martes, 2 de febrero de 2016

El mito de Orfeo y Eurídice



En esta semana Lucía, alumna de la opción de Latín, nos ha expuesto el mito de Orfeo y Eurídice, un mito que relacionamos con la impaciencia. Aprendamos de él.

Orfeo estaba muy triste por la pérdida de su esponsa Eurídice y cantaba canciones tan amargas y lastimeras en las orillas del río Estrimón, que los dioses y las ninfas se apiadaron de él y le aconsejaron que fuera a buscar a su mujer al Inframundo.

Mediante su música, Orfeo venció todos los peligros del Inframundo y ablandó los corazones de los dioses del Infierno, Hades y Perséfone, de forma que éstos permitieron a Eurídice volver al mundo de los vivos con su marido, pero con la condición de que él caminase delante de ellay no mirase hacia detrás hasta que llegaran al mundo superior y la esposa fuera bañada por los rayos del sol.


La historia más conocida sobre Orfeo es la que se refiere a su esposa Eurídice, que a veces es conocida como Agriope. Algunas versiones cuentan de Eurídice que murió al ser mordida por una serpiente mientras huía de Aristeo; otras, que el hecho fatal ocurrió mientras paseaba con Orfeo.


Aunque tenía muchas ganas de hacerlo, Orfeo no volvió el rostró atrás en todo el trayecto, pero, ¡ay de ellos!, ya que cuando llegaron a la superficie, Orfeo vovió la cabeza para por fin ver a su amada, y, como ésta no había sido bañada completamente por el sol, pues el pie estaba aún dentro del Inframundo, ésta se desvaneció en el aire para siempre.

Aquí acaba la tristísima historia de amor de Orfeo y Eurídice y nuestro mito de la semana.

No hay comentarios: