lunes, 11 de abril de 2016

Aprendamos un poco más sobre el vals

En clase de Lengua recitamos poemas o representamos obras teatrales,  llevamos a cabo concursos de vocabulario, aprendemos refranes, pero... ¿a qué viene esto de aprender a bailar el vals?

La celebración de los diferentes eventos que están relacionados en el colegio con el Día del Libro, va acompañada de contenidos transversales a la asignatura de lengua, como son la expresión plástica, la música, el baile y al Historia...las Humanidades, al fin y al cabo. "Homo sum, humani nihil a me alienum puto", como dice el proverbio: soy hombre, nada humano me es ajeno.

Todas estas manifestaciones forman parte de los diferentes siglos. La literatura no es algo aislado, sino que , amparada u orientada por unos acontecimientos históricos y personales de cada escritor, surge en el seno de una época. En esa época concreta, que en nuestro caso es el siglo XIX,  se dan, paralelamente a la literatura, una serie de manifestaciones artísticas, como son la pintura (de ahí todos los cuadros que tenemos en nuestros museos de cada aula), la música o la danza... Y aquí se encuadra el vals.

El vals es uno de los bailes típicos del siglo XIX. El nombre del baile  procede del alemán "wältzen", que significa "girar, dar vueltas". No surge este baile en el siglo XIX, sino muchos siglos atrás, en el siglo XII y lo hace en el Tirol (Austria) y en el sur de Alemania, en el baile llamado Nachtan, aunque se empezó a popularizar en el siglo XVIII , pues 1770 el año del que datan las primeras melodías del vals vienés, que fueron introducidas en París en 1775. Sin embargo, no fue hasta el siglo XIX , fecha en al que fue introducido en Inglaterra, aunque no sin cierto rechazo de determinados sectores de la sociedad, considerándolo "a dance of too loose character for maidens to perform" (un baile demasiado inmoral para ser bailado por señoritas), de forma que se pensó que sólo era adecuado para que lo bailaran mujeres casadas. En la segunda mitad del siglo XIX  alcanzó su apogeo, considerándose hoy día como el padre de los bailes de salón.

El vals inglés tiene como diferencia con el vienés que el ritmo es mucho más lento; el vienés tiene más brío.

Importantes compositores de vals del siglo XIX fueron Frédéric Chopin, a quien tendremos con nosotros el día del siglo XIX en la persona de Ián Gatón,  Tchaikovsky y Johann Strauss,  que el año pasado fue Sofía Torres,  la hermana de vuestra compañera Ángela.

La cumbre del vals vienés es quizás el Danubio Azul, creada en 1867 por Johann Strauss hijo. En 1899 (año de nuestro vals) todas las orquestas de viene tocaron esta composición al paso del féretro de Strauss.

Podéis ver este vídeo y el que le sigue  (al terminar éste, se reproducen los siguientes) para repasar pasos y posiciones. Hay algunos detalles que nosotros no hacemos igual, pero es por abreviar y que nos resulte mas fácil el baile. Nuestra coreografía la tenéis arriba. No olvidéis la reverencia final.




No hay comentarios: