sábado, 30 de enero de 2016

Jerezanos del siglo XIX


Como ya tenemos muchos invitados de otros países y distintos lugares de España, interesa ahora que haya una partida de personas locales, habitantes conocidos o no del Jerez de aquella época o afincados en nuestra ciudad. En clase he repasado algunas de estas personalidades, que ahora os recuerdo por escrito. He extraido la información que expongo sobre ellos en el interesante libro de D. Antonio Mariscal "Jerezanos para la historia siglos XIX y XX":

Juan Pedro de Aladro, embajador de España y heredero al trono de Albania.Al ser hijo, aunque ilegítimo, de Juan Pedro Domecq, heredó a su muerte, pues fue prohijado por el a los 22 años, el palacio de la alameda Cristina, que es el palacio Domecq -uno de los lugares de interés de Jerez que estamos estudiando para el proyecto de inglés-, y la mitad de sus bodegas;


 

Germán Álvarez Beigbeder, músico, fue quien fundó la Escuela y la Banda Municipal de Música. Una avenida de Jerez tiene su nombre y también es el nombre de la orquesta donde toca Ana Evelin, de 4º "B";


Fermín Aranda y Fernández-Caballero, médico cirujano que realizó miles de operaciones quirúrgicas, entre ellas, una operación a corazón abierto a una mujer que había recibido un navajazo y trabajó la mayor parte de su vida en el hospital Santa Isabel de Hungría, hoy instituto de la Merced;

Ramón de Cala y Barea, político revolucionario cuyo busto está en la plaza de la Cruz Vieja y la calle "Ramón de Cala" es donde está la estatua de Lola Flores;



Juan José Cambas Gallego, catedrático de Medicina que trabajó en la facultad de Cádiz;

Juan María Capitán y González, humanista. Fue un fraile exclaustrado por el decreto de 1821, poeta y profesor muy querido del coelgio de la plaza del Mercado, donde estableció su residencia y dio clases a personasmuy destacadas en el panorama sociocultural decimonónico;

Carmen Carriedo Soto, escritora que vivió en la calle Bizcocheros, donde hay una lápida de mármol que la recuerda. Empezó a escribir a los 38 años, después de criar a sus hijos y colaboró hasta su muerte en la redacción de El Guadalete con el seudónimo de María de Xerez; participó muy activamente en los movimientos culturales de Jerez y cultivó sobre todo la novela;

Juan Comba y García, ilustrador y peridoista gráfico, uno delos más importantes de la época; acompañaba al rey Alfonso XIII en sus viajes y aquí publicó toda la información gráfica sobre el proceso de la Mano Negra;

Ramón Chaveli Carreres, escultor entre cuyas obras de imaginería destacan las imágenes de los sayones y romanos de la Flagelación, los judíos de San Mateo, El Señor de la Vía Crucis de San Francisco, el de las Tres Caídas de San Lucas, el Cristo del Amor de San Juan de los Caballeros o el Cristo que la Virgen de las Angustias tiene en sus brazos;

Luis Gonzaga Díez y Fernández de la Somera, promotor del primer ferrocarril de Andalucía y fundador de la banca Díez Vergara, a aprtir de la cual se crearía el Banco de Andalucía. El Gobierno le aprobó una concesión para construir un ferrocarril de Jerez al Trocadero en Puerto Real. El primer tramo, Jerez-El Puerto de Sants María, se inauguró en 1852 y fue la primera línea de ferrocarril de Andalucía y la tercera de España. Al igual que Diego de Ágreda, el dueño de la casa que hoy es colegio, también participó en el proyecto de la traída de aguas a Jerez desde el Tempul;

José Manuel Díez e Imbrechts, concesionario del primer ferrocarril de España, es el apdre del anterior personaje, que consiguió la primera concesión para el ferrocarril de Fernando VII aunque el proyecto quedó paralizado por falta de financiación y fue su hijo el que lo hizo posible finalmente. La idea era crear un medio de transporte rápido para los vinos de Jerez desde su sitio de producción hasta el Guadalete. Quizás la concesión la consiguió gracias a su amistad con Robert Stephenson, el hijo del inventor del ferrocarril;

José Luis Díez y Pérez de Muñoz, capitán de Navío e Ingeniero eléctrico. Seguro que os suena su nombre por la cuesta que así se llama, junto a la plaza de la Asunción, pues fue en una casa de allí donde nació;


Pedro Domecq Lustau, bodeguero que vino de Francia a sus veinte años llamado por su tío Pedro Domecq Lembeye para ayudarlo en la empresa, a la cual engrandeció muchísimo. Estaba también implicado en los proyectos de la traída de augas del Tempul y financió la Sociedad Jerezana de Electricidad (Jerez fue la segunda ciudad del país en tener alumbrado eléctrico público) y era un hombre caritativo y generoso.

Pedro Domecq y Nuñez de Villavicencio, industrial bodeguero y marido de María Rivero, el cual scontinuó la actividad de su padre de negrandecimiento de la bodega, aumentando sus exportaciones  y destacó porsostener las tres escuelas de los Hermanos de la Salle en Jerez. Frente a su residencia, el palacio Domecq, se estableció una estatua sedente que aún puede verse allí mismo, cerca de nuestro colegio;


Juan Bautista Bubosc López de Haro, comerciante de vinos, amigo de manuel María González Ángel y que, como hablaba varios idiomas, resultaba interesante tenerlo de comerciante de vinos. Alternaba temporadas en Londres con estancias en su casa de la calle Tornería en Jerez. Antes de llamarse Gonzalez-Byass la empresa se llamó González-Dubosh por ser socio del dueño este señor;

José Esteve y López, arquitecto (el de nuestra capilla, por cierto), del que podéis encontrar información aquí y aquí. Había sido catedrático de la Escuela de Bellas Artes de Sevilla y trabajó desinteresadamente para nuestra ciudad. La plaza del Mercado, la anterior plaza de toros y las restauraciones de  las iglesias Santiago, San Miguel y San Juan de los Caballeros son ejemplos de obras suyas;



Manuel María González Ángel, fundador de las bodegas González Byass. Comenzó con un pequeño almacén de vinos en la calle Doña Blanca, junto al mercado de abastos, pero era avispado y su firma fue creciendo imparablemente. Tiene que ver con el dueño de la casa que hoy es nuestro colegio, pues fueron consuegros por partida doble , ya que la hija de Diego de Ágreda se casó con un hijo de Manuel María (Críspulo) y su hijo José Antonio de Ágreda se casó con una hija del bodeguero, de donde vinieron las familias González Ágreda y Ágreda González; introdujo muchas mejoras en las condiciones laborales de sus trabajadores, como una escuela para los hijos de éstos o las primeras pagas de Navidad que hubo en España.


Julio González Hontoria (que da nombre al parque de la feria), industrial, político y alcalde de Jerez, sobrino del anterior personaje, fue republicano y liberal y muy celebradom entre otras cosas, por haber solucionado un delicado problema de huelga de trabajadores agrícolas sin usar la fuerza bruta;

Manuel Críspulo González Soto, industrial bodeguero y mecenas del arte. Este señor fue yerno de Diego de Ágreda, el dueño de la casa que hoy es nuestro colegio y es una curiosidad que cediera unos terrenos que tenía en Sanlúcar  abeneficio de los combatientes heridos de las guerras de Cuba y Filipinas, sobre las que hemos hablado en clase ya cuando estudiamos el desastre del 98; su casa de la plaza del Clavo, donde vivió y murió, era un auténtico museo por las piezas artísticas que contenía;

Pedro Nolasco González Soto, bodeguero, magnífico comerciante, buen conversador y embajador del vino de Jerez en los muchos países por los que viajó haciendo amistades y abriendo mercados para el vino de Jerez;


Juana Lacoste Viñalet, dama caritativa gracias a la cual se abrió el coelgio de El Salvador en el palacio de los Ponce de León, transformado a sus expensas, para los más necesitados y el Asilo de Mendicidad. Una parte de la calle Carpintería Alta lleva su nombre;

 
Manuel Lara Reyes, matador de toros cuya identidad ha escogido Manuel Colón. Su sobrenombre era El Gato y obtuvo más reconocimiento en Méjico que en su tierra;



 



Javier Molina Cundí, "el brujo de la guitarra", guitarrista al que se considera el creador de la escuela guitarrística de Jerez, pues hay alumnos suyos de fama internacional, como Manuel Morao. Acompañaba a Antonio Chacón (el que da nombre a la peña flamenca) por diferentes lugares de España. Hay una placa en la casa de la calle de la Merced donde nació;





Rafael Rivero de la Tijera, alcalde de Jerez. Es el del busto que está en la plaza que lleva su nombre, donde estaba su casa. Gracias a sus gestiones se llevó a cabo el proyecto de la traída de aguas del Tempul, la línea de ferrocarril de Jerez al Trocadero y la Fundación de la Caja de Ahorros y Mnte de Piedad de Jerez, una de las pioneras en España; era un hombrepreocupado por su ciudad y que hizo mucho por ella, incluso puso la mayor parte de su hacienda al servicio de las necesidades públicas más urgentes;

Amalio Saiz de Bustamante, abogado y promotor del Ferrocarril de la Sierra. Hay una placa de mármol en la estación de trenes de Jerez dedicada a él. Los tres grandes proyectos que lo desvelaban era la canalización del Guadalete, el ferrocarril de la Sierra y el Pantano de Guadalcacín;



María Antonia de Jesús Tirado, religiosa fundadora del Beaterio que nació en el barrio de San Miguel y vivía con un hermano suyo sacerdote en su casa de la actual calle Beaterio y entonces sintió vocación religiosa y quiso fundar en su casa un convento de religiosas dominicas que se dediicaran a enseñar a las niñas pobres de Jerez, única congregación religiosa que se ha fundado en Jerez en la Historia de la ciudad;

 
Antonio Vico y Pintos, actor teatral nacido en la calle Algarve, razón por la que en la calle Larga, en la esquina con dicha calle, frente al Gallo Azul, hay una placa con su nombre

Paix, Peace, Paz


Este año la celebración del día de la Paz, que tuvo lugar el día de ayer, pivotó en torno a dos lugares del colegio: el patio árabe y el campo de fútbol.

En el patio árabe contemplamos una instalación, proyecto de don
Carlos Pérez y la señorita
Mariola, llevado a cabo por los alumnos de 4º C y Proyecto y por la señorita Cristina. Consistía en una figura central, la de Sadako Sasaki, y unas grullas que caían de una malla sujeta por tanza a las columnas del piso superior del patio árabe, envolviendo a la
figura femenina. Sadako fue una niña que murió de leucemia con doce años, como consecuencia de la bomba de Hiroshima, que fue lanzada cuando ella tenía dos años. Su compañera de habitiación le contó la leyenda de que a quien plegase  mil grullas de origami se le concedería culauier deseo. Se dice que ella consiguió hacer seiscientas cuarenta y cuatro, pero que sus compañeras completaron la cifra hasta las mil que ella se había propuesto y las enterraron con ella.

En el Parque de la Paz de Hiroshima fue construida la estatua dedicada a Sadako en 1958, con esta leyenda en la base: "Este es nuestro grito, esta es nuestra plegaria: paz en el mundo". La historia fue tan impactante que trascendió los límites de Japón, convirtiéndose en un referente mundial de los movimientos pacifistas.

Por otra parte, en el campo de fútbol, los alumnos de Primaria cantaron canciones en inglés alusivas a la Paz y alegraban la vista con coloridos globos de helio en los que cada alumno había escrito un mensaje de Paz. Por cierto, que cuanto terminó el acto, los globos salieron andando y los niños corrieron detrás de ellos.

Una paloma de la paz realizada en tiza sobre cartulina por cuatro alumnos d eSecundaria, presidió el acto y a los pies, unos carteles realizados por alumnos y profesores de Primaria, en que se leía el sustantivo "Paz" en varios idiomas, nos recordaban que la Paz es un concepto universal que tiene que convertirse en una realidad en todo el mundo.

Los alumnos de Secundaria construían mientras tanto "el muro de la Paz", con ladrillos en los que resultaron los tetrabriks que trajeron de casa y que forraron en el colegio, en los que cada alumno escribió una palabra útil para construír la paz.

Por último, rezamos una oración por la Paz y el capellán dijo unas palabras.

 El coro, con don Carlos Martínez (iba a decir que se apunta a un bombardeo, pero la expresión me parece poco adecuada en este contexto tan pacífico), ayudó a levantar el espíritu y alegrar el día. Las niñas estaban guapísimas y cantaron estupendamente.

Felicito a todos por la coordinación, eficacia y trabajo realizado.