viernes, 20 de mayo de 2016

Día de Santa Juana de Lestonnac 2016

Aunque  el día de nuestra Fundadora, Santa Juana de Lestonnac, era el 15, el día de Mayo en que ella murió en Burdeos, este año lo celebramos el día 13, viernes, y, puesto que el 15 era domingo, se realizó una eucaristía por la mañana a la que asistieron profesores, alumnos (muchos de ellos habían pasado la noche en el coelgio, tras la vigilia de Pentecostés), antiguos alumnos, etc.

Para la eucaristía del viernes, tuvimos por primera vez presidiendo el día de Santa Juana la escultura que el AMPA regaló al colegio el año pasado, por el 125º aniversario de la fundación del colegio de la Compañía de 
María de Jerez. Se nos hacía así más visible la persona por la cual pasábamos un día de fiesta en el colegio, la persona que dio su vida por implantar el proyecto educativo que Dios le había inspirado y la persona gracias a la cual estábamos todos reunidos ese día y hemos tenido la oportunidad de conocernos, puesto que es la que nos vincula a todos: alumnos, padres y profesores.

Este año había otra novedad además de la escultura que sustituía el cuadro de la Santa que en no pocas celebraciones de 
Santa Juana era maltratado por el viento, que muchas veces lo destituía, arrojándolo al suelo: el pasado día 13 de Mayo celebramos la misa en el patio del Ave María, con el altar delante de 
la puerta que saluda a la Virgen. No sólo el sacerdote se puso moreno durante la misa, también los monaguillos que ayudaron en el altar,  José Argudo y Beatriz Camisón, el coro y los que eligimos esa parte del colegio en la que el sol de Mayo empezaba ya a calentar de una manera bastante intensa.

El día de Santa Juana es importante para nosotros porque, además de recordar a nuestra Santa y pedir por ella, para que nos siga alumbrando con la misma llama que ella decía haber recibido de Dios y que rogaba que no se apagara, en el colegio se conceden una serie de premios que tienen que ver con las virtudes que la Fundadora consideraba importante que adquierieran las alumnas.
Después de la eucaristía se concedieron los premiso a los mejores compañeros de cada clase desde 4º EP hasta 4º ESO. Son alumnos que han sido votados por sus compañeros de clase como mejores compañeros, uno por clase. Daba alegría ver las caras
de felicidad con las que avanzaban por el pasillo hacia el altar, donde los recibían, y entregaban un diploma, doña María Luna, madre de las encantadoras exalumnas Bazán Luna; don Antonio García Figueras, hermano mayor de la Defensión, por tanto, Hermano
Mayor nuestro; la jefa de estudios de Secundaria, señorita Ada Pino; la señorita Elena Aguilar, en calidad de directora del colegio; y el capellán de la Compañía de María, don Francisco Párraga. Esto le impone al cualquiera. Pesaba más que la vergüenza, sin embargo, la felicidad que estos alumnos sentían. Felicidades a todos ellos. Voy conociendo a muchos de ellos y no me cabe la menor dudad de que son estupendos y dignísimos de tal galardón.

Después de la entrega de los premios a los mejores compañeros de Secundaria (por cierto, en 4º fueron Daniel Moreno, en mi tutoría; María Vilanova en "B" y Valeria Cáceres en 4º "C"), el ambiente se hizo más grave, puesto que tocaba
entregar el premio "Patricia Bazán2, el cual lleva el nombre de una alumna que significó mucho para nosotros, por cómo era ella, sus ganas de trabajar, su responsabilidad, su inocencia de niña, su bondad. Todos los años hay que agradecer a doña María Luna su presencia en el colegio
para entregar estos premios. El colegio lleva ya años reconociendo así la trayectoria personal y académica de determinados alumnos que han recibido este premio.
La señorita Ada leyó el acta de reunión de las personas que deliberaron sobre cuál de los candidatos de 4º ESO recibiría el premio. Se pusieron en pie a
medida que escuchaban sus nombres, mendionadas por la señorita Ada, las alumnas María Belda, Valeria Cáceres, Toñi Mateo, Marta Pareja y María Vilanova. Todos estábamos espectantes. Las niñas casi ni se lo creían.

Finalmente, se escuchó el nombre de Marta Pareja como ganadora y un fuerte aplauso anunció a los pájaros del patio del Ave María que ya teníamos premio "Patricia Bazán" este año, como cuando en
el Vaticano vemos la fumata blanca (con sus diferentcias, es sólo una comparación).
Marta, humilde como es ella, se tapaba la cara con las manos mientras se dirigía hacia los pies del altar, donde recibió el diploma y su regalo, de manos de la madre de Patricia. El hecho de la llegada de sus padres, para sorpresa de
Marta, añadió emoción al acto. Anabel no podía parar de llorar y todas sus amigas no ahcían más que pedir permiso para acercarse a Marta y abrazarla.
Felicidades a Marta y también a todas las nominadas. No muchas personas pueden decir que han sido nominadas para el premio "Patricia
Bazán" y el galardón sólo lo recibirán doce personas que están ahora en el colegio, doce de los más de mil alumnos con los que contamos. No es moco de pavo.
Después de la eucaristía, seguimos disfrutando del día y como colofón tuvimos la entrega de los premios del Día de las Matemáticas.
¿Qué más queremos?
Y, como diría don Carlos (o María Moreno, una antigua alumna que es al colegio lo que "María la Hierbabuena" al Falla,...¡Viva Santa Juana!

¡¡¡¡Viva!!!

PD: felicidades a Don Francisco, que tocó en la celebración y a don Carlos MArtínez y el coro, incluída María Gil.














































No hay comentarios: