lunes, 23 de enero de 2017

Éxtasis de Santa Teresa



En 3º estamos estudiando la literatura renacentista de la segunda mitad del siglo XVI en España. Con el monarca Carlos I nuestro país se había abierto a las modas extranjeras, concretamente las corrientes erasmista y humanista italianas. Sin embargo, con su hijo, Felipe II comienza en España una etapa de aislamiento en que el antropocentrismo deja de ser bienvenido y se sustituye aquí por (o más bien, coexiste con) manifestaciones culturales y artísticas relacionadas con la exaltación nacional y con el apoyo al catolicismo frente al protestantismo luterano, en el marco de la Contrarreforma.

Figuras que destacaron en las corrientes religiosas mística y ascética fueron en España los escritores Fray Luis de León, Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, místicos los dos últimos.

En clase hemos hablado del misticismo, de las tres vías que el alma de un místico recorre hasta encontrarse con Dios: la vía purgativa, la iluminativa y la vía unitiva.

Ésta última es la que conduce a la unión con Dios, que es lo que Bernini plasmó en su famosa escultura, "El éxtasis de Santa Teresa", la cual hemos comentado hoy en clase. Se encuentra situada en la iglesia de Roma donde reposan los restos del cardenal Cornaro y fue realizada por el escultor a petición de dicho cardenal, por lo que la capilla en donde se localiza el grupo escultórico se llama "capilla Cornaro" y parte de tal grupo lo forman unas esculturas, relieves de mármol, que representan a familiares de este eclesiástico, los cuales observan el éxtasis de la santa desde un palco.
Santa Teresa fundó la orden de las carmelitas descalzas a partir de la reforma de la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo (se dice que en el Monte Carmelo fue fundada la orden de los carmelitas en el siglo XII). Las reformas de las órdenes religiosas fueron típicas de la Contrarreforma, pues correspondían al espíritu crítico reformista de la Iglesia en aquel momento.

Santa Teresa de Jesús se llamaba en el siglo Teresa de Cepeda y Ahumada y se le conoce también por el nombre de Santa Teresa de Ávila, pues allí nació, en la ciudad de donde son las famosas yemitas de Ávila. EL convento de Santa Teresa fue construido allí mismo en el siglo XVII en el sitio donde se supone que estaba la vivienda donde la santa había nacido siglos atrás.

Y fijaos en la imagen de Santa Teresa que he añadido al artículo, porque veréis una frase que procede del salmo 88 y que probablemente suene a quienes de vosotros haya estado en la Adoración de la Cruz el otro día, y que es una frase que normalmente vemos en muchos cuadros de Santa Teresa en flámulas (bandera triangular que se usa como adorno): "Misericordias domini in aeternum cantabo", que se traduce del latín como : "las misericordias del Señor hasta la eternidad cantaré", estando la palabra "domini" declinada en genitivo, pues es complemento del nombre "misericordias", que está en acusativo por ser complemento directo. La terminación "-bo" del verbo "cantare", de la primera conjugación, indica que está conjugado en primera persona del futuro imperfecto. Por último, la proposición "in" va acompañada de acusativo porque se usa con un significado parecido al de "a, hacia".

No hay comentarios: