miércoles, 20 de mayo de 2015

Ajedrez "a lo grande"



Aún no hemos visto al conejo del cuento de Alicia en el país de las maravillas en el colegio, aunque sí vemos de vez en cuando a algún que otro alumno que corre hacia su clase mirando su reloj porque ve que llega al filo de la puntualidad. Pues bien, la próxima vez que lo haga, será en un paisaje que nos va a recordar a la obra surrealista en cuestión, y es que el jardín está cambiando de aspecto...

Esta mañana la "reina de corazones" (para comprender todo esto, les remito al artículo de Eduardo Ramírez en "El Alumnario", Un cuento bastante real), junto a otros miembros del equipo directivo (la señorita Ada, entre ellos, que se me ha asemejado hoy a la figura de Lewis Caroll) y unas cuantas alumnas encantadas de la vida, han instalado en uno de los parterres del colegio un tablero de ajedrez de tamaño mayúsculo.
Este enorme tablero, con grandes piezas (que no "fichas", como me ha dicho algún alumno, y en inglés "chessmen" o "chess pieces") y otros juegos de jardín que están siendo encargados adornarán nuestra zona de recreo y le darán un toque...pues eso, de "Alicia en el país de las maravillas", algo mágico, lúdico, alegre y muy original.

Además, los niños podrán jugar con él, concedido el permiso correspondiente, lo cual favorecerá su inteligencia, pues es un juego que estimula la actividad mental, la concentración, la visión espacial, la atención, etc.

En este punto, no puedo pasar por alto, el origen etimológico de la palabra "ajedrez", aunque ya haya aparecido en el blog con anterioridad. Ya sabéis que los árabes permanecieron muchos siglos en nuestra península y que al irse ellos, se quedaron en nuestro idioma muchas palabras de aquél. La voz "ajedrez" procede del sanscrito čaturaṅga y entró en el idioma a través del árabe šiṭranǧ. Significaba primitivamente "el de cuatro cuerpos", aludiendo a las cuatros armas del ejército índico -infantería, caballería, elefantes y carros de combate-,simbolizadas respectivamente por los peones, caballos, alfiles y torres.

¿Cuál será el próximo juego? ¿Habrá una baraja de cartas gigantes? Si es así, pediremos a Julia Vargas que se ponga de nuevo el modelito de la semana de la moda en la Compañía de María y a Emilio su sombrero de sombrerero loco; Sergio llevará su camiseta de gato de Cheshire. A la señorita Elena la vestiremos de reina de corazones, y a la señorita Ada le dejaremos un traje del siglo XIX para que haga de Lewis Caroll... Y según Eduardo, yo maullaré.













No hay comentarios: