viernes, 7 de octubre de 2016

La sintaxis, la estructura de la oración, los cimientos y pilares del edificio.

Un edificio en estructura es el que cuenta sólamente con los cimientos, techos, suelos y pilares.


Podríamos decir que de esto se trata la sintaxis. El estudio de la sintaxis a mi entender ha de tener  que ver con el objetivo de comprender la estructura de una frase y saber formar oraciones con diferentes estructuras.


En 3º ESO, tras el estudio de la diversidad de lenguas en nuestro país y de las variedades del castellano existentes en el mundo, después de que hayamos tenido nuestro primer encuentro con la ortografía en el campo de batalla de los diptongos y los triptongos, nos toca pelearnos con la sintaxis.


De momento, la pelea no es a muerte, puesto que hemos empezado poco a poco, pero con constancia, sin dar tregua al enemigo.


Hemos comenzado a atacar por el flanco del sintagma nominal y ya lo tenemos casi dominado. Hemos visto que se puede expresar lo mismo de diferentes formas mediante sintagmas nominales y ya hemos abierto una brecha en las posiciones de los otros sintagmas, el verbal, el adverbial y el adjetival, puesto que hemos sustituido algún que otro sintagma nominal por uno adverbial:


Por ejemplo, hemos visto que significa lo mismo "con parsimonia" que "parsimoniosamente". Tener claro que hay diferentes estructuras para expresar una misma idea supone un avance en la batalla del aprendizaje de la lengua. Si aprendemos diferentes estructuras, veremos que nuestro mensaje no resulta repetitivo. Como la sintaxis no se da aislada, puesto que estas estructuras están "llenas" de palabras, a la vez que aprendemos las estructuras, buscamos en el diccionario interesantes palabras que constituyen los distintos sintagmas.

Así al parender la estructura del sintagma "la alcantarilla hedionda", descubrimos el significado de la palabra "hedionda"."repantingarse", "comicios", "magnicidio", "lusismo", "denuedo", "supina", "obsoleto","congénere", "atrofia" o "frugal" son otras de las muchas palabras aprendidas a la vez que estudiamos la estructura oracional.

Las palabras están enlazadas en la oración mediante unas reglas, las reglas de sintaxis. Conocerlas implica parte del dominio del idioma. En 4º ESO estamos viendo que para entender mejor textos complicados hay que echar mano de los conocimientos gramaticales, los cuales, por tanto, ayudan no sólo en la comprensión lectora, sino también en la comprensión auditiva.

Usar siempre las mismas estructuras gramaticales, con pobreza de nexos es como tocar una canción con sólo dos o tres notas. Hay que aprender a tocar deslizando todos los dedos por el piano, conocer todas las teclas de nuestro idioma para usar bien el instrumento.

Para utilizar bien nuestra lengua, para ser un buen pianista de nuestro idioma, vamos a aprender lexicografía, ortografía, caligrafía, morfología, fonética, y también sintaxis.
Este objetivo nuestro acompaña perfectamente al objetivo del colegio de este curso: "Educar en el asombro".
Así estamos, asombrados por todo lo que estamos aprendiendo Eel alumno Santiago trajo el otro día a clase una palabra que le llamó la atención: "poyal", uno de cuyos significado es "banco de piedra". No sabe bien Santiago lo que me alegró esta aportación, puesto que significa que su "mecanismo del interés en el idioma" ya está en marcha y funciona también fuera del colegio. Y una vez se pone en marcha este dispositivo, es algo que ya no para de por vida.

Quiero que tengáis el hábito de reflexionar sobre el idioma, que, como estoy viendo en clase, el propio idioma os asombre, porque queriendo a nuestro idioma conseguiréis usarlo bien y al utilizarlo bien, conservaréis en buen estado uno de los preciosos legados recibidos por vosotros: la lengua española.








No hay comentarios: