miércoles, 21 de noviembre de 2012

Niña María 2012/13


Un día de la Niña María diferente para mí por muchos motivos:

Ayer por la tarde me dolía la cabeza como si un bailador de flamenco estuviera dentro de ella, taconeando de lado a lado, bailando en el interior en círculos. Así se lo describía yo a quien me acompañaba en ese momento.




Esta mañana había cesado el dolor, pero fue sustituido por otro sin manifestación física:  no he tenido tutoría de la que hacerme cargo. No he tenido niñas a las que decirles que estaban guapísimas ni niños a los que decirles que iban elegantísimos. No hube de comprobar si los alumnos habían traído las autorizaciones para salir del colegio, ni he escuchado mis propios tacones sonar mientras corría escalera arriba hacia la clase en la que me hubiera tocado estar.

En vez de esto, he ayudado con el uniforme a mi hija y le he plantado en el pelo un par de lazos blancos, como dos banderillas, que ha lucido todo el día. Día de gala. Todas las niñas de Primaria e Infantil llevaban los tradicionales lazos de un blanco inmaculado posados en sus cabezas, que siempre me han recordado a las palomitas de las tartas de merengue de las monjitas de Gracia.

Me ha faltado este año la mesa redonda de antiguas alumnas, que explicaran a los niños el hilo conductor que une el presente y el pasado de la Compañía de María: los velos, los guantes, los escudos de plata, las estrellas doradas y plateadas (a ver si las recuperamos...para ello apelo al AMPA y a la directora, que sé que ella las recuerda de cuando era una pequeña alumna del colegio que ahora dirige), las chascas, las solemnes entregas de notas, las religiosas, la madre Sánchez de Alba, favorita de doña María del Carmen Durán, la gruta, el salón de Actos, ...tantos sitios, personas e ideales que nos unen y que no he podido recordar este año con los niños de mi tutoría, la cual ahora comparto con la señorita Laura y la señorita Ada, a quienes les estoy muy agradecida por la suplencia, el trabajo, la entrega a los niños y el cariño con el que lo hacen.

No he compartido un ratito de charla (y de nervios) en la sala de profesores a primera hora de la mañana con mis compañeros; no he indicado a las niñas que han de acomodar un poquito el largo de las faldas a la solemnidad de la ocasión; no he transmitido a los niños ningún mensaje sobre sus manos, que han de estar fuera de los bolsillos; no he sido "reportera gráfica" del evento; no he acompañado a los niños en la fila, mirándolos fíjamente cada vez que abrían la boca en un amago de decir cualquier cosa al compañero; no he dicho a las niñas que no es de buena educación tocarse el pelo, ni morderse las uñas, ni cruzar las piernas en la iglesia...No he cantado las canciones del día, a pesar de lo cual, ha llovido mientras estábamos en la iglesia de Capuchinos.

Tampoco he leído las redacciones del concurso de la Niña María que los niños han realizado. Tenía muchas ganas de leer algunas, como la de Paula Ruiz de Arévalo, que escribe fenomenal o la de Blanca Valdés, y tantas otras redacciones como niños hay en 4º ESO, las cuales me habría gustado leer para conocer los sentimientos de los niños y la forma de expresarlos.

No era agradable desde el punto de vista del olfato, pasear hoy por la calle Paúl, pero la Niña María avanzaba ajena a ello, rodeada de nardos y de niños que se turnaban para cargarla y esperada por alumnos de  Infantil y Primaria que parecían los angelitos de la guarda de los más pequeños al partir hacia el colegio de la mano de éstos, cuidándolos y tranquilizándolos, porque para ellos era el primer día de la Niña María como alumnos, y más de uno había que, apabullado por la situación, La contemplaba con alguna lagrimita que rodaba hacia abajo, atraída por la fuerza de la gravedad...la "gravedad" de la ocasión.

Chema, antiguo alumno, tocó en la misa  el "Celestial Niña" con el violoncelo. Hubo muchos antiguos alumnos. Una pena que con la algarabía del reencuentro, no se guardara el silencio debido (siempre ocurre lo mismo), pero se agradece la asistencia y las cariñosas muestras de afecto a sus viejos profesores (que no " a sus profesores viejos").

Rostros conocidos de Jerez, muchísimos. Me he puesto al día de la actualidad de muchos de los antiguos alumnos. Es sorprendente pensar en las redes que extiende el colegio. Gracias a él conozco a tantas personas increíbles... unas más notables, otras menos, unos trabajadores, otros...menos, pero todos muy buenas personas. Santa Juana y la Niña María, detrás de todos nosotros y uniéndonos entre sí ("entre nos", sería lo lógico). Y esos padres que cada año saludamos el día de la Niña María...realmente emocionante.

Cuando llegamos al colegio, subí hasta el coro de la capilla y desde el mismo corazón de éste, fui testigo de la llegada de la Niña María, de cuya presencia avisó el Himno de España, nuestro país, que por tradición es cristiano, católico y apostólico.¡Cómo sonó el himno en el órgano de don Francisco!¡Y cómo sonaron las demás canciones! Una, "Canticorum iubilo", preparada por nuestro músico y otras, como "Celestial Niña", "Desde el fondo del mar" o "Madre", ensayadas por don Carlos Martínez y el coro estos días.

Otro motivo por el que el día de la Niña María fue diferente desde  mi perspectiva es que faltaba don Alberto. Desde que trabajo en el colegio, don Alberto no faltó nunca a su cita. ¿Alguien puede no imaginarlo, o no escucharlo, mandando a los niños ir de un lado a otro para equilibrar las filas en la procesión? Hoy no estaba allí y se notaba muchísimo, pero cuando entré en la sala de profesores, que estaba solitaria en aquel momento.. don Alberto me hizo un guiño, una señal: había una caja de polvorones sobre la mesa, unos polvorones en un día como hoy le saltan las lágrimas a cualquiera que conociera a don Alberto y supiera de su amor por la gastronomía y su dedicación desde principio de curso y hasta casi el final a la venta de dulces de Navidad para el viaje de fin de curso. Lo consideré como un saludo de don Alberto y sonreí en silencio.

Y, bueno, poco más. Los niños quisieron hacerse una fotografía conmigo, la cual reclamo desde aquí, porque me gustó mucho el detalle y los echo de menos. Ya he comentado con algunas personas que sólo he estado con ellos tres semanas a principio de curso, pero, a pesar del poco tiempo que hemos pasado junto, los añoro mucho. Me gustó también saludarlos el día del Maratón y me sentí orgullosa de las medallas que ganaron, los de mi tutoría y el resto de mis alumnos de 4º. Ese mismo día recibí en mi cuenta de correo como regalo una bonita foto que ya publicaré más adelante, la cual habían preparado entre mi tutoría y la señorita Laura. Me animó muchísimo.

Espero curarme pronto y estar allí disfrutando del día a día del colegio, en el que también está la Niña María presente, aunque quizás no de forma tan ostensible como hoy. En eso consiste la fe: en ver lo que no se puede ver. La procesión de hoy ha sido muy bonita, muy bien preparada, la capilla estaba preciosa y la Niña María , igual, pero  debemos tener presente no sólo ahora, sino durante todo el curso, que somos Compañía de María. Pensad sobre ello, sobre lo que ha de diferenciarnos de otros y actuad en consecuencia.

Gracias a todos por el día.

viernes, 16 de noviembre de 2012

La antigua alumna Marta Mateos Caballero se pone en contacto con nosotros


Hace unos meses Marta dejó un comentario en le blog. Tengo muy buen recuerdo de esta alumna. Le pedía que nos escribiera contándonos lo que estaba haciendo, y recibí la agradable sorpresa el otro día:

¡Hola!

Hace tiempo que tenía ganas de escribir una entrada para el blog pero no se me ocurría de que hablaros. Hoy me he sentido más inspirada así que allá vamos. Comenzaré presentándome.

Me llamo Marta Mateos, tengo 21 años y estudio el Grado de Educación Social en la Universidad de Huelva. Mucho os preguntaréis “¿Educación social? ¿Qué es eso?” Y por ello he decidido hablaros sobre mi carrera y describiros mi experiencia con el fin de que a alguno os sea de utilidad.

Como muchos de vosotros estuve en nuestro querido colegio toda la etapa de la educación obligatoria. Terminé la secundaria en 2008. Nunca fui muy buena estudiante (¡de hecho repetí cuarto de E.S.O!) pero con algo de dificultad conseguí terminar el bachillerato de ciencias sociales en el Cuco. Cuando realicé los exámenes de selectividad una duda me invadía. No sabía si estudiar trabajo social, una carrera que me encantaba puesto que he sido scout muchos años, o decantarme por estudiar algo relacionado con la comunicación. Entonces mi madre me dijo: “¿Y no te gustaría ser Educadora Social?”. Yo no tenía mucha idea de qué se trataba y decidí informarme. Descubrí que la principal función del Educador Social es ayudar a las personas (sea cual sea su procedencia, sexo, edad o clase) a adquirir las habilidades sociales necesarias para integrarse de manera adecuada en su entorno y ello, por supuesto, con buen humor, paciencia y alegría. Y me dije a mi misma: “Esta es mi vocación”.
Ahora mismo soy muy feliz. Estudio lo que me gusta, se me da bien y saco buenas notas porque me siento realmente motivada con lo que hago.

Os cuento esto porque muchas veces cuando estaba en secundaria todo me parecía muy complicado, suspendía muchas asignaturas y pensaba que nada tenía solución. Es verdad que hay que esforzarse siempre, porque si no se cierran muchas puertas, pero lo más importarte es fijarse metas, encontrar algo que te motive y que te haga feliz.

En este momento os escribo desde un pueblo del sur de Italia (un país que me encanta desde que don Jesús impartía la asignatura de cultura clásica) llamado Cosenza, donde me encuentro de Erasmus en mi 3º año de carrera. ¡Y parece que fue ayer que estaba sentada en los mismos pupitres que vosotros! ¿Quién me lo iba a decir?

Os deseo lo mejor, esforzaros mucho y aprovechad todos los buenos ratos que os quedan en nuestro maravilloso colegio.
Ciao Belli!

Pepito, a little merry mouse in Sherryland IX




Part IX

jueves, 15 de noviembre de 2012

Jueves, canción



Bueno, ésta no es una de las canciones que estéis acostumbrados  a escuchar, pero a mí me encanta. Austria aproximadamente en la mitad del siglo XX. En la película se intentó recrear el ambiente de la Segunda Guerra Mundial...La casa, el jardín, la naturaleza, los lagos, las montañas...¡Qué anhelo de pasado!

martes, 6 de noviembre de 2012

Teen takeover

Hola a todos:

Ahora que estaréis más tranquilitos después de la preevaluación (aunque no por mucho tiempo), quería preguntaros si estáis haciendo uso de la página "Teen takeover", el blog escrito por americanos de vuestra edad cuyo feed está en la columna derecha del blog.

La última noticia, el lanzamiento al mercado del cepillo de dientes de Justin Bieber, que "canta" canciones de este muchacho y así se alarga el cepillado el tiempo necesario para una adecuada limpieza:
http://www.yorkblog.com/teentakeover/2012/11/05/become-a-bieber-brusher/

Hay muchos artículos interesante, y se van publicando con frecuencia. Me gustaría que le echarais un vistazo de vez en cuando, como si fuera un periódico (querida  amiga Mª Victoria, tú enemistad con el inglés te exime,... pero mis alumnos, que lo visiten).

¿Habrá uno de los Beatles, Federico? Tú y yo nos lo compraríamos seguro y no veas el ritmo que tendríamos a las siete de la mañana antes de venir al colegio...

jueves, 1 de noviembre de 2012

¡Señorita Lola!


Me siento abrumada. La estupenda profesora que está dando las clases por mí es seguidora del blog...En tan poco tiempo y ya seguidora.

La señorita Lola nos está ayudando muchísimo; esta trabajando mucho para cumplir con su deber lo mejor que puede, y lo está haciendo muy bien. Ha tomado las riendas de la clase y ,a pesar de que le ha tocado entrar en plena época de exámenes, ha superado las dificultades con mucho esfuerzo y talento.

A partir de ahora, todo le va a resultar más fácil, estoy segura. Espero que sus estancia en el colegio sea muy agradable, que los alumnos se porten con ella tan bien como lo merece.

¡Muchas gracias, señorita!

¡297 seguidores!