jueves, 22 de junio de 2017

¡Y llegó Julio!


Ocurrió lo que se atisbaba tan lejano desde el mes de Septiembre: el ansiado alumbramiento de un nuevo curso, el curso 2016/17 y el nacimiento de una nueva promoción de antiguos alumnos, la promoción de Julio, porque éste será el nombre de nuestro bebé.

Nunca sabemos a ciencia cierta el nombre de cada promoción hasta casi el final del curso. Tenemos que vivir antes todos estos meses para conocer completamente el curso, la promoción, el bebé y así bautizarlo. Prácticamente al final, alguna circunstancia, de manera casi providencial, nos da la pista de cómo se llamará la promoción y en este caso, nuestro bebé, el que hemos creado entre todos, el que se ha gestado en las tres aulas de 4º ESO  y que ya siempre vivirá mientras lo hagamos nosotros.

La señorita Laura vino a vernos el pasado día 15, justo antes de empezar nuestro último examen de Lengua, y lo hizo acompañada de su hijo, Julio. Rápidamente comprendí que él era el bebé que esperábamos, y que su nombre iba a ser el de la promoción y el curso.

Nuevas promociones vendrán, pero ninguna se llamará "Julio" y ninguna será como Julio. Esta promoción tiene unas características únicas, que provienen de los caracteres de cada uno de los alumnos que la conforman y de las relaciones entre ellos y con los profesores, de las situaciones que hemos vivido, de todo lo experimentado en el colegio, en las actividades complementarias, en las excursiones, etc.

En cuanto a mí, puedo decir que me da pena despedirme de todos, pero soy consciente de que necesitábamos las vacaciones para acabar con estos embarazos del curso, estas pesadeces, estos cansancios..., los cuales, por otra parte, han sido necesarios para que consiguiésemos los objetivos que nos propusimos. Lo realmente valioso normalmente ha de conseguirse con esfuerzo, entre otras cosas, porque así adquiere el valor para nosotros. En estos meses he querido inculcaros el valor del esfuerzo, la cultura, la educación, la formación y las virtudes cristianas. A la vez, he querido atraer la atención sobre el tema de la vida humana, la nuestra y la de los seres en gestación, seres humanos, como nosotros, aunque con una forma y tamaño diferentes, en un estadío incipiente de formación, pero seres humanos merecedores de continuar estando vivos, con la misma dignidad que tú y que yo, y la misma vida que nosotros. Están vivos, porque, como habéis visto a lo largo de estos meses, les late el corazón desde muy tempranito, tienen pulmones, cerebro, deditos, van creciendo... y detener ese crecimiento es detener su vida, quitársela o arrancársela, como cada uno quiera expresarlo. No me siento con derecho a quitar la vida a nadie, por pequeño o inofensivo que sea,  además de que cuanto más indefensa es una persona, más ternura provoca.

A pesar de toda la polémica que el concepto del aborto atrae, yo no he querido llamar la atención sobre la idea de la muerte, sino sobre su opuesto, la vida, que puede ser maravillosa si lo planteamos así.

Esta promoción ya no depende de nosotros, en cuanto que han salido del colegio. Al nacer el niño se separa de la madre. Igualmente, los alumnos se van de aquí, cobran autonomía, ya no nos acompañarán más. Esta separación, este alejamiento, resulta extraño a todos, madre y bebé, colegio y alumnos, puesto que la relación ha sido tan cercana, tan íntima, que no podemos creer que los niños ya no son alumnos nuestros.

La vida, queridos niños, no pertenece a nadie, más que al ser vivo que la posee. La vida es de cada uno de nosotros y nadie es dueño de ella.

Ojalá este bebé se quede siempre en vuestro corazón, al igual que el colegio donde os he conocido. Que tengáis mucha suerte allá donde vayáis. Aquí estaremos nosotros el tiempo que Dios quiera para ayudaros en lo que podamos, encantados siempre de veros y de hablar con vosotros.

¡Ya llegó Julio!...Llegaron las vacaciones.

¡Feliz verano, promoción! Feliz verano también a padres, profesores y lectores del blog.

Y a los de 3º, los veo el curso próximo, si Dios quiere, con aires y ganas renovados y un nuevo nombre de promoción que irán creando los meses en comunidad de vida.


miércoles, 21 de junio de 2017

Para los alumnos de mi tutoría


Debido a que mañana hay excursión, decidí que la despedida de mis alumnos habría de ser hoy, por lo que les leí un pequeño cuento, un libro en miniatura que introduje en la cápsula del tiempo y que me gustaría hacer llegar a todos, puesto que hoy han faltado niños.

Pido perdón por no haber mencionado a todos los alumnos de esta maravillosa promoción, a quienes ya esta mañana he ido escribiendo dedicatorias, con mucho cariño y algo de lástima por la inminencia de su marcha, en los libritos que el AMPA ha puesto a su disposición (gracias, por cierto, a la Asociación de Padres un año más). En este caso, quise dirigirme a los alumnos de 4º "A" y lo hice con estas palabras:



"UN NOMBRE PARA EL BEBÉ"

Éste es el cuento de un curso...no,... de un bebé..., de un curso que fue un bebé.

El curso acabó;
nueve meses transcurieron
y el niño nació.
Varios nombres se me ocurrieron.
¿Cuáles fueron?

¿Ana? No,
porque me recordaría mucho a la niña sin zapatos y con las piernas cruzadas y me apenaría.

Podría llamarlo Antonio, como su hermano, pero no, porque me iba a acordar del niño dulce y educado a quien, nunca supe por qué, sus padres no querían (es una broma entre él y yo).

¿Blanca?¿y si se pasa la vida jugando con su pelo? No,...

...Puede ser que José, pero el niño puede salirme torero, ¡qué miedo!

¿Sofía? ¿Y recordar siempre esa sonrisa que ya no estará? Demasiado doloroso.

Chloe es nombre de empresa de moda, pero podría abrir su propia empresa y hacerle la competencia a Amancio Ortega...¡y con ese tipazo! No.

Carlos podría estar bien, pero para locas, yo.

¿Y si lo llamara Alberto? No, a ver si el niño me sale karateka y me mata de una patada, o me sale actor y me engaña siempre...

Víctor puede cuadrar, es tan bueno... o tan pelirrojo..., depende del Víctor.

¿O quizás Laura? ¿Cómo olvidar a mi niña de los ojos azules?

Jesús,...definitivamente no, que se lo lleva una ola y no lo vemos más.

Podría bautizarlo como Javier, pero  me daría hambre cada vez que lo llamara.

Pedro...Pedro estará bien,...aunque mejor que no, porque el niño iba a estar preguntándome todos los días qué entra en la global.

Juan Carlos...¡en la vida!, que me va a marear con el spinner.

Y si se llamara Belén podría saltarme el ojo con el palo de un violín.

¡Marina es el nombre!... ¿o Patricia? Con cualquiera de estos nombres tendría garantizada la diversión.

Puede que Álvaro, pero entonces podría salir o muy muy, pero muuuuy tranquilo, o muy nervioso, porque tengo dos Álvaros en clase que son dos extremos.

Bea está muy bien, un nombre de persona inteligente, pero los gemelos dan tanto trabajo...

Paula es fantástico, un nombre de niña diez.

Y Jaime Tomás,... un nombre de poeta, de niño sensible y bueno, pero no bajaría el parte.

¿Lucía? ¡No! Me da pena que se vaya del colegio,...aunque sería una buena doctora...

James Henry es un nombre demasiado canadiense para un curso nacido en Jerez.

Juan... puede estar divertido, el niño sería un personaje, como si lo llamara Pablo, entre gugú y tatá soltaría unos monólogos de aúpa.

Irene o María...o Irene María,...o María de las Irenes, pues a los dos nombres los tengo unidos en mi pensamiento, ¿por qué será?

Decidí no ponerle ninguno de estos nombres. ¿Cómo ponerle un solo nombre y desechar los demás? No podemos prescindir de ninguno de ellos, porque todos y cada uno de ellos conforman la realidad de estos nueve meses de risas, de bromas, agobios, de Niña María, de maratón, de viaje a Madrid, de exámenes, de sorpresas, de Juan y Medio, de piruletas, de nubes en los murales, de iniciales de los nombres de los alumnos, estos meses de embarazo que llegaron a su fin, el cual, sin embargo, es el principio e una vida, el nacimiento de la promoción de antiguos alumnos del curso 2016/17.

Decidí ponerle otro nombre, un nombre que espero que os parezca adecuado y que leeréis en el blog, junto a mi despedida y mis deseos de que tengáis las vacaciones felices que merecéis todos.

No os olvidaré, ni olvidaré al bebé que vimos crecer entre todos. Espero que sigamos en contacto y que podamos seguir viendo a nuestro niño , que se hará grande, será mayor de edad, adulto, y cuando sea ancianito, espero que recuerde con cariño este colegio, estas cuatro paredes del aula de 4º A que lo vieron crecer y a esta tutora que tanto quiso mimarlo.

¡Hasta siempre, "promoción bebé"!

FIN



La peña taurina del colegio

El pasado 21 de Junio, después de la visita a la ganadería de Fuente Rey, de Fermín Bohórquez, los alumnos de 4º ESO realizaron una muestra de toreo de salón en el patio árabe, demostración que repitieron frente a los alumnos de Infantil el día siguiente.










Ensayo del coro y orquesta de Don Francisco para la clausura del curso

Preciosas voces, un violín, dos trompetas y un profesor de Música y director de primera categoría. Éstos son los ingredientes que nos proporcionaron este placer acústico el día de ayer en el ensayo para la clausura del curso, que ha tenido lugar hoy día 21 de Junio a las 20:30.

El curso está prácticamente terminado y no puede hacerlo de mejor forma.

Felicidades a todos, en especial, a los del vídeo, por la belleza que crearon en Hellín hace unas semanas y en la capilla del colegio en estos días.











Eucaristía de final de curso


Hoy aproximadamente a las 9:30 de la mañana ha tenido lugar la misa de final de curso, que ha sido oficiada por el profesor de Religión don Juan Antonio Vital, el cual ha hecho referencia al esfuerzo de los niños, a las vacaciones, y a la importancia del colegio en la vida de los alumnos, quienes puede que no valoren nuestros esfuerzos en estos momentos, que sin su trabajo supone bien poco en la formación, pero que, acompañado de su estudio y empeño, conseguirán contribuir a formarlos debidamente, según los objetivos que nos proponemos.

La misa fue agradabilísima, amparados todos por la enorme encina y los árboles de alrededor, en el patio del Ave María, buen sitio para poner un broche de oro al curso. A las avispas no les hicimos ni caso. Bueno, yo un poco, pues tengo a Alberto en clase, que es alérgico a su picadura, pero ellas se encariñaron conmigo. Mejor así.

El coro acompañó la ceremonia, al final de la cual don Juan Antonio, después de haber centrado la eucaristía en los niños, que han de seguir el plan de Dios, y en el colegio, que, según dijo, era "el mejor de Jerez" y "uno de los tres mejores del mundo", pidió un aplauso para los profesores, aplauso que los niños dieron efusivamente y alargaron durante muchísimo tiempo, un aplauso emocionante que muestra la realidad de nuestro proyecto educativo, la unión con el alumnado y los valores que, junto  la conciencia de lo que es mejor para ellos, los alumnos van adquiriendo.
Gracias, don Juan Antonio.




































Partidos de alumnos contra profesores. No estamos tan "cascados".

Me alegra comunicar que de los tres partidos que han jugado los alumnos contra los profesores, uno de baloncesto y dos de fútbol (en el primero, alumnos; y en el segundo, alumnas),la totalidad de ellos fue ganado por los profesores del colegio, lo cual significa que aún no estamos para sopitas. ¡Y porque no jugué yo!

Dejo aquí algunas fotos de los eventos para mayor gloria de los docentes. De las del partido de niñas contra profesores no tengo fotografías porque Marta sólo invitó a la señorita Ada.