miércoles, 17 de junio de 2015

¡Nos graduamos!


Esta vez no estoy haciendo uso de un plural mayestático, puesto que yo también me he graduado junto a esta promoción. Trece son los años que llevamos entrando y saliendo de este colegio y quisimos celebrarlo con una eucaristía, seguida de un acto de imposición de insignias, canciones y una cena, compartida con los alumnos y sus familias en el jardín del colegio.

Los niños esperaron en el patio árabe hasta que fueron las ocho, y entonces entraron, de dos en dos, en la capilla, de una forma muy solemne, muy...académica, por así decirlo. Los niños, de chaqueta oscura, se sentaron a un lado, las niñas, con sus uniformes, a otro. Y la misa comenzó.

La eucaristía había sido preparada por los niños de los tres cuartos y por el departamento de pastoral. Nos gusta que ellos participen de su eucaristía, llenarla de significado, rodear a Cristo, motivo central, de recuerdos de los niños, de sentimientos que depositan en la monición de entrada, en las peticiones, en las ofrendas y en la acción de gracias. Por otra parte, la preparación de la eucaristía los hace familiarizarse más con la estructura y el sentido de la misa.

De esta forma, la preciosa voz de Jaime Johnson abrió la eucaristía, con una monición de entrada que hizo explícita la razón de que estuviéramos allí y recordó la importancia en nuestro colegio de la Niña María y de Santa Juana de Lestonnac.

Otra de las grandes voces de 4º, la de Jaime Conde, llenó la iglesia durante la primera lectura. Rafa García leyó el salmo y Ana Aguilar, la segunda lectura.

En la oración de los fieles, pedimos por todas las personas que han acompañado a los niños en este caminar, profesores, catequistas, personal no docente; pedimos por sus  padres y por los familiares y amigos que no están entre nosotros, por las personas que están viéndose afectada por la crisis y también, cómo no, por los alumnos que salen del colegio, para que Dios los ilumine.

El momento de las ofrendas siempre resulta muy emotivo, porque se presentan una serie de objetos que los alumnos reconocen y valoran como parte de las experiencias vividas en el colegio. Junto al Pan y el Vino, se ofrecieron a Dios unas velas, que nos evocaron a Santa Juana, la cual pidió a Dios que no se apagara nunca la llama que Él había prendido en su corazón; además, se presentaron dos uniformes, uno de chica y otro de chico, como signo de identidad del colegio. Igualmente, presentamos las flores de cartulina que hicimos el primer día de clase y que, en los murales de las aulas de 4º, nos han acompañado durante todo el curso , cada una, símbolo de un alumno. Estas flores se realizaron a principio de curso con la ilusión de entregárselas al Señor al finalizar este año de trabajo y también de alegrías. Entre las ofrendas quise presentar a Froggie, el muñeco mediante el que enseñaba inglés a estos niños en Infantil. Lo mantuvimos como secreto hasta el mismo momento de la ofrenda (agradezco el cuidado en el secreto a mis colaboradores, los profesores del departamento de pastoral, mis compañeras tutoras de 4º y especialmente, a la señorita Ada). Significaba mucho para mí que Froggie estuviera aquel día allí. El mismo muñeco que dio la bienvenida a los niños ahora los despedía. Con más cariño que arte, confeccioné en casa un birrete para él, que también era para nosotros, pues es el símbolo de mi identificación con esta promoción de alumnos que lleva en el colegio el mismo tiempo que yo. Hay alumnos que llevan menos tiempo, porque se incorporaron más tarde, pero quedan también incluidos en esta ofrenda, porque la promoción son todos y cada uno de ellos. Y yo.

La acción de gracias fue leída por Elvira y Marta Álvarez. Hay muchas personas a quienes quisieron los niños dar gracias por estos años: a sus padres, que eligieron este colegio para ellos; a los profesores, pendientes siempre de los niños, por quienes trabajan esforzadamente, movidos por el amor a ellos y a nuestro proyecto educativo; a Santa Juana de Lestonnac, que, oponiéndose a todo obstáculo, creó una orden de enseñanza que un día llegó a Jerez; a las religiosas de la Compañía, por la labor que han hecho durante tantos años en la ciudad; a las personas que han contribuido para formarlos en la fe; a sus compañeros y amigos, con los que tanto han disfrutado...

Esto se acaba...Es lo que Carmen Alonso, en representación del alumnado, nos decía en su discurso...Una parte del alumnado había empezado a llorar al principio de la eucaristía; otro sector lo hizo cuando reconoció a Froggie ; los hubo que se emocionaron al escuchar a Sofía tocar el violoncelo (¡cómo no!); y ya los pocos que habían mantenido el tipo sin llorar hasta entonces,  empezaron a hacerlo al escuchar el discurso de su compañera Carmen, el cual dejo aquí.

Como representante de los padres de esta promoción, se pidió a los de Elvira García que dijeran unas palabras. Doña Encarnación Álvarez hizo referencia a su condición de antigua alumna, y se dirigió a los alumnos y a los profesores, en un discurso que nos emocionó mucho y que, personalmente, agradezco a estos padres, por el cariño que se desprendía de él.

La directora, por último, participó, hablándonos a todos sobre el colegio: Santa Juana, tal como la vemos estos días en el patio árabe, la importancia de la capilla, en el centro del colegio, entre el colegio y la zona de comunidad y estos niños, cuyos padres nos han permitido conocer, fueron algunos puntos del bonito discurso que leyó delante de profesores, padres y sus bichos, como Carmen Alonso recordó que los llamaba cuando les dio clase en 1º ESO.

Se entregaron las insignias, pins con el escudo del colegio, y posteriormente, un numeroso grupo de niñas de 4º ESO hicieron realidad un sueño que yo tenía y perseguía desde hace tiempo: una de las tradiciones del colegio, que mi madre me transmitió cuando yo era pequeña, era la Barcarola de los cuentos de Hoffmann, que, con una letra "ad hoc",cantaban las niñas tradicionalmente cuando salían del colegio de la Compañía de María y que creo que se cantaba en todos los colegios de la orden en España. La historia, que se remonta a varios años atrás,  me resulta muy bonita: siempre quise que la Barcarola se cantara de nuevo en el colegio, soy partidaria de mantener las tradiciones bonitas y creo que esta lo es. Sin embargo, no me sabía toda la letra, así que el 25 de Mayo de 2011 pedí en el blog ayuda a cualquiera que pudiera aportar el resto de la letra. Dos años después de escrito este artículo de socorro, una persona escribió un comentario para enviar la letra completa de la canción. Como quiso Dios que esta señora me escribiera un correo electrónico y que yo le contestara y que nos entendiésemos bien, entre ella, antigua alumna del colegio de la Compañía de María de El Ferrol y yo, surgió una amistad que persiste y en virtud de la cual y del mantenimiento de las tradiciones en el colegio, cosa que apoya y fomenta la directora, la Barcarola por fin se cantó en la graduación del año 2015, coincidiendo con la clausura del 125º aniversario del colegio. Me encanta que esta canción suene de nuevo en un colegio de la Compañía de María, con las voces de alumnas actuales.

No podemos olvidar que un día como aquel doce de Junio en que nos estábamos graduando,  hace 126 años, un grupo de religiosas del colegio de San Fernando llegaban a la casa que hoy es colegio. No había nada, unos cuantos muebles, un caldo para la noche y muchos insectos, una casa hermosísima, pero en estado de abandono. Fueron su fe,  ilusión y esfuerzo  los que hicieron posible, mediante la intercesión de Santa Juana de Lestonnac y con la ayuda de Dios, crear este maravilloso colegio en el que nos graduamos.

Agradezco a los niños el detalle que tuvieron con cada uno de los profesores, a los que se dirigieron con mucha gracia, y también los ramos de flores que nos regalaron a las tutoras. También gracias a los profesores de pastoral, que han puesto a nuestra disposición su tiempo y trabajo para que todo saliera lo mejor posible en la graduación. Gracias a los niños por su esfuerzo y buen comportamiento y a los que han colaborado de una u otra forma en este acto. Me gustaría haber podido hablar con todos los padres, no me fue posible conversar con todos, pero me resultó muy grato compartir estos momentos con ellos.

Enhorabuena por vuestra graduación.







No hay comentarios: