viernes, 7 de octubre de 2016

Nombres clásicos para mis alumnos de Latín




He pensado en (y lo he hecho) rebautizar a mis alumnos de Latín. Tienen nombres de pila preciosos, pero quiero unificar todos ellos, utilizando nombres de autores clásicos, que para eso estudiamos latín.

Así, cuando quiera decir a Carlos que salga a la pizarra lo haré diciéndole: "Heródoto, a la pizarra"; a Fernando lo llamaré Flavio Josefo y Apiano es el nombre que escogió Juan José.

Me encanta cuando llamo a Ignacio: ¡Marco Aurelio!...Lo uso hasta en clase de Lengua.  Y a Joe le gustó el nombre de César ("César" gusta aquí y en Australia); Jenofonte es genial, así es como llamo a Jorge.

Autoras clásicas son escasas, por lo que hemos bautizado a Claudia con el nombre de Eurípides; a Ángela como Luciana de Samosata y nos hemos inventado que existió una Ptolomea, en vez de Ptolomeo, que es Geraldyne.

No me dirán que no sonará bien cuando yo le diga a Paula: "Petronia, corrige el ejercicio cinco, por favor".

Tenemos una Tita Livia, que todos coincidieron que era el nombre perfecto para Marta y a Charlotte, que también había faltado hoy (le deseo mejoría, o mejor, recuperación total), le hemos dado, con mucho sentido el nombre de Tácita.

¡Se me olvidaba! Yo seré la señorita Dionisia de Halicarnaso.

Ahora se trata de que cada uno de vosotros busque información sobre el personaje del que tomó el nombre y la pongamos en común (había que sacarle partido a nuestro póster de aula).

Romani sumus et romana nomina habemus!!!

No hay comentarios: