viernes, 22 de junio de 2012

Los de don Alberto


Es increíble la prisa que se ha dado el curso para  terminar. Ha corrido casi más que yo. Otro año más, los profesores nos quedamos inmóviles resignándonos a ver a nuestros alumnos marchar todos juntos, éxodo que sentimos como un nuevo abandono, una herida más, y casi un desaire de la juventud.


Como si fueran pasando las páginas de un libro, una promoción tras otra se va yendo del colegio. La vida de un profesor coincide con el grosor del libro. En el de don Alberto, la última página está ilustrada con las fotos de estos alumnos:

Me gusta pensar que la última página del libro de don Alberto está ilustrada con una imagen preciosa del patio árabe en la que Íñigo está tocando el fagot y Chema, el violoncelo, entre columnas adornadas con hiedra; las alumnas bailan el vals vestidas de damas decimonónicas y los alumnos, con uniformes de soldados, acompañan a las niñas que conocieron en el patio de Infantil, las cuales ya son mujeres.

En la última página del libro de don Alberto, hay una fotografía de  Macarena en un velero; de Fran tocando la guitarra, con las mejillas sonrosadas; de Santiago, junto a un agujero negro; de Lucía Barrios con uñas pintadas de colores; de Arturo pensando en su Hermandad; de Agustín pensando en todo...

En la última página del libro de don Alberto, Paloma  le lanza dudas a la velocidad del rayo; Alberto Barreda muestra, orgulloso, su licencia de armas ; Curro Escalona toca la guitarra por Paco de Lucía; Ana Ojeda le entrega un rosco de Navidad que él mira con ojos gulosos; Neha Rodríguez danza un exótico baile de puntillas; Javier Morales busca wifi; Laura Cobos habla de sus sobrinos; Natalia Pacheco muestra una amplia y bonita sonrisa...la estáis viendo, ¿verdad?; Celia siente su alma llorar escuchando la poderosa voz de  Ismael Jordi; Patricia Revaliente , "rellorona"; Adriana Vega entrega, diligente, la traducción 23 del libro de Pepito; y Luis González no tiene la mínima intención de pelarse...

En la última página del libro de don Alberto, hay una foto de Lucía Marín, preocupada porque no llega a entender aquel ejercicio y ella es muy perfeccionista; hay una fotografía de José Ángel Cauqui tocando el saxofón; de Nazaret en el anfiteatro de Itálica, con las tres clases de 4º, como ella quería; de Elisa Palomo recitando un poema de Bécquer..."Volverán las oscuras golondrinas..."; Cristina Bonilla está guapísima vestida de novia; y de Juan Zambrano no hay foto porque no se estaba quieto...

En la última página del libro de don Alberto hay más ilustraciones aún: Marta Ramírez y Alejandro Peña posan junto a Fermín y Fermina; Miriam de Jesús se yergue adusta caracterizada como Bernarda Alba; Cristian está boxeando; Ignacio Sánchez hace comentarios irónicos; Enrique Coiras golpea esforzadamente con la raqueta una pelota de tenis; Pedro Aránega sueña con una toga y un pleito; Elena Poblete pasea con un misterioso traje de gasa verde pálido, junto a un amigo también misterioso...

En la última página del libro de don Alberto, Elam no da crédito a que no hayan cesado a una diputada de su cargo por no saber hablar bien..."¿pero eso cómo va a ser?"; Andrea sonríe, contenta...siempre lo hace cuando la miro; Lucía Fernández mira con la serenidad de sus ojos claros, en los que a cualquiera le gustaría perderse; Juan Fernando hace gala de su "educasión"; Pablo Román se pelea con el inglés; y Lucas Caballero piensa en la siguiente jugada...¿la torre o el alfil?...

En la última página del libro de don Alberto, María Rubio, alegre, está enredando con sus amigas, que la escuchan encantadas; Raquel García suspira por Cristian Gálvez y éste le manda un beso; María Enríquez recoge un premio en Granada; Ana Garrido, de tez blanca, ojos claros y cabello rubio como el oro, parece una dama del siglo XIX, con su falda color crema...; Pablo Carrizosa practica waterpolo hasta ya entrada la noche; Guillermo Lafuente , atento y responsable, estudia, y María Navarro dice....¡ufff!...


En la última página de su libro hay una imagen de  Sergio Romano peinando a las niñas para el vals; de Marta Sambruno fabricando un precioso "christmas"; de Julia Monje, recitando un romántico poema; de Elena Cordón paseando servilletas por una pasarela; de Pablo Peña en el papel de marqués de Calatrava; de Alberto Hernández, orgulloso en su graduación; y otra foto en la que, no me creeréis, pero Alberto Martín es clavado a Síndrome, el de los Increíbles...

En la última página del libro de don Alberto, Ana Moreno piensa en irse a Inglaterra para perfeccionar aún más su inglés; Alejandro Ruiz habla de sus reptiles; Cristina del Castillo está vestida de ratoncito y se casa con Martina; Marta Romero, primorosa, hace manualidades; Teresa Galiana mueve nerviosa su pie izquierdo, que hace girar el zapato, mientras hace un examen; Elena Mesa posa con una sonrisa preciosa, apacible; María Aguilocho llora sin consuelo porque su amiga se va a Madrid... y hay una foto de Sita con el diccionario de inglés y otra de Rocío Jaraiz con la bata de doctora  más glamurosa jamás vista...

Y ahora cerramos ya su libro, lo dejamos dormir en paz... Ahora bien, cada vez que queráis abrirlo para recordar todo lo vivido este curso, y estar con él y con nosotros un ratito, aquí estará el blog para ello... Os esperaré siempre...

 Gracias por el curso que me habéis regalado.



Último día de clase



 En la última mañana en el colegio la actividad ha sido un poco...¿frenética?

Para empezar, a primera hora teníamos en clase, fabricada y traída por Marta, la cápsula del tiempo, que fuimos llenando con recuerdos.

Después, retiramos la decoración de la clase para dejarla "desnuda" y que la próxima promoción se encargara de conferirle sus propios rasgos, sus características...

A las 9:30 comenzaba la última eucaristía del curso, y hubo que trasladar las sillas allí. Ofició la misa don Francisco ayudado por don Pedro 

 (en lo que le dejó ayudarlo, porque el "podéis ir en paz", que era casi lo único que decía don Pedro, lo dijo don Francisco sin darse cuenta). También lo asistía en el altar don Ignacio. La eucaristía resultó muy bonita, una acción de gracias por todo lo ocurrido en el curso, lo bueno y lo no tan bueno, como decía el capellán. El entorno de la gruta es maravilloso y las eucaristías allí resultan diferentes, originales, nuevas...El coro con don Carlos cantó estupendamente...qué pena que ya se disuelva...Pedimos por don Alberto, por los alumnos, por los profesores, por don Francisco Párraga, para que Dios lo ilumine en su labor de capellán,...y también por don Iván, el Imán, el seminarista, que jugando el partido del otro día en el equipo de los profesores contra los alumnos,se rompió el talón de Aquiles y hoy lo operaban.
Agradecemos al equipo de Pastoral el esfuerzo de la preparación de la eucaristía ya a final del curso y lo felicitamos porque estuvo perfecta. No faltó ni el cuadro de Santa Juana, que en el exterior parecía que recibía el halo de luz del sol que se filtraba por entre los árboles. En la foto, Luis de Lestonnac...


Después de la eucaristía nos esperaba una presentación de fotografías acompañada de música que Marta había preparado y teníamos incluso un vídeo del desfile de la Fashion Week que la señorita Mariola se había entretenido en preparar y que sustituirá al que está inserto en una de las últimas entradas del blog (lo publicaré en esa entrada cuando me lo pase la señorita). Los niños reían al ver fotografías suyas, unas más antiguas y otras más recientes, desde Infantil hasta Secundaria. 







  Los alumnos de Infantil colmaron a las doce el Salón de Actos para asistir a una representación teatral de los de Astronmía, que se disfrazaron de Pléyades, de Zeus, de toro, para explicarles la formación de las constelaciones a partir de la mitología griega. Terminaron con una bonita danza de Neha y Noelia, dos de las Pléyades.
A continuación, "los músicos de Bremen" dieron un breve recital que queda para el recuerdo publicado en el blog y que nos va a servir para acompañar de música a esa entrada:

Al final de la mañana entregamos las cápsulas a don Carlos Martínez, quien las va a depositar en el sótano (bien selladas, porque si no, mejor no abrirlas después de "x" años expuestas a la humedad). 

Durante toda la mañana los libritos de firmas iban y venían, se acumulaban en montones en a sala de profesores y se perdían para ser luego encontrados en las manos de cualquier otro alumno o profesor...

En el patio, los alumnos mayores nos pedían a todos que les escribiéramos algo en los polos ante la horrorizada mirada de los de Primaria, que todavía no acostumbran hacer estas cosas más propias de bárbaros alumnos de 4º ESO...
Y, hablando de Primaria, hoy se lo han pasado en grande. Todos tenían las caras rojas de lo que habían corrido y jugado Y en Infantil tenían la fiesta del agua...
Todas estas son cosas que no se olvidan  y que hacen que los niños no quieran despegarse nunca de la Compañía de María...
Entre risas, llantos y carreras, el curso se acabó y los alumnos se fueron a sus casas...muchos a la playa... Creo haberme  despedido  de todos los alumnos que no vendrán a recoger las notas el martes. Si me ha faltado alguien, aprovecho para hacerlo ahora: desde aquí deseo a todos un verano maravilloso no sólo  a alumnos , profesores, padres , sino a todos los que siguen el blog, agradeciéndoles su atención.
¡Hasta el próximo curso si Dios quiere!



Nuestros recuerdos han sido "encapsulados"


 Como ya hemos hecho otros años en el colegio, el último día de clase hemos realizado la actividad que llamamos "la cápsula del tiempo", aunque Paloma se empeñe en llamarla "la
cláusula del tiempo"...ojalá hubiera una cláusula en el contrato que firmamos con el tiempo (yo no lo firmé, pero bueno) que estableciera la posibilidad de no envejecer demasiado mal a cambio de, por ejemplo, ayudar a los demás, o esforzarse en el trabajo, etc.

Lo digo porque planteamos la actividad para que dentro de 25 años, cuando se reúnan otra vez los alumnos de la promoción y los profesores, tengamos objetos que nos recuerden los años aquí vividos y ese lapso de tiempo nos parece excesivamente largo a las que hemos pasado de una edad determinada que es mejor omitir para no meter el dedo en la llaga. Hemos propuesto que nos reunamos a los diez años, aunque, la verdad, me viene mejor dentro de cinco. Así seguimos restando y quedamos en que nos veíamos dentro de dos horas, abríamos la caja, veíamos los recuerdos y nos sorprendíamos, ya está.

 Como no nos poníamos de acuerdo en cuanto a la extensión de tiempo que había de pasar antes de que abriéramos la caja de los recuerdos, escribimos lo siguiente en su interior...:

Dentro de "x" años, ...
La señorita Diana llevará dentadura postiza.
Enrique se quedará calvo.
Lucas será ingeniero.

 Y más cosas que creemos que sucederán con el paso del tiempo. Marta nos había sorprendido esta mañana con una caja forrada enteramente de fotografías y plastificada, en cuya tapadera, entre flores y estrellas, se leía: " 4º A". Insuperable. Los de "C" quisieron hacer lago parecido y "algo parecido"
hicieron: utilizaron una caja de zapatos que había en la clase donde estaban los zapatos de tacón que Critina llevó en el desfile. Rápidamente, Ana "revoleó" los zapatos de Cristina y se hizo en medio minuto con todo lo que pudo para rellenar la caja: le chirló el parte a la señorita Mariola (sin tener en cuenta que la profesora lo necesitaba para señalar las ausencias y retrasos en las
notas), terminó de despegar el fragmento de azulejo que Cristina rompió con la
cabeza hace unos meses, recogió palabras de las paredes, mandalas, el cartel de la señorita Mariola,...total, que le hizo limpieza en la clase a su tutora, que debe de estar jy contenta, excepto por la desaparición en extrañas circunstancias del parte. La cápsula del tiempo de 4º C ya está preparada para dormitar cerrada unos años (o unos días, porque la señorita Mariola tendrá que recoger el parte).

En la cápsula de 4º A, la mañosisima y servicial Marta  Sambruno pegó en el interior de su "cofre" la lista de la clase que don Alberto le había dado a Celia, con la cual explicitamos también el vínculo del profesor con esta promoción.

¿Qué hemos alojado en la caja? Por supuesto, los exámenes de Curro, el que estaba lleno de tachones y con mala letra y la pulcra corrección que hizo y que nos ha acompañado enmarcada en la clase desde entonces; dibujos que son copias de los del castillo que tenemos en clase, en cuyos dorsos escribí los nombres de los alumnos; la piruleta de las ofrendas desarticulada, que nos recuerda el primer día de clase y también el último, ya que nos comimos hoy las piruletas que venían dentro de la piruleta gigante; fotografías de los niños en el colegio; folios que contenían impresa la última página del blog, donde se lee : "el fin de una etapa"; la camiseta del robot que diseñaron para el concurso de Lego y también la acreditación de Lucas como concursante; alguna palabra de los letreros de la pared; los folios con los chistes de Mafalda que han estado todo el curso en el mural y que don Alberto se entretenía en leer; la corona de Luis XVI de Lucas; unas cariocas de Miriam y otras de Juan, un dibujo de la clase realizado en 6º EP que guardaba y les ofreció la señorita Maribel Daza ; la pancarta que le hicieron sus compañeros a Santiago para darle la bienvenida a principio de curso cuando se operó; y hasta un llavero con un trébol y un lazo amarillo, color con que me he enterado hoy que se identifica la clase...el amarillo trae mala suerte y el trébol, al contrario, así que no sé si se producirá una neutralización...; Marta esparció pétalos de una rosa que adornaba la capilla el día de las Confirmaciones; los diálogos que se aprendieron las niñas del libro "La casa de Bernarda Alba" y yo no sé cuántas otras cosas más hay en la caja,...entre otras cosas no lo sé porque he extraviado el papel donde lo apunté para dar cuenta en el blog...

En cuanto a la preciosa caja, las fotografías estaban magistralmente elegidas y daba ternura detenerse en cada una de ellas: don Alberto en el concurso "Paso del rosco"; las niñas en una barquita en Sevilla el dia que fuimos a Itálica; la tarjeta con la que me felicitaron en mi santo; Ana Ojeda mostrando el interior de un armario en el que estaban metidos dos compañeros; los alumnos jugando en clase de inglés; la procesión de la Virgen de la O; la señorita Mariola y los niños escribiendo en los libritos de dedicatorias; la Confirmación junto al Obispo; la obra de teatro "La bestia y la Marsellesa";el reparto de poemas; Ana Ojeda con la pizarra-calendario de 3º; el día del vals; visita al periódico; La JMJ; anfiteatro de Itálica; fotografía de grupo en la plaza de España; pizarra llena de dibujos, cifras y datos que mostraban los nervios de los exámenes en los últimos días de clase; el dibujo del spray de 4º C; fotografías de los libritos; el blog; Aa Ojeda y Lucas como Pinocho y Gepetto; La vida es sueño; la graduación; día del siglo XIX; don Carlos Martínez con un birrete; el patio árabe engalanado; disfrazados el día de la Paz; el rosco de Navidad de Elisa con las letras del concurso ; Neha bailando en el patio árabe; el dibujo del robot del concurso; las uñas de Barrio Sésamo de Nazaret; el christmas en inglés que fabricó para mí y me envió Marta; los bocadillos en el calentador en enero; de la Niña María; del día de los Siglos de Oro; de las clases que dábamos al sol en invierno...

Recuerdos dentro y fuera de esta caja, de esta cápsula, de esta cláusula, diría alguna... Muchas gracias a Marta una vez más, porque es única y a todos los que han contribuido a llenar esta caja con su ilusión y sus recuerdos. Dentro de "x" años la abrimos de nuevo...

¡Ah, sí! Dejamos un huequito para los alumnos de 4º B que quisieron "encapsular" sus recuerdos, como Marta Romero,con quien compartió caja la clase de  "C"  y Elisa, que introdujo unos dibujos y una carta que escribió sobre lo que habían supuesto para ella los dos años que había pasado en la Compañía de María, y que estoy deseando leer...pero para eso tiene que pasar todavía  "x" años...

Ganadoras del concurso "Bodegas Tío Pepe, González-Byass"

Las alumnas de 4º ESO A Miriam de Jesús, Paloma Solera y Adriana Vega recibieron el pasado jueves un premio en el colegio por haber realizado con constancia y calidad las traducciones del libro "Pepito, a little merry mouse in Sherryland".
Las felicito por su diligencia y les agradezco su participación.

jueves, 21 de junio de 2012

"Musa del violonchelo"


  La señorita Mariola escribe lo siguiente en un correo electrónico al que adjunta esta obra tan maravillosa en que se aúnan música y dibujo, bonita manera de plasmar la afinidad que tiene con su ahijado y de desearle lo que él más quiere:

Regalo para Chema, mi ahijado de confirmación, espero que llegue muy lejos en el mundo de la música y que esta musa le inspire muchas sinfonías.

El fin de una etapa...

Ya va llegando la hora de decir adiós, pero los niños se resisten a pensar que ya no vendrán más al colegio, ni siquiera después de las vacaciones...que ya no podrán decir más aquello de "el lunes te lo levo al colegio", porque  ya no habrá más lunes en la Compañía de Maria para ellos...

A pesar de que tienen muchísimas ganas de vacaciones, se aferran a su colegio, a sus amigos, a sus recuerdos aquí. Entre estos recuerdos, se encuentran los juegos con que las niñas solían entretenerse en los recreos de Primaria:

Los libritos de dedicatorias, la gran sorpresa del día


 Don Sergio Blanco, padre del AMPA, a estas horas debe de estar durmiendo la siesta para recuperar la falta de sueño que esta noche le ha proporcionado la fabricación de todos y cada uno de los libritos que los niños esperaban como agua de Mayo. Más de ochenta libros que ha fabricado de una vez este señor de palabra y de recursos...
 No puede imaginarse don Sergio el regocijo con el que acogió cada alumno de 4º su librito y los paseos que han dado por todo el colegio buscando quien les escribiera algo, fuera profesor, alumno, miembro del personal no docente,...



 Los profesores hemos pasado gran parte de la mañana escribiendo dedicatorias a nuestros queridos alumnos, y ha habido de todo,  lágrimas, abrazos, globos (que, por cierto, no sé qué pintaban esos globos en el regazo de la llorosa Paloma, que en la foto está junto a una igualmente llorosa Miriam)... Todas estas reacciones fueran disparadas por los cuadernitos


que, dicho sea de paso, estaban perfectamente realizados y que recordaban a las cartillas antiguas de la Compañía de María. Un diez para don Sergio, que ha conseguido llenar con alegría y emoción estos días de final de curso que habrían sido más vacíos, tristes y desabridos sin los libritos amarillos.
En la fotografía, la señorita Mariola y algunos alumnos, escribiendo en los libritos en el lugar que según decía ella, bromeando, era un taller chino clandestino, ya que estaba lleno de distintos enseres que tenian que ver con la celebración del final de curso.




Muchas gracias a don Sergio y al AMPA, que hoy nos han hecho felices (o tristes, yo ya no sé, con tanto llanto) con este precioso detalle que cada año tienen con los alumnos y que guardan como oro en paño. Hoy mismo estaba hablando con Beatriz Jaraiz, que ha venido al colegio a vernos y me comentaba que esta mañana había estado releyendo, con cariño, su librito de 4º, que guarda desde entonces.
Los libros que han circulado hoy por el colegio han llegado a las casas cargados de recuerdos, de muestras de cariño, de palabras gratas, de chistes, de anécdotas, de dibujos y de pegatinas. Cuando los niños los abran dentro de unos años, todo esto, que quedará tan lejos, se lo acercará el librito a nuestros alumnos,... porque todavía puedo permitirme llamarles alumnos míos. Mañana ya no lo serán.
No llores Celia...Aunque hoy te han ganado Paloma y  Miriam... Ya veremos mañana...