martes, 25 de junio de 2013

This is the end...


Hoy el día no puede dar más de sí:
 A primera hora de la mañana,, después de saludar los tutores a sus alumnos, celebrábamos una eucaristía para el alumnado y profesorado de los cursos de Secundaria, oficiada por el capellán en la capilla (valga la redundancia de lexemas).
Con ella dimos fin al curso y agradecimos a Dios todo lo que nos ha dado este año. Me encantó la lectura : "no echéis perlas a los cerdos"..."margaritas

ante porcos". "Margarita"en latín
significa "perla", aunque durante mucho tiempo se ha traducido esta frase como "magaritas ante los cerdos" en vez de "perlas ante los cerdos". Es una frase que me gusa mucho y a la que recurro con cierta frecuencia. Un momento culminante  fue cuando Rocío López suplió a
Ludi con el grito "Viva la Compañía de María"...Lo próximo será ponerse una bata de cola y cantar una copla...¡Ah, no! ¡Si eso ya lo hace!

Aprovechamos esta misa de final de curso para celebrar allí mismo, en nuestra capilla, la Primera Comunión de la alumna de 3º ESO Camila, cuya familia la acompañó en este día tan importante para ella.

Finalmente, se llamó a los alumnos que se habían confirmado este año para darles una bendición de Su Santidad el Papa Francisco.

Tras la misa, hubo un concierto de música a cargo de don Francisco y dos componentes de su orquesta y coro. Momentos de paz vividos en la capilla. Poco nos iba a durar esta sensación placentera, porque después fuimos a las clases y   los
libritos de dedicatoria que regala el AMPA  volaban , iban y venían de una clase a otra, pasando por la sala de profesores, el patio del recreo, etc.Los alumnos volaban con los libritos y los profesores volábamos detrás de los alumnos. El colegio parecía un aeropuerto.

Además, en 4º ESO "A", "encapsulamos" todas aquellas cosas que los niños
pensaron que querían vincular al recuerdo del curso: la caja contenedora era de Zara, claro, pues la trajo su tutora. ¿Qué metimos en esta especie de nave
espacial que va a durar plastificada hasta que a José Antonio Navarro se le caiga el flequilllo-hemos hablado de esto hoy-? Pues la
cartuchera de Nerea, una muñequita realizada por Patricia Estévez, con su uniforme de la Compañía (de la muñeca, no de Patricia); una mano de madera, réplica de la que don Carlos usa para medir el largo de las faldas, que le pidió Patricia Gallego al profesor;  el bolígrafo de la suerte Jerónimo; el sol que
señalaba el tiempo diurno en el

cuentacuento de "los duendes y el zapatero"; el calendario de la clase, con Blanca "kani"; la agenda de Isidro (¿su "encapsulación" puede que se deba a un deseo de hacerla desaparecer para no tener que dar cuentas de una serie de anotaciones?-es broma-);  dos letreros con palabras de las que estuvieron en la pared de la clase ("reputado" y "adusto"); una invitación de boda de Rocío López, con alianzas dibujadas y todo; una cita mía para el médico , del mes de Noviembre, un librito del día del siglo XIX, una foto que Carmen había hecho e imprimido, del armario del cuarto de baño donde se metían Rocío y ella a dar sustos); el cuaderno de música de Betriz Pruaño; un frasco de colonia de María Romero y algunas cosas más.

Para finalizar el día, la señorita Mariola tuvo el detalle de traer una serie de fotografías que se había entretenido en seleccionar, en que veíamos a nuestros niños desde pequeñitos hasta ahora e incluso vídeos que había guardado de cuando les dio la asignatura de teatro en 1º ESO. Las risas se escuchaban en todo el colegio.


Por la tarde, apenas acabados de almorzar, ya estábamos de vuelta en el colegio entregando las notas y toda la documentación de final de curso a los padres.

¡Qué mona!

Menos mal que  esta noche ponen en la tele de Gran Hotel (último capítulo) para relajarnos (relativamente, porque la serie es algo "intensa"). Aprovecho para recordaros que la época en la que se contextualiza la serie es principios de siglo XX, un tiempo que hemos estudiado en Literatura, la Edad de Plata de la literatura. ¿Alguien me recuerda los movimientos literarios de este tiempo en España?


Parecía que el día no iba a tener fin, pero he aquí que sí. Mañana será otro día y a cada día le basta con su afán Suafán y su papeleo. Mientras tanto...

¡Feliz capítulo de Gran Hotel a todos!...En especial a Cristina Valle y a su madre (ellas saben por qué).

No hay comentarios: