jueves, 5 de mayo de 2016

El diestro Don Alberto López Simón viene a hablar con nuestros niños


Hoy hemos tenido la suerte de asistir a una clase magistral del torero don Alberto López Simón, una jovencísima promesa del toreo que hemos tenido el lujo de entrevistar en el colegio, en nuestro patio árabe, donde nuestros alumnos de Secundaria hicieron preguntas al matador de
moda, un chico encantador que dijo haber disfrutado hablando con los niños, auqnue al principio creo que le daban más miedo los alumnos que los toros de mañana. Don Alberto López Simón es un hombre con mucho temple, enamorado del toreo, en el que sabe que corre el riesgo de entregar al toro lo más preciado que tiene, que es su vida. Entre sus aficiones están la de ir a comer al campo con sus amigos y el esquí, que tiene que practicar con mucho cuidado debido al riesgo de lesión que implica este deporte. Un
amigo, que ahora es banderillero, es el que lo inició en el toreo, porque "no podía soportarme ya, pues estaba todo el día hablando de toros".
Tras la conversación con los niños, le regalamos una medalla de la Niña María, a la cual quiso conocer, así que visitó la capilla.

Después, delante de la plaza de toros de Jerez, donde mañana muchos tendrán la suerte de ver su lidia, nos dio una clase práctica, en la que nos mostró las partes de una corrida, cada una de las suertes, y lo escenificó gracias a la ayuda de unos alumnos nuestros, pequeños, pero matones, especialmente Carlos Vilanova,
un alumno de diez años que quiere ser torero y por eso asiste a clases en la Escuela de
Tauromaquia...¡y cómo se nota! Practicó el toreo de salón con una gracia y un empeño, que al final el diestro lo cogió en hombros. Creo que Carlos no se ha visto en otra así y me parece que el torero tampoco. No estábamos preparados para ese derroche de gracia y de arte. No menos agradecidos estamos a Iñaki, que hizo de toro tan bien, que hasta
después de terminar seguía embistiendo...¡la que liarían en el patio de Infantil a la vuelta! No faltaron capotes, pues Carlos se trajo uno propio,
 que le firmó el diestro; tampoco faltaron banderillas, pues un alumnos de Infantil, Javi, trajo unas que se usaron en el tercio de banderillas, con la ayuda de una niña de Infantil que se presentó como voluntaria.
Por otra parte, dejo fotografías de nuestras niñas vestidas de gitana, guapísimas. Ya mismo, la pregunta que llevo un mes escuchando ("Señorita, ¿usted se viste de gitana?")  será sustituida por la de "Señorita, ¿usted sabe lo que se va a poner para nuestra graduación?" Pero de momento, ¡a disfrutar de la feria!































































No hay comentarios: