lunes, 30 de mayo de 2016

Confirmaciones de nuestros alumnos de 4º ESO



El pasado día 20 de Mayo tuvieron lugar las Confirmaciones de nuestros alumnos de 4º ESO, de las que fuimos testigos en la catedral padres, familiares, compañeros y amigos de los alumnos y profesores.

Dos días antes, los niños habían estado ensayando en la catedral con sus catequistas, entre los cuales  hay profesores del coelgio, como don Jesús o la señorita Teresa.

El coro también había ensayado en estos días. A decir verdad, el coro lleva una temporada de ensayos en los recreos que hay que aplaudirles: han tenido que ensayar para las primeras comuniones, para el día de Santa Juan de Lestonnac, para las Confirmaciones, la graduación y, por si era poco, también para la Barcarola, que se catará el 1o de Junio, D.M.

A las ocho de la tarde (los niños, algo antes), todos los invitados a ser testigos de las Confirmaciones de los niños estábamos ya en la catedral. Los niños, elegantísimos, todos con sus chaquetas de colro azul marino y las niñas, preciosas también, faltaría más, como la ocasion requería.

Los alumnos del colegio Perpetuo Socorro confirmaban también su fe esa tarde. Para nosotros, obviamente, la emoción estaba en ver a nuestros alumnos, a la mayoría de los cuales hemos acompañado en el colegio desde que tenían tres años y hemos sido
testigos también de su comunión y meidante las celebraciones de pastoral del colegio, catequesis y la pedagogía cristiana que impulsó Santa Juan de Lestonnac, les mostramos el camino hasta la Confirmación.

Fue muy emocionante el momento en que se nombró a los niños uno por uno y ellos contestaron ("estoy aquí"). El que no dejó duda que estaba allí fue Fernando, un alumno de tercero cuyo vozarrón en su respuesta hizo reír a más de uno.

Desafortunadamente, no pude hacer fotografías a todos los niños cuando el obispo los ungió, puesto que al mayordomo de la catedral parece que no le gustó demasiado el sitio que don Ernesto y yo habíamos elegido para hacer fotografías, un discreto lugar a un lado del presbiterio, y
no dudó en expulsarnos de allí, con hosquedad y rudeza que ensombrecieron un poco la celebración para mí, que, auque pude haberme equivocado en la elección del sitio para hacer fotografías a los niños, no estoy acostumbrada a ser tratada con
estos malos modos, que no uso yo tampoco. Tened siempre cuidado, niños, con vuestra forma de expresión, pues puede descalificaros a pesar de que tengáis la razón en un momento dado.

Sea como sea, los niños han expresado su deseo de seguir en este camino que sus padres quisieron que iniciaran en el bautismo. Nos alegramos por ello y esperamos que sean muy felices en él.

Después del sacramento, nos quedamos saludando y felicitando a padres y niños. Mi intención fue saludar  a todos. Si me faltó alguien, lo siento mucho. Ya tendremos tiempo de hablar el día de la Graduación. De todos modos, aprovecho este momento y este medio para felicitarlos ahora.




































No hay comentarios: