jueves, 7 de abril de 2016

Literatura en el Franquismo

En este útlimo trimestre del curso nos estamos adentrando en la literatura del franquismo. También veremos algo sobre la literatura en la etapa democrática, que llega hasta nuestros días, pero el orden  es cronológico y ahora estudiamos el franquismo.

Me dispongo a resumir algunas caracteristicas e ideas principales del tema 5, el que nos ocupa. Os receurdo algo sobre el contrexto histórico y seguidamente, paso a resumir los tres géneros que se dieron en las diferentes décadas.

La década de los años 40 estuvo marcada por la tristeza (en poesía, narrativa y teatro), ya que era el tiempo de la posguerra, acabábamos de salir de una guerra en la que se habían enfrentado hermanos contra hermanos, y había pobreza y desolación por todos lados, y un recuerdo muy amargo de ese acontecimiento tan cercano, la Guerra Civil, que dividió España. A este tipo de literatura de los años 40 se le llamó "literatura existencial (así hablamos de novela existencial, por ejemplo).

En la década de los 50, la literatura (poesía, narrativa y teatro), fue una época  de crítica social (una crítica velada por la censura en España). Los autores contrarios al bando franquista protestan mediante sus escritos de la situación de pobreza e inusticia social en nuestro país.

En las décadas de los 60 y 70, comienza un proceso de apertura al extranjero y las obras dejan atrás la crítica social y se basan en nuevas técnicas y enfoques.

Éstas son las características fundamentales de las tres décadas. En el libro, sin embargo, se divide la unidad en géneros (narrativa, poesía y teatro), a los que se les sigue la evoluaicóna  través de las distintas décadas, arriba mencionadas. Tenéis que saber cuándo nos referimos a décadas y cuándo a géneros y quñe se ops pregunta en cada ocasión. Es decir, que habéis de saber contar en qué consistió la novela en la década de los 50, por ejemplo, y también responder a la pregunta de cómo se desarrolló la poesía en tiempos de Franco (explicar en este caso la poesía en las cuatro décadas).

En cuanto al contexto histórico (página 226) sería buen que repasarais la fecha de la Guerra Civil española y de la Segunda Guerra Mundial. Habéis de saber que a partir de entonces, España entra en un periodo de aislamiento internacional y que la Falange hizo uso de una gran censura. Hubo una literatura del exilio, escrita por los autores que, por tener ideología opuesta al régimen, tuvieron que huir del país (recordaréis a Juan Ramón Jiménez y Alberti, entre otros). De todo esto os ha hablado el profesor de prácticas don José.

En narrativa (páginas 227 a 230), en los años 40 se dio la llamada novela existencial, que refleja la dureza de la vida cotidiana en la posguerra, con ersonajes desarraigados y marginales cuyas preocupaciones son la inadaptación y la tristeza, en las que aparece un malestar social que se refleja en obras como La familia de Pascual Duarte, de Camilo José Cela, Nada, de Carmen Laforet y La sombra del ciprés es alargada, de Miguel Delibes.

El realismo social propio de los 50 impregnó también la novela, en la que los autores ven un medio para el compromiso y el testimonio social.Son importantísimas las siguientes obras:  El Jarama, de Rafael Sánchez Ferlosio, La colmena, de Cela, y, de Miguel Delibes, El camino.

Por último, la renovación de las técnicas narrativas de los años 60 y 70. Habría que mencionar en este punto Tiempo de silencio, de Luis Martín Santos y Cinco horas con Mario, cuya lecura recomiendo encarecidamente (como aperitivo habéis saboreado el texto que vuestro profesor de prácticas os ha facilitado, con un vídeo).

En lo tocante a la poesía (página 232 a 237), que sepáis que en los años 40, la posguerra, había dos tipos de poesía: arraigad, la afín al régimen, y desarraigada, opuesta a éste. En poesía arraigada,en la que se dan las formas clásicas y la ideología de los autores era falangista, caben ser mencionados José García Nieto, Leopoldo Panero, Luis Rosales y Dionisio Ridruejo. La poesía desarraigada tiene un punto de vista existencial y su tema principal es la angustia de vivir. Destacan Dámaso Alonso y su obra Hijos de la ira.

En los años 50, la poesía social, una poesía más solidaria que aspiraba a transformar la realidad. Los poetas Gabriel Celaya y José Hierro, junto con Blas de Otero (autor de Ángel fieramente humano y Pido la paz y la palabra) son dignos de ser destacados. Forman parte del grupo poético de los 50 Ángel González, Claudio Rodríguez y Jose Ángel Valente. En la escuel de Barcelona, Jaime Gil de Biedma.

Y, en los años 70, los Novísimos experimentan forman vanguardistas que toman del surrealismo.

 
En el género teatral (páginas 240 a 242) tenéis que saber que en los años 40 hubo una corriente dramatica que se llamó teatro humorístico. Jardiel Poncela es representativo de esta época: aspira a lo inverosímil en sus obras (Eloísa está debajo de un almendro), por lo que están plagadas de situaciones absurdas, con extraños personajes y diálogos que reflejan, en el fondo, una amarga crítica a la sociedad. Son relevantes Miguel Mihura y su obra Tres sombreros de copa.

En los años 50, el teatro reaista y social, con Antonio Buero Vallejo y su Historia de una escalera, obra que verán los cuartos en el teatro el año próximo.

Y ya a finales de los 50, el teatro experimental con Fernando Arrabal.

No hay comentarios: