lunes, 4 de mayo de 2015

Thomas Alva Edison

Jerez fue una de las primeras ciudades de España en tener alumbrado eléctrico publico. El invento de la bombilla tal como existe hoy día, se lo debemos a Thomas Alva Edison, que fue el personaje sobre el que investigó y cuya identidad tomó Jaime Conde, el cual nos habló sobre esto y sobre muchos inventos del siglo XIX. Ello nos ayudó a situarnos en el contexto histórico del Jerez de la fundación del colegio.

Ya comentamos que muy cerca del colegio estaba la "fábrica de la luz", la de la electricidad, de la que se conserva todavía una altísima chimenea de ladrillo.

"Mi nombre es Tomas Alva Edison. Nací en Ohio, el 11 de febrero de 1847. A los 8 años, entré en una escuela, en la que duré 3 meses. Me ganaba algo de dinero vendiendo diarios en el tren hacia Detroit. También vendía moras y mantequilla.

Tras salvar a un niño de las vías del tren, perdí el sentido del oído, pero su padre me recompensó enseñándome telegrafía. Gracias a ello, conseguí varios trabajos como telégrafo en estaciones de tren.


Presenté mi primer invento (contador de votos), el cual fue rechazado debido a la probabilidad de que aumentasen los fraudes.

Trabajé en una compañía telegráfica, pero tras independizarme de ella, creé el fonógrafo.

Tras muchos intentos, perfeccioné un filamento para que brillara sin fundirse. Éste fue de bambú carbonatado, y aguantó 48 horas.

Mientras se me adelantaron en el registro de la patente de la película celuloide, patenté los agujeros que hay a sus lados para su sujeción.

También hice una guerra de patentes con los hermanos Lumiere, por el acercamiento al descubrimiento del cinematógrafo.

Se dice que a mi muerte, en el 1931, apagarán las luces de varias ciudades para mi homenaje.

En total, registré más de 1200 patentes durante mi vida, siendo el inventor más proliférico de la historia.

A principios del siglo XIX, se usó la iluminación de gas para el alumbrado público, mediante la combustión de gases como hidrógeno, metano, propano, butano, etc.,

Más tarde, debido al encendido manual de ésta, se pasó a una iluminación de arco eléctrico, que alimentada por corriente alterna, emitía una luz demasiado intensa. Por ello, se retiró para su uso en industrias. En las calles se usaron bombillas de bajo coste, que eran fiables y seguras.

Durante el siglo XIX, se descubrió la locomotora (que ayudó al comercio y al transporte), se descubrió la fotografía (para inmortalizar momentos), la anestesia (que evitaba los intensos dolores en operaciones o heridas, y que sustituyó a drogas tremendamente perjudiciales), la máquina de coser (facilitó el trabajo de costura), el ascensor ( para mover objetos en su eje vertical), el teléfono (estandarizado como medio de comunicación, que acabó siendo usado en los inicios de internet), el submarino (usado en ejércitos e investigaciones), la bicicleta (medio de transporte personal), el dirigible (usado por el ejército) , el termómetro clínico (para medir temperaturas corporales y confirmar síntomas), la máquina de escribir (facilitó el registro de datos, y estandarizó una fuente), el fonógrafo, el automóvil (sustituyó los carros tirados por caballos), la Coca-Cola (refresco popularizado), el gramófono (reproductor de música analógico), el avión (otro medio de transporte), el cinematógrafo (llevado al público para proyectar películas sin color y sin sonido) y la aspirina (ayudó a la medicina evitando dolores, sustituyó a otras drogas perjudiciales o con muchos efectos secundarios)."

No hay comentarios: