lunes, 30 de noviembre de 2015

De dos en dos


Es interesante alternar en la forma de organizar el trabajo de clase, para que la rutina no hastíe a los alumnos, los cuales permanecen en el aula muchas horas y no hemos de cansarles con trabajo mecánico que acabe provocando desinterés en ellos.

En el colegio hacemos todo tipo de actividades, siempre pensadas con el propósito de interesar al alumnado, de que disfruten de las asignaturas como cada uno de nosotros disfruta y tratamos de enseñarles siempre de la forma en  que ellos puedan beneficiarse más en todos los niveles. El propósito es que sean felices haciendo algo constructivo, que aprendan "en el libro de la vida" para poder serles útiles a otros y a ellos mismos y para obtener felicidad en su trabajo y en sus vidas.

El otro día, en clase de Inglés, en 4º "C", estuvieron trabajando en parejas una actividad de la que solemos evaluar a los niños en los exámenes. Me gustó ver cómo unos se ayudaban a otros. Unos tomaban el papel de profesores y los otros eran sus pupilos obedientes. "Docentes" y "alumnos" hicieron un trabajo magnífico, iban llamándome para preguntarme las dudas y pedirme que les corrigiera su trabajo y la clase se hizo entretenida y útil. Los contenidos y objetivos pueden ser los mismos, pero podemos concebir la metodología de manera diferente. Hay tantas formas  de concebir las actividades como horas de clase preparamos los profesores.

Otra forma de aprender inglés es valiéndonos de canciones, en las que se aprende interesante vocabulario y giros sintácticos alejados del estilo formal, muchos de ellos, más cercanos al uso coloquial de la lengua inglesa.

Ir cambiando de actividad supone siempre un soplo de aire fresco para todos, alumnos y profesores.

No hay comentarios: