jueves, 24 de noviembre de 2016

Día de la Niña María 2016


El pasado día 21 de Noviembre, nuestra celebración de la fiesta de Presentación de la Niña María en el templo vino acompañada de agua en un día bastante desapacible que, sin embargo, nos señaló a la Virgen como el centro de la celebración, independientemente de nuestra tradicional procesión a Capuchinos, que, aunque no pudo realizarse por la amenaza cumplida de lluvia, se adaptó, confinándose al recinto de nuestro colegio, el patio del recreo.

El alumnado de 4º, como todos los años desde hace ya tantos, fue el encargado de portar la imagen de la Niña María en esta procesión y padres, profesores y otros familiares inmortalizaban este momento tan añorado y esperado y a la vez casi temido y a veces llorado, porque se trata del último curso de los niños en la Compañía de María y ésta sería la primera y ultima vez que cargaban a la Virgen Niña.

La Presentación de la Niña María en el templo, de la que hemos hablado ya en clase, con intención  de preparar a los niños para ese día, es algo fugaz. En nuestro colegio apenas dura una mañana, pero va precedido de reflexiones sobre la Virgen, de plegarias marianas a primeras horas esta semana pasada, de un Besamanos que celebramos este año el pasado jueves, de una decoración de murales en el colegio que nos ponen sobre alerta, anunciándonos la importancia del momento que se va a vivir.

Y ese momento tiene lugar cuando los tres alumnos elegidos en 4º ESO por sus compañeros como los más virtuosos (Sofía C, Cristina L. y Marta R.), reciben la imagen de la Virgen Niña para llevarla entre los tres al altar y entregársela al capellán, el cual oficia la eucaristía, que suele tener lugar en la Iglesia de Capuchinos, pero este curso, como ya he dicho, se celebró en la capilla. De todos modos no faltó representación de la Hermandad de la Defensión. Entre otras personas conocidas saludamos a D. Antonio García-Figueras, Hermano Mayor y a su esposa, Dª Consuelo de la Calle. Echamos de menos a su cuñada, Dª María del Carmen Durán, una de nuestras “alumnísimas” preferidas, la cual, por motivos ajenos a su voluntad tuvo que conformarse este año con rezarle a la Niña María desde casa. De todos modos, hemos ido enviándole fotografías y tenemos para ella guardadas estampitas de las que los monaguillos, graciosos a la vez que ligeramente pícaros, repartían en el modificado trayecto de la procesión.

Los cantos fueron a cargo de don Francisco y el coro y este año, como todos, no faltó el Himno de España, que se tocó a la entrada de la imagen de la Niña. Y una sorpresa fue el la plegaria de la Niña María, compuesta por D. José Antonio Gallardo y cantado por sus familiares, alumnos del colegio, los hermanos Moreno y por su madre Dª María Zarzana. Entre todos dieron el toque folclórico a la celebración, recordándonos que estamos en Andalucía y que a la Virgen se le puede honrar de muchas maneras.

El altar estaba lleno de flores blancas y espero que los de 3º ESO  se fijaran en la varita de flor de fragante nardo que llevaba, como todos los años, la Virgen en su manita, puesto que a principio de curso no supieron decirme qué era el nardo. Sirva la Niña María para que lo recuerden siempre.
 
El resto de la jornada fue fiesta en el colegio, lo mismo que Santa Juana había establecido en 1610, con algunas diferencias, puesto que a los juegos y canciones de las pequeñas escolares de Burdeos sustituyeron los avances tecnológicos de la cinematografía y proyección de película en el salón de actos, además de poder disfrutar ese día los niños de un tiempo de recreo inusualmente estirado.

Saludamos a los antiguos alumnos que vinieron a ver a la Niña María y tuvieron un rato de charla con sus antiguos profesores y así nos pusimos al día de sus andanzas.

Cierto es que el día resultó diferente al de otros años por motivo de la lluvia, pero ésta hace falta y hay que plegarse a las circunstancias.

Así lo hicimos y los profesores tuvimos un rato de convivencia para celebrar el día (aun pasado por agua) de la 

Presentación en el templo, fiesta que nos une a todos los colegios de la Compañía de María del mundo espiritualmente gracias a la figura de Santa Juana de Lestonnac, que quiso que fuésemos Compañía de María.


Agradezco a don Carlos Martínez el reportaje fotográfico. La mayoría de estas fotografías me las ha pasado él; la señorita Laura también ha contribuido y las mías son las más pobres. He ocupado todo el espacio que se me permitía en el blog para fotos en este artículo. Intento publicar las que me quedan en este otro artículo.





































































































































































































































1 comentario:

Ana Bernal dijo...

Hola buenas tardes me llamo ana y soy del colegio compañia de maria de sevilla me han gustado mucho las fotos del dia de la Niña Maria aunque aqui lo hacemos distinto ahora mismo estoy en primero de bto y en segundo las niñas somos las que llevamos la figura pues es nuestro ultimo año y mientras vamos por la calle hasta el colegio los de infantil tiran petalos.Me gustaria que se organizara una convivencia los dos colegios obviamente en el vuestro mejor que el de aqui es muy chico.Saludos