martes, 24 de septiembre de 2013

Las abuelas de Cristina

¡Qué bien! El blog se alegra con vuestras contribuciones. Sabía yo que esta promoción era participativa y animada.

Cristina Marchán ha querido compartir conmigo (y me da permiso para que yo lo comparta con vosotros), esta reflexión que sobre sus abuelas hizo en Navidades y regaló a cada una de ellas escrita en un pergamino y enmarcada. Imagino la reacción de sus abuelas cuando recibieron su regalo. Ese ratito de reflexión sobre las figuras de sus abuelas y el detalle tan bonito que tuvo con ellas dice muchísimo del interior de esta niña, a quien yo ya tengo un montón de cariño...¡y no soy su abuela!

Gracias, Cristina, es lindísimo, como la autora.



Porque aunque parezca que no, son unas de las personas más importantes de nuestras vidas o por lo menos deberían serlo. Porque son las únicas a las que le debemos muchísimas cosas como por ejemplo: ser las madres de nuestras madres, cuidarnos cuando somos pequeñitos y darnos más de lo que ellas pueden. 

Son las únicas a las que les da igual aguantarnos de por vida, que aunque no las tratemos del todo bien algunas veces siempre van a estar ahí, para arroparnos por las noches cuando tengamos frío, darnos un regalito cada vez que nos vean, decirnos lo guapa que esta su nieta y que grande se está poniendo. Y lo más importante: esperarte siempre con esa sonrisa de oreja a oreja, sólo y exclusivamente para mí.

         Tengo miedo. Miedo de que un día llegue a su casa y ya no esté allí esperándome con esa sonrisa. Y es que cuando me abraza la noto tan frágil, tan pequeña, pero tan grande a la vez…Es ella, sólo ella y cada una de sus características la hacen única.

                                                                  Cristina Marchán Coronilla


No hay comentarios: