domingo, 25 de diciembre de 2016

Último día de clase

El último día de clase del trimestre fue surtido. Por una parte, nos felicitamos unos a otros las fiestas mediante unas tarjetas de Navidad que realizamos en clase. Por otra parte, hablé con otros del calendario de estudios durante las fiestas, pues no todo va a ser cantar y bailar, coser y cantar. Los que han aprobado todo conviene que sigan realizando alguna actividad intelectual, como la lectura, que tanto aporta; los que han de mejorar aún en el curso han de repasar un poco para no dejar atrás contenidos de los que tendrán que examinarse más adelante.

También hubo una serie de niños que participaron en  la comitiva de Sus Majestades los Reyes, que vinieron al colegio a visitar a los más pequeños. Eran los pajes más guapos y solícitos que he visto nunca. Ayudaron a entregar a los de Infantil cuentos y caramelos y los entretuvieron mientras sus
compañeros de clase se entrevistaban con los Reyes, además de que transportaron tronos y otros enseres para que el recibidor estuviera tan soberbio como cada vez que viene los Reyes. Este año Baltasar venía de Primaria, del gimnasio, creo; Gaspar venía del despacho de Orientación y Melchor, del laboratorio de Ciencias. La madre de la señorita Carolina, Doña Gloria, los adecentó después de tan largo viaje, para que los niños los vieran en un perfecto estado regio.

En el patio se libraron partidos de fútbol y, por último, cada niño mostró un talento. Me impresionó la facilidad para hacer cubos de rubik de Juan Carlos (algo sabía por su redacción para El Alumnario); también estaba familiarizada con la destreza de Ángela M. para dibujar, lo cual no frenó mi soproresa ante el cuadro que trajo, pintado por ella; Javier M. nos
hizo creer que estábamos frente a la televisión, viendo Masterchef, pues preparó un tartar de atún riquísimo (y eso que el mío lo tomé sin todos los aderezos que había usado en la preparación del resto); Henry tocó la guitarra eléctrica de una forma profesional y fantástica (tanto pedal en el suelo no lo vi nunca); y el quinteto "Lalalá" realizó una coreografía digna de Hannah Montana, y es que, según Lucía, Chloé, Patricia, Ana y Blanca, data de "sus tiempos mozos".

Y en 1º ESO tuvimos celebración doble, puesto que a don Jesús le cantaron cumpleaños feliz (cumple el día de Navidad) y le cantaron también una canción que les compusieron sus alumnos y dejo aquí a petición de ellos.

Pasamos un día estupendo. Nos quedó pendiente la lectura, que espero que practiquéis en casa estas vacaciones.





























No hay comentarios: