas-prefijos, sufijos, lexemas, etc.- que las forman); la gramática estudia los sintagmas y las oraciones y la lingüística textual estudia los enunciados y los textos.


Por tanto, si queremos entender cómo se realiza un sonido lingüístico tendremos que acudir a la fonética, y así entenderemos cómo está constituido el aparato fonador, qué músculos necesitamos hacer funcionar para hablar, qué mecanismos tiene el cuerpo humano para producir el lenguaje, por qué hay personas que no pueden hablar o entender mensajes lingüísticos... En este punto veremos que a veces hay problemas en el canal de transmisión: puede que el problema sea el ruido ambiental, que imposibilita que el receptor pueda escuchar bien al emisor. Quizás el problema radique en el mismo cuerpo humano, del emisor o del receptor. Puede que al emisor le falten dientes o se le mueva la dentadura postiza y esto le impida producir bien el sonido lingüístico, o que esté resfriado y en los sonidos nasales el aire no pueda salir por la nariz, por estar taponada. Puede haber problemas más serios, como lesiones en las cuerdas vocales (nódulos, pólipos, cáncer laríngeo, paladar hendido, parálisis, etc., o trastornos psicológicos, como el autismo). Hay personas, aparentemente sanas, que solos morirían, pues en realidad son autistas y  no pueden comunicarse (es un problema psicológico). El receptor, a su vez, puede tener problemas de audición, etc. En estos casos hay un problema en uno de los elementos de la comunicación, el canal.


El canal es el elemento físico por el que se transmite el mensaje. Si el canal está dañado o no es el adecuado, puede que esto afecte a la comunicación. Por ejemplo, si el micrófono no funciona en la capilla, no llegará el discurso que se lea en vuestra graduación al receptor  (de ahí el "probando, probando", que escuchamos a veces a don José Luis, fundamental). O si no colocáis el micrófono correctamente, orientando vuestra boca hacia él y manteniéndola a una determinada distancia, no se oirá bien lo que decís.Si estáis hablando a un grupo de personas al aire libre, habéis de subir el tono de voz. Para transmitir un mensaje hay que tener en cuenta el canal. Queda claro, pues, que es un elemento de la comunicación imprescindible, pues sin él no puede llegar el mensaje a su destino.


Cuando habláis en clase y provocáis que yo tenga que subir la intensidad de mi voz para poder ser escuchada, estáis causando una sobrecarga en un elemento del canal, mis cuerdas vocales, que no debería estar siendo sometido a este esfuerzo, pues se me escucha bien en clase cuando no charláis. Además de una falta de respeto, es un daño que le hacéis a mi garganta y a vosotros mismos, en realidad, que no escucháis el mensaje (yo ya el mensaje me lo sé).


Cuando escribimos también tenemos que tener en cuenta el canal. Por ejemplo, un papel que deje transparentarse la tinta no debe ser usado para escribir en el dorso, pues hay "ruido", elementos que impiden la correcta transmisión de la información. La mala caligrafía supone un inconveniente, igual que los tachones o la falta de orden en el texto de un documento, la ausencia de márgenes, etc... Esto dificulta la comunicación. En un examen, desluce mucho, y puede provocar que el profesor no entienda bien o pasen desapercibidas determinadas partes de la información, que no es recibida por el destinatario.


Hay personas que cuando hablan lo hacen tan flojito, con tan poca intensidad que no se les escucha. Intentad siempre tener en cuenta esto cuando habléis. Si no, el discurso que hayáis elaborado o el mensaje que estéis transmitiendo no tendrá sentido, ni tampoco el acto de comunicación que habéis comenzado.


El cable de audio que necesitamos en clase (igual que el monitor) para escuchar el aria interpretada por Pavarotti es parte del canal de transmisión del mensaje. Si no hay cable, no se transmite nada (por vía acústica, que era la que nos interesaba en ese momento).


En fin, el canal, como he dicho, es fundamental en la comunicación. Consideremos la importancia de nuestro aparato fonador, que es como si tuviéramos un instrumento de música insertado en el cuerpo, pues sólo haya que mover uno u otro órgano (cuerdas vocales, lengua, paladar, labios...) y tendremos una gama riquísima de sonidos, que, además, significarán realidades cuando se unan, gracias a nuestra mente, superior a la de cualquier especie que hay sobre la Tierra, en esta divina doble articulación del lenguaje. Aprovechemos esta riqueza que Dios nos ha dado, aprovechemos que estamos sanos, y saquemos partido a nuestra forma de hablar y escribir: respetemos los turnos al hablar, vocalicemos bien, usemos palabras interesantes, desechemos los vulgarismos y palabras grotescas, no gritemos (ni por la calle si quiera), no nos riamos de forma grosera y basta, seamos finos en el uso del lenguaje. Es un deber.



martes, 22 de noviembre de 2011

Fe de erratas: desecho.

Perdón, el otro día escribí "deshecho" por  "desecho". Conocéis la diferencia, ¿no?...
Te desecho porque ya estás deshecho.

Día de la Niña María. Noviembre de 2011.



Creo que podemos presumir de haber comenzado el día tempranito, porque, apenas pasadas las 8:15 de la mañana estábamos rezando laudes con nuestros vecinos seminaristas en la capilla. Por cierto, que no hemos realizado la presentación 

formal en el blog de los tres seminaristas nuevos. De los laudes hay un vídeo en el que se escucha a don Javier 
Sin Par cantar una canción de alabanza al Señor que, según creo, tiene su origen en Taizé, donde se canta en francés. Don Javier la entona estupendamente (punto para don Javier). Nosotros tenemos peor voz a esa temprana hora. Publicaré el vídeo próximamente (tiemble nuestro seminarista sin par).
Poco después de este rato que compartimos con los vecinos del Seminario, los monaguillos se revestían en la zona de comunidad anexa a la capilla. La señorita Elena Aguilar, directora del colegio, y dos alumnas de 4º ESO eran las ayudas de cámara 
y los pequeños quedaron tan compuestos con sus sotanas y roquetes como las galletas que la directora había encargado a la experta repostera y madre del colegio, doña Almudena Gómez, para regalar a los seminaristas en fecha tan señalada. Como el resto de los humanos, los seminaristas sintieron lástima de comerse unas galletas tan bonitas, no por la repulsión a la antropofagia, sino porque verdaderamente son una obra de arte...Es como comerse un Zurbarán, pero mucho más suculento, así que imagino que las ganas de comer estas deliciosas galletas vencieron los reparos que tenían y durante la merienda ignorarían totalmente a Zurbarán.
Poco después de las nueve de la mañana se formaba la comitiva encargada de llevar la cruz de guía, las banderas, los faroles, varas, y lo más importante, la Niña María, sencilla, como siempre, con una varita de nardos en la mano y adornado el paso también por esta flor de pureza que dejaba a su paso una fragancia inigualable. Tengo que destacar (si no, me muero) la estampa graciosa de Chema, con tanto encaje, que llevaba, hay que decirlo, maravillosamente bien, pues en hombría no hay quien lo supere, a pesar de los encajes. Me pareció 
muy tierno verlo entre seres más pequeños que él y feliz de llevar su vara (hay una foto en la que parece rociero). Me comentó que pensaba llevar un traje de pertiguero, lo cual hizo viajar mi mente al estadio de Chapín, pero después me tranquilizó explicándome que se trataba de una vestimenta morada
que iba a contrastar demasiado con el blanco de las albas de sus compañeros, algunos de los cuales parecían hijos suyos (pero no lo eran, que cuando hablé de su hombría no me refeíia a esto, sino a su porte).
Los seminaristas llevaron en hombros el paso de la Virgen hasta el patio árabe, donde los esperaban los alumnos de 4º para hacer el relevo. La campana sonó, señal de que los seminaristas estaban haciendo bien su trabajo (ganan puntos de nuevo; no sé cuál de ellos nos regaló las campanadas, pero gracias...doña María del Carmen Durán, alumna del colegio en los años 50, el otro día me decía que cuando venía a rezar al colegio los domingos y escuchaba de nuevo la campana, después de tanto tiempo estropeado el sistema, se emocionaba).

Los alumnos de 4º cargaban ya el paso de la Virgen en el patio del Ave María, donde volvería para recogerse en la capilla unas horas después. Era el último año que participarían como alumnos en la procesión de la Niña María. Estaban emocionados y nerviosos. Algunos con chaquetas, extraordinariamente elegantes, otros bien uniformados, todos tuvieron la oportunidad de cargar por turnos el paso con la Niña María después de tantos años viendo cómo los mayores del colegio lo portaban. Llevarían ellos ahora a la Virgen en sus hombros.
Expectación en el patio de baloncesto, que, por ser un sitio lo suficientemente amplio para acoger a todo el colegio y a los padres, familiares y amigos que hayan querido acercarse, que suelen ser muchos, es donde la directora 
cada año nos recuerda el motivo de la celebración del día de la Niña María, para el que llevamos preparando intensamente a los niños muchos días. Todo tiene que salir bien ese día, porque es la prueba de que lo que hemos hecho, lo que repetimos cada año, lo que enseñamos y vivimos con los niños, tiene sentido: los niños tienen que portarse bien, guardar la fila, ir en actitud de recogimiento, como corresponde al hecho de acompañar  la mismísima Virgen, deben ir en silencio, mantener una  postura adecuada, venir  bien vestidos...Una madre me decía que el día de la 

Niña María sus hijos estrenaban incluso ropa interior, como ella y sus hermanas  lo habían hecho años atrás cuando eran alumnas de este colegio. Incluso tenían un menú diferente al ordinario y en su casa, aún ahora, comparten un almuerzo especial. Éste es el espíritu de celebración de la Niña María y quien no lo compartiera, la verdad, no sé qué estaría haciendo en el colegio, con tantas personas que hay que quieren matricular a sus hijos en él porque realmente viven de este modo la religión y conocen hasta tal punto estas tradiciones que las valoran y las aman y no pueden, sin embargo, confiarnos la formación de sus hijos porque no hay plazas suficientes. Enervante.



En este punto del artículo me gustaría comentar que me hizo mucha gracia este alumno rubito, que llevaba con su mano el ritmo de las canciones dedicadas a la Virgen que sonaron por megafonía, a la hora del discurso de la señorita Elena. No se puede imaginar quien no lo vio lo bien que llevaba el ritmo y lo "metido en su papel" que estaba, feliz de la vida, pues se sabía estupendamente las canciones, que habían ensayado en clase con la profesora.Don Francisco: tenemos aquí a un buen  fichaje para la orquesta...igual hasta le quita le puesto con la batuta.


En el patio del colegio, una vez la procesión reanudó la marcha, la luz favorecía la imagen del paso mientras recorría el colegio, pues el dorado relucía y los rayos del sol mostraban una atmósfera de misterio, como si la luz divina iluminara la imagen de la Virgen Niña. Esta misteriosa tiniebla, junto a las tonalidades del jardín 




(el verde de los árboles, el marrón de las tejas,...), las albas, que dañaban  la vista de blancas, el mencionado  dorado cegador, cuando se combinaban con el incienso, nos regalaba a los presentes un ambiente 
mágico que sólo se vive en Andalucía y, si me apuran, únicamente en el colegio de la Compañía de María en el mes de Noviembre...cuántos Noviembres han sido testigos del paseo por las calles de Jerez de nuestra Niña 

María...cuántos haces de luz como los de ayer, antes perpetuados en las fotografías en blanco y negro; ahora, en fotos de color y digitales. Creo que alguna de estas fotos van a ir a parar a Logroño. Saludo a la antigua alumna que nos visita desde allí y desde allí comparte con nosotros la alegría de esta celebración (quizás mezclada con nostalgia que proporciona la distancia  o con la melancolía que transmiten los recuerdos). Siempre es un placer saber que alguien lee lo que una escribe y saberse de este modo vinculada a antiguas alumnas que aprecian de tal modo el colegio.
Otros muchos antiguos alumnos visitaron la Compañía de María ayer. Muchos, del año pasado. No pude saludar a todos ellos por encontrarme ocupada con el deporte fotográfico (para mí no es una afición, pues no soy aficionada, sino un deporte, por lo que corro y las veces que 
recorro la fila en busca de un ángulo aceptable-que suelo no conseguir, por cierto-). Saludo ahora a estos exalumnos míos desde aquí. Algunas de ellas echaron una mano a las  niñas del coro, que iban cantando las canciones que ensayaron con 



don Carlos, las de la Niña María, por la calle, con algo de vergüenza más de una, porque estamos en la edad (yo no estoy en la edad, ojalá, es una manera de hablar, -¿como se llama a este plural en primera persona que se emplea de forma enfática?-). El grupo de Fabiola Ruiz de Arévalo (muy orgullosa de su lindísima hermana, quien había ganado el concurso de redacción de la Niña María en su clase), Inmaculada Azofra, Julia Benítez, Elena Blanco y su tocaya (como se llaman en tuenti)  

Elena Martín no dudaron (bueno, un poco, pero fue completamente voluntario y espontáneo) en sumarse a la fila, como hace dos años, cuando estaban aún en el colegio y prestarnos sus voces otra vez ese día. Celebrada fue entre ellas la voz de Inmaculada. Dentro de nada hay que tratarlas ya de "doña"--¿te imaginas, Fabiola?




Salimos del colegio por la calle Zaragoza y fuimos en procesión hasta el tempo de los padres Capuchinos, donde nos esperaban los alumnos más pequeños del colegio, que habían visitado ya a la Virgen de la O en el templo, vestida por su camarera, doña Isabel Fabra, a quien habíamos saludado hacía poco en el acto de presentación del cartel del LX aniversario de la bendición de la Virgen y volvimos a hacerlo, felicitándola, además por lo bonita que se veía la imagen de la Virgen de la O en el altar. 
Mientras caminábamos hacia el templo (véase la gallarda apostura de Santiago en la foto donde se ve al grupo de antiguas alumnas cantando), saludamos a muchas personas de Jerez vinculadas con el colegio por haber sido alumnas y también había muchos padres y madres de alumnas que no quisieron perderse la procesión. Como iba 
ensimismada (será "enmimismada") sacando fotos, no me he dado cuenta hasta ahora que estuve cerquísima de doña Dolores Jurado y me he percatado ahora que estoy viendo las fotos que hice. Siento no haberla saludado...pero es que veo también a mi suegra, a la que tampoco vi entonces, y a la tía de mi marido...y a otra señora que 
conozco en una foto que saqué allí en la distancia, desde lo alto de los escalones de entrada a Capuchinos, desde donde se tiene la misma perspectiva que la Niña María. Así es como Ella ve a las personas que vienen a adorarLe y rezarLe (pero Ella no tiene que esperar a meter la tarjeta de la 
cámara en el ordenador para distinguirlas). Antes de entrar en Capuchinos, los niños más pequeños, los que no se quedaron ya en la misa, sino que, por su corta edad, volvieron al colegio, es decir, los de tres a nueve años, aplaudieron a la 
Niña María, a la que ansiaban ya ver aparecer doblando la curva de la avenida, llevada por este grupo de niñas guapísimas.
Antes de entrar la Niña en la iglesia, se depositó la imagen en las manos de las tres alumnas que han  sido votadas en 4º ESO como mejores compañeras: Celia (su familia puede estar contenta, pues su hermana Julia también recibió este honor, por algo será); Sita Ferraz (una alumna validísima y muy inteligente que comienza ya su último mes como alumna del coelgio, pues se nos va a los madriles-pero conserva casa aquí-dice ella, algo aliviada) y Ana Ojeda (que, además de un espectáculo en clase, es un encanto de niña). Sólo hay que mirar las caritas de las tres para comprender el aprecio que sus compañeros les tienen.

En la iglesia, Marta Ramírez leyó la monición de entrada. Paloma Solera, Agustín Galán, Lucas, Neha Rodríguez, Santiago Mas Ana Ojeda, la señorita Aurora Gavilán, antigua alumna del colegio, y don Francisco y la señorita Ana 
Palomo, miembros del equipo de pastoral, también participaron en las lecturas. La señorita Elena, por su parte, puso el broche de oro y dio instrucciones para la formación del cortejo de la Virgen, que volvía al colegio para ser allí saludada de nuevo por 
los pequeños alumnos. Las niñas de Infantil y Primaria llevaban lazos blancos como distintivo del día de gala, los cuales sustituyen al antiguo velo y parecen palomitas posadas sobre las inocentes cabecitas de las colegialas. Estos días es 
curiosísimo y muy alegre permanecer en el recreo mirando a las niñas y percibiendo el paisaje como un sembrado de lazos blancos a los que no se da sosiego, ya que el resto del día tras la celebración es de asueto, como lo estableció Santa Juana de Lestonnac en el siglo XVII: las niñas jugarían, cantarían canciones, etc. 
Mientras esto sucedía en el patio del recreo, los mayores, los de 4º ESO que un día disfrutaron como ellos tal día como ayer, sin embargo preferían ahora quedarse en la capilla, cerca de la Niña María, con la que se fotografiaron, 
conscientes de que era la última vez, de que ya no habría más lazos blancos, más uniformes, más risas contenidas en la iglesia, más nervios por salir en la procesión... se acabó...comienza otra etapa para ellos en la que esperamos, siga estando presente la Niña María, a pesar de que están lejos del colegio. Que la Niña María y Santa Juana de Lestonnac protejan siempre a estos niños y no aparten nunca los ojos de ellos.