martes, 29 de noviembre de 2016

Jarabe expectorante


Esta postración mía de los últimos días no me impide seguir pensando en el origen de nuestras palabras, lo cual es un hábito y, como quiera que los de 4º os estáis adentrando en el estudio de los monemas que conforman estas palabras, guiado este estudio por mí a distancia, he pensado en el que creo que es un buen ejemplo que aportar para que veáis la importancia de todo esto.

La palabra "expectorante" se refiere a un medicamento que hace que el paciente (el impaciente a veces), expulse flema que tiene alojada en las vías respiratorias.

Con al rabia que le da a una perder la sensación del olfato, aunque sea temporalmente (efecto que suele tener un buen ataque vírico, como el que estoy sufriendo yo), el hecho de que una deje de oler la sopa, la hierbabuena, el puré de patatas y todo aquello que le abre el apetito y los sabores de todos estos platos se neutralicen en una misma sensación de insipidez,viene acompañado de un hecho que aún nos indigne más: los jarabes y los medicamentos que hacen efervescencia en el agua, ésos sí los percibe una por el sentido del gusto, y a más nauseabundos, más le saben a una. La hierbabuena no, pero todos estos sabores nauseabundos, sí.

Todo sea por la curación, que tarda en llegar tanto como el verano en el colegio. De momento, nos conformamos con bucear en las raíces de estos brebajes:

"Expectorante" procede de una raíz clásica que debéis haber estudiado en estos días, si habéis seguido mis instrucciones. La raíz es "ex", que significa " de dentro a fuera" y la otra, que no conocéis , peor podéis deducir, es "pectus, -oris", sustantivo latino de la tercera declinación que significa "pecho". Por tanto, lo que saca algo del pecho es un "expectorante".

Ya sabéis lo que significa esta palabra. Cuando un médico os diga que os recetará un jarabe expectorante, sabréis para lo que sirve el jarabe; a su vez, vosotros podéis pedir el medicamento con propiedad en una farmacia y ninguno de mis alumnos debe nunca escribir "expectorante" con "s".

Vemos que el estudio de los monemas mejora nuestra capacidad de comprensión y expresión en la lengua e incluso puede influir en la mejora de nuestra ortografía. Y esto es sólo lo que ocurre con una palabra. ¡Cómo seréis de buenos en expresión y comprensión lingüística cuando estudiéis todo lo que os proponemos!

No hay comentarios: