miércoles, 1 de marzo de 2017

Rezando a primera hora




No pude sustraerme a sacar fotografías a los niños de Primaria que voluntariamente se acercan a diario a la capilla para antes de la jornada de trabajo, rezar a Dios y a la Virgen. Entran de la manita en la capilla, subiendo con esfuerzo los escalones de acceso, que les parecerán ingentes (dentro de unos años los saltarán de tres en tres); entran en la capilla y se sientan frente el altar y concluyen su acto pío con un saludo a la Niña María, cuya imagen que los acompaña desde pequeños en el colegio.

De verdad es un espectáculo ver cómo crece la fe de los niños, que en el futuro los ayudará, entre otras muchas cosas,  a afrontar los problemas que se le planteen (estoy segura de que ya lo hace, en la escala de las pequeñas preocupaciones que tienen). En algunas de las fotografías se ve una clase de niños pequeños acompañados a la capilla por su profesora, ya una vez ha tocado la campana. Las otras son de una visita a la capilla previa a las clases.


No hay comentarios: