jueves, 24 de septiembre de 2015

Para comer, chicharitos

En el diccionario de la Real Academia de la Lengua, se le da la acepción de "guisante", "garbanzo" o "judía", pero lo cierto es que en esta parte de Andalucía, cuando oímos "chicharos" interpretamos "guisantes".

El otro día en clase, hablando de palabras que estaban extinguiéndose, comentamos ésta, "chícharo". La mayoría de alumnos de la clase usa "guisantes" en vez de "chícharos"; unos cuantos lo habían escuchado, aunque no la usaban, de entre los cuales había un porcentaje que no conocía el significado. Finalmente, unos pocos alumnos aún usan la palabra "chícharo" en vez de "guisante".

Comentamos que procedía del latín "cicero, -onis", de la tercera declinación, que significaba "garbanzo". A Marco Tulio Cicerón, lo apodaban así,  "Cicerón", porque tenía una verruga o grano en la nariz que parecía un garbanzo.

En clase de latín hemos mencionado ya a este abogado y a su familia frase de sus catilinarias: Quousque tandem abutere Catilina patientia nostra?

No hay comentarios: