viernes, 1 de abril de 2016

Las cuatro de la tarde

Mes de Abril.


Algunos etimologistas dicen que la palabra viene del nombre de la diosa Afrodita, y el mes estaría dedicado a ella. Otros dicen que el vocablo viene de "aperire", el verbo "abrir", pues es el momento del año en que las flores se abren y se manifiestan los campos coloridos.

Un poema que aprendí de pequeña en el colegio empezaba así:

"Empieza el año en Enero,
Febrerillo, pequeñín,
Marzo el ventoso le sigue,
ya no hace frío en Abril..."


Eso me repito muchas veces cuando va llegando el cuarto mes del año: "ya no hace frío en Abril", como si la repetición del verso fuera a quitarme el frío que tengo acumulado en el cuerpo de todo el invierno.

Abril es el mes de la feria de Sevilla; es el mes de las primeras idas y venidas a las playas; y  es un mes que en el colegio a mí me recuerda desde hace unos años a una persona muy especial, don Alberto, del que nos despedimos (sin despedirnos) un 26 de Abril, en aquella Semana del Libro.


Es el mes del libro: el reparto de poemas, los bailes medievales, barrocos, y decimonónicos; las representaciones teatrales; la poesía; y los cuentos en Infantil.

Cada mes tiene su encanto. En el colegio queremos poner de manifiesto el encanto de cada uno de ellos. Nos negamos a que pasen de largo, como las horas del día van deslizándose, casi sin ser notadas.

Ya son las cuatro de la tarde....

Las cuatro en el reloj...

No hay comentarios: